Rosy y sus pitbulls / Cocina Política – LJA Aguascalientes
26/09/2020


Amigas y amigos, no sé cuánto tiempo más aguantaré rescatar perros pitbull. Hoy un adolescente de por dónde vivo me estaba esperando con un pitbull que se encontró dentro de un contenedor de basura. El perro estaba muy mordido y mal herido, aún respiraba pero sangraba muchísimo. No puedo describir la imagen que vi; tenía lesiones en todo su cuerpo, de sólo recordarlo lloro sin contenerme. Le presioné su cuello para tratar de parar el sangrado, mientras lo llevaba a recibir atención médica, pero antes de llegar con el doctor, me miró a los ojos, suspiró y murió en mis brazos, mientras yo le decía “Tú no tuviste la culpa de haber nacido pitbull en Aguascalientes, donde tu destino y el de tus hermanos es morir en medio de la más cruel indiferencia de las autoridades y de las ambiciosas garras de la delincuencia. Descansa en paz, hermoso pitbull, y cruza el arco iris, en donde seguro ya te esperan tus hermanitos de camada”. ¡No saben que impotencia! Maldigo cien veces a los delincuentes que los pelean, pero maldigo mil veces a las autoridades que lo permiten. Me siento destrozada: Rosy Quezada.

La comunicación anterior se publicó en la popular red social denominada Facebook, en la página personal de la rescatista independiente de perros pitbull Rosy Quezada. Además de