Crónica de un presidente de casilla - LJA Aguascalientes
03/02/2023

Por Jaime Villasana Dávila

 

En esta elección salimos sorteados para ser funcionarios de casilla los nacidos en enero y con primer apellido con letra inicial “V”. Como nunca lo había sido, y era una experiencia que quería vivir, de inmediato acepté cuando acudió a mi domicilio una funcionaria del INE (Rebeca) para informarme de mi elección.

Días después, Rebeca me informó que había sido nombrado presidente de casilla. Ese mismo día me entregó material para leer e informarme de las capacitaciones y simulacros. En ellas conocí a mis compañeros de casilla y me fueron aclaradas muchas dudas. El día de la jornada electoral salieron muchas más.

Un lunes antes de las elecciones, Rebeca me entregó las boletas electorales (que tuve que contar y eran aproximadamente 1,800), urnas, actas y demás material necesario para montar una casilla. Las boletas electorales las escondí en casa, como si fuesen un tesoro. Esos papeles eran la expresión máxima de la democracia.

La noche del 6 de junio me fui a dormir cerca de medianoche. Desperté dos veces. La elección me había robado parte de mi sueño. Me preguntaba si todo saldría bien al día siguiente.

Me levanté a las 6 am del 7 de junio. A las 7:15 am que llegué a la sede de la casilla con el material ya estaban todos mis demás colegas; Emma, Exie, Luzma, Lety y Diego, todos ellos funcionarios propietarios, además de Fabiola y Lupita que eran suplentes. Era un buen principio. También llegaron los representantes del PRI y PRD.

 

A las 7:30 am comenzamos a montar la casilla. Fue más difícil de lo que parecía. Terminamos a las 8:30 am y ya teníamos fila de votantes. Algunos con caras de molestia por el retraso. Los despachamos rápidamente así como al resto de los votantes del día y que fueron alrededor de 250 de 666. Votación baja, como era de esperarse. Tuvimos sólo un incidente leve; una ciudadana quejándose porque el lápiz que dio el INE para marcar la boleta según ella se borraba. No era del todo cierto su alegación. De todas maneras lo registramos.


A las 6 pm cerramos casilla. Iniciaba lo bueno. Las dos secretarias, a llenar actas interminables. Los escrutadores, a contar y el presidente apoyando. A las 8:30 pm clausuramos la casilla. Terminamos agotados. Algunos renegando. No puede ser posible que usemos tantos recursos humanos y materiales cuando el voto electrónico nos ahorraría miles de millones de pesos.

De ahí Diego y yo partimos a entregar un paquete electoral a la oficina distrital del INE. Aquí fue rápido. Nos fuimos a la oficina del IEDF a entregar el otro. Aquí fue lento. En la fila todo mundo contando sus historias.

A las 10:30 pm llegaba a casa muerto de cansancio físico, pero con un espíritu enriquecido y muy satisfecho.

 

www.localeando.com  Twitter: @jvillasanad – Facebook: jvillasanad

 


Show Full Content
Previous La generación de la maquila / La fórmula del café con leche
Next Partidos políticos no pueden seguir ignorando el hartazgo social
Close

NEXT STORY

Close

Implementa IEE Registro de Personas Sancionadas por Violencia Política de Género

11/03/2021
Close