Padre para siempre / Martín Orozco Sandoval en LJA - LJA Aguascalientes
28/02/2024

Hoy me encuentro inspirado en el cobijo que sentimentalmente me brinda mi padre, don Melesio Orozco, quien me sigue dando ejemplo de vida a pesar de sus años y de responsabilidad en el hogar al lado de mi madre, Rosa.

Precisamente este pasado fin de semana estuve conviviendo con ellos; festejando a mi padre y también atendiendo las cálidas expresiones de mis hijos.  Fue una fecha significativa para la mayoría aunque menos mercantilista que otras conmemoraciones.

Viendo a mi padre me siento más convencido de la importancia que tiene el cuidado de los hijos. De mantener siempre la fuerza para dar un testimonio de vida que sirva de legado para que en el hogar no falte la armonía ni la solidaridad para la subsistencia.

Hay quienes conceptualizan al hombre en su faceta de padre como el proveedor del hogar, el ser enérgico que posee la verdad y la palabra incuestionable. O en el extremo de los casos, al frívolo  juez que sólo se aparece para ordenar el castigo.

Indudablemente que la paternidad no compite con el papel de la madre. Los afectos, aunque son los mismos, al de la mujer lo envuelve una ternura especial que supera cualquier percepción.

Sin embargo, el amor del papá con el de la mamá, cuando se  complementan, se transforman en energía para tener hogares en los que impera la comunicación y las buenas relaciones, que son fundamentales en bien de nuestro tejido social.

Reconozco al mismo tiempo los hogares que son conducidos con grandes sacrificios exclusivamente por el padre o bien por una madre. Aquellos en los que no se cuenta con el soporte de la pareja pero que logran sacar adelante a los hijos para integrarlos a nuestra comunidad como mujeres y hombres de bien.

Según las cifras oficiales del  Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en México hay más de 17 millones de hogares con la presencia del padre de familia. En más del cuatro por ciento sólo existe la figura paterna.

Predominan las familias jóvenes. Uno de cada 200 padres es menor a los 20 años cumplidos.  Eso nos habla también del  compromiso que tiene la actual generación en la preparación de mexicanos responsables y comprometidos con un país mejor para todos.


Recordemos que la presencia del papá en la formación de los hijos es muy importante e influye mucho en su destino. ¿Cuántos de nuestros niños no quiere ser como su papá y de grande hasta seguir la misma profesión?

El buen o mal ejemplo que les demos como padres marcará por siempre sus caminos. Determinará su conducta y su optimismo para ser exitoso o dejarse llevar por una ruta no adecuada para su desarrollo.

La figura paterna siempre se asume en el hogar como el  soporte, el guía, el personaje del respeto y el cariño. Lamentablemente no son pocos los hogares que carecen de ella por distintas razones, pero eso no implica que estén condenados al fracaso o a la desolación.

Por el contrario, hemos sido testigos de luchas incansables donde la madre, los abuelos y los mismos hijos toman las riendas del hogar logrando sobreponerse a cualquier adversidad.

Sigamos apostando a fomentar hogares unidos, dignos y fuertes. Quienes tenemos la dicha de la procreación, es un deber no desamparar a nuestros descendientes. Cuidarlos y seguir sus vidas por siempre. Nunca sobrarán los consejos de un padre, como los hijos siempre requeriremos del abrazo de nuestro padre.

No tengo duda de que siempre se extrañará la ausencia del papá, cuando el destino obligue a separarse del hogar. Pero es en ese momento cuando su dedicación rendirá los frutos.  Cuando la memoria recordará las buenas obras.

Entre el flujo de comentarios que hubo en las redes sociales con motivo del Día del Padre hubo una frase antigua que atrajo mi atención y que considero digna de compartir: “La mejor herencia que un hombre puede dejar a sus hijos es una mente equilibrada y fortalecida, un carácter firme y a la par benévolo que aliente y enaltezca a cuantos con él se relacionen”.

Nada más preciso para  seguir aportando a la construcción de un mejor México. Mi reconocimiento y admiración a los buenos padres.


Show Full Content
Previous Dialogar con Ignacio Ramírez*
Next Inauguran Semana Académica, Cultural y Deportiva de Terapia Física
Close

NEXT STORY

Close

Sin autonomía, la creación del conocimiento se ve amenazada  

16/08/2019
Close