Opinión

Pro[machismo, homofobia y cosificación]Vida / Piel curtida

 

Cuando descubrieron uno de los recados que le mandaba su novia la llevaron a un retiro espiritual, más bien una clínica para curarla de su perversidad. Bajo la autorización de sus padres, fue una adolescente sometida a múltiples sermones y en ocasiones drogada para inhibir sus instintos “animales”. Repitió varias veces que no podía describir lo terrible que fue esa etapa de su vida, dijo que la habían orillado a un aterrador conflicto de identidad y existencia, se devaluaba y sentía culpable. Sus dueños, sus padres, la habían sometido a una lobotomía sin intervención quirúrgica por medio de la “moral” y lo religioso.

Al manifestarse en contra de la recién aprobada Ley de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes para el Estado de Aguascalientes, integrantes de la delegación de ProVida en la entidad evidenciaron nuevamente su incongruencia, su visión sobre las niñas y niños como entes sin capacidad de raciocinio y objetos-propiedad de los adultos, además escupieron discursos amenazantes que promueven el odio y justifican las intenciones de violación sexual.

El vocero de ProVida, José María Alba Avilés, dijo que “los anticonceptivos abren la puerta a que el hombre pueda en cualquier momento abusar de la mujer como quiera; si la mujer ya no se va a embarazar yo tengo la puerta abierta para hacer lo que quiera con ella”. Al señor se le debe informar que toda persona, bajo cualquier circunstancia, no debe violar sexualmente a otra, y lo que promueve la impunidad de estos crímenes es el considerar a las mujeres como débiles, destinadas a la reproductividad y al matrimonio antes que cualquier otra meta personal, lo cual inculca entre las propias mujeres el miedo a denunciar para evitar que sean tachadas de impuras y entre algunos hombres la idea de que simplemente podrán atemorizar a las víctimas de sus delitos. Los anticonceptivos permiten que las mujeres tengan la oportunidad de disfrutar su sexualidad de manera plena, consciente y libre, así como tener el derecho de elección, no la obligación, a ser madres en el momento en que lo decidan. Una educación con perspectiva de Género abonará a la formación de hombres y mujeres conscientes de su libertad, de la de los demás; que ninguna persona puede ser objeto y posesión de otra, además de minimizar los imaginarios nocivos de la masculinidad, como la “obligación marital” de la mujer con su pareja.

El emisario Alba Avilés también exclamó que la reciente ley aprobada promueve una educación sexual “ideologizada” y “ficticia”, en la cual se plantea que el género es una construcción cultural y social, dejando de lado factores físicos, psicológicos y genéticos, como el que una persona pueda elegir su sexo, por lo cual cuestionó ¡cómo se va a “conceder este permiso”!, pues una persona del sexo masculino debe ser hombre. Esto simplemente demuestra que la postura de la organización ProVida únicamente se sustenta en preceptos dogmático-religiosos, y la ciencia “natural” con la cual se respaldan simplemente es malinterpretada. Cuando el conocimiento científico indica que el género y el sexo son una construcción sociocultural no significa que el pene y la vulva sean “ficciones”, sino que a las personas con sexo masculino o femenino se les asigna de manera social funciones, deberes y prohibiciones; por ejemplo: en su tiempo a las mujeres no se les permitía usar pantalón y todo lo que dijeran o hicieran debería estar aprobado por su dueño, su esposo. Por otra parte, es verdad que el sexo biológico no es una elección, ni la orientación sexual, y las personas con una identidad de género diferente a su sexo buscan transitar para una concordancia sexo-género, pues de acuerdo a recientes investigaciones, se ha evidenciado que por naturaleza una persona puede nacer con un sexo y con una identidad sexual distinta a éste. ¿Cuál es el problema?, que la propia cultura han satanizado, violentado y ocultado la pluralidad. El negar la diversidad de la orientación y la identidad sexual sería algo similar a volver a creer que las personas con “discapacidades” físicas o mentales son errores de la naturaleza, ¿volveremos a golpear a los zurdos casi al punto de la muerte para obligarlos a ser diestros?

Alba Avilés amenazó de manera pública al vociferar: “El hecho de que uno quiera cambiar se va a meter en  problemas con él mismo y con  la sociedad”, es decir, que mejor se cuiden las personas con orientación o identidad sexual distinta a las normas de la heterosexualidad porque se las verán con nosotros. Esto sólo promueve un discurso contra el artículo 1 constitucional, leyes y decretos nacionales e internacionales que buscan erradicar la discriminación y la violencia. ¿Con qué derecho ProVida amenaza y convoca al odio? En el mismo tenor de la Ley de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes para el Estado de Aguascalientes, si un niño es violentado por ser “afeminado”, ¿ProVida simplemente dirá de manera infrahumana: te lo buscaste? Con estos argumentos incongruentes y violentos se manifestó ProVida frente al Congreso del Estado.

Insatisfechos, los militantes de ProVida colocaron pancartas a unos infantes que realizarían un recorrido turístico, las cuales tenían plasmadas frases como: “no a la esterilización de niñas”, “necesitan juguetes no condones”, “los padres prevalecen al Estado en la formación de niños”; lo cual en el marco de aprobación de la Ley de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes muestra su urgencia para reconocer a los menores de edad como seres capaces de pensar, reflexionar y decidir. Así como requieren del acompañamiento familiar, también necesitan del escolar sustentado en el pensamiento científico y humanista para evitar problemáticas derivadas de sistemas inquisitivos por lo que han padecido culturas y grupos sociales a lo largo de la historia. ¿Esterilizar niñas?, la promoción de una educación sexual integral y de empoderamiento femenino no significa que las mujeres nieguen la posibilidad de ser madres, sino que lo hagan por voluntad propia y no contaminada, ¿se espera aumentar el número de madres adolescentes? Los niños, niñas y adolescentes tienen la capacidad de pensar y por ello se debe asegurar un escenario de libertad para su desarrollo pleno, consciente de los males de la discriminación, el odio y la violencia. Si bien los padres tienen sus facultades como la formación inicial, el Estado debe asegurar una educación formal y académica, laica e incluyente, lo cual es de suma importancia en contextos sociales donde prevalecen fenómenos como la violencia de género, el feminicidio, crímenes por homofobia y embarazos en edades tempranas.

Ante estos sucesos, el titular de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Jesús Eduardo Martín Jáuregui, mencionó que era preocupante la falta de información de los integrantes de ProVida, pues la mencionada ley no habla sobre la entrega de preservativos. Sin embargo, el punto delicado no radica en la “sobreinterpretación” de la ley, sino la tajante postura que promueve los embarazos como único medio de realización para las mujeres, el culpar a la mujer o las circunstancias de la violencia sexual ejercida contra ella, además de los discursos de discriminación y odio por razones de orientación e identidad sexual que están prohibidos por diferentes legislaciones, incluyendo la Carta Magna. Aunque se debe reconocer que, por primera vez, se aceptó que el utilizar a niñas y niños con fines proselitistas al capitalizar el imaginario social de “¡ay, pobrecitos!” es un acto indebido que atenta contra la dignidad de las y los menores y que esto debe ser denunciado.

Sin duda esta iniciativa de ley es plausible, ya que permitirá iniciar -al menos en papel- la reconstrucción de una sociedad moderna, incluyente, más humana y menos violenta, aunque surgirán confrontaciones sobre el reconocimiento a los derechos humanos e individuales, como a una vida y educación sexual plena e integral, a pesar de que como tales,no deberían ser cuestionados, sino protegidos y promovidos. Si bien toda la ciudadanía cuenta con el derecho a la protesta, al menos se esperaría que ProVida fuera congruente y mostrara una sinceridad intelectual, que ProVida asuma que es una organización escolástica, contra el empoderamiento y expropiación femenina, a favor del modelo tradicional familiar bajo el yugo del hombre reproductor, donde los hijos son objetos y propiedad de los progenitores y, en caso de que fuese así, que se ostente como una agrupación católica y/o filial a un partido específico, y eviten su débiles argumentos que tergiversan el sentido de la ciencia y asumen a seudocientíficos militantes de credos religioso como verdaderos investigadores éticos. En el mundo se han reconocido los males del machismo, la homofobia y la cosificación de las personas, ¿por qué Aguascalientes aún no abre los ojos?

montoya.acevez@gmail.com

Twitter: @m_acevez

 



The Author

Juan Luis Montoya Acevez

Juan Luis Montoya Acevez

5 Comments

  1. Hector
    03/06/2015 at 08:40 — Responder

    Pues tu criterio es pesimo, desde que se habla del open mind esta sociedad esta valiendo pa pura ma…. por gente como tu que promueve el libertinaje bajo el pretexto de defender la libertad del individuo, a lo mejor tu formacion espiritual es tan pobre que no tienes el mas minimo ceso para pensar en las pobres argumentaciones que escribes

    • Carlos
      03/06/2015 at 15:13 — Responder

      Ay, Héctor, hijo de tu santísime padre. Tú formación espiritual no te da derecho a establecer cómo una sociedad/persona debe o no debe ser. Por personas asquerosas como tú es que estamos de la chingada. Deja de manipular, deja de ser un pinche esclavo de tus dogmas.

  2. JUAN LUIS MONTOYA ACEVEZ
    03/06/2015 at 14:52 — Responder

    Hola, Héctor. Agradezco tu lectura, es un gusto participar en debates con personas con una posición particular como la tuya.

    Si bien se requieren reglas para convivir, ya lo comentaban diferentes pensadores como Rousseau, Locke y Montesquieu, al referirse al Estado y una organización sociopolítica, es indispensable que la libertad se sustente en el respeto y la libertad del otro, y se requieren mecanismos para asegurar esa protección.

    Puedes revisar la historia de México y otros países; las personas de color, discapacitados, mujeres, niños, judíos, cristianos, musulmanes, ateos, agnósticos, ancianos, en fin… todo lo diferente al hombre blanco, propietario, de clase alta, en algún contexto sufre discriminación y se le desea negar sus derechos e incluso en algunos sitios la vida. ¿Quién soy yo para pedir que alguien viva y haga lo que hace en privado según mis normas?, nadie. Se debe dar información, pero al final cada uno debe tomar sus decisiones siempre conscientes de la libertad del otro, de evitar daños a terceros. ¿Quiénes somos para imponen nuestras reglas en la cama, vestimenta, deseos de otra persona? No soy ni estoy cercano a ser algo similar a la idea de la deidad (dios), por lo cual sólo soy un humano y un ciudadano que pugna por una sociedad en la que los derechos individuales, fundamentales y humanos se reconozcan, protejan y difundan. Te pregunto, ¿qué empacho tienes con los preservativos –que ni siquiera por la Ley serán distribuidos?, si deseas una familia numerosa, adelante, me imagino que tienes los medios para asegurar su protección y desarrollo. ¿Te incomodan las personas con una orientación o identidad sexual distinta a la heterosexual?, sencillo: déjalos vivir, que tampoco te pedirán razones del porqué de tu existir. ¿Te incomoda pensar en que los menores de edad no son propiedad y que tienen capacidad de desarrollar consciencia y raciocinio?, si tienes hijos ojalá no te demuestren lo contrario al evidenciarte en contraparte.

    Respecto a tu otro comentario, soy hijo de una familia católica, fui pre-seminarista en el Diocesano de Aguascalientes, fui de la Acción Católica para Adolescentes y Niños, catequista, organizador y expositor en pascuas juveniles y para adolescentes, y logré observar desde su interior el dolor y daños que callan, omiten y promueven. No, no todos los integrantes de grupos religiosos son iguales, somos diversos al igual que la naturaleza. Pero a dios –cuya frase sólo se refiere el dios católico– lo de dios, al César lo del César y a mi cuerpo, mi cama y mi mente lo que respecta a mi cuerpo, mi cama y mi mente.

  3. Rubén Ulloa
    03/06/2015 at 22:20 — Responder

    Personas como tú hacen este mundo mejor, felicidades.

    • JUAN LUIS MONTOYA ACEVEZ
      04/06/2015 at 15:13 — Responder

      En realidad quienes lo hacen son quienes logran organizarse, transformar su pensamiento hacia la inclusión y libertad, quienes desde sus círculos cercanos van educando y compartiendo. Varias personas vamos haciendo poco a poco algo por la libertad de cada una y uno, la que merecemos. Saludos y muchas gracias por la lectura.

¡Participa!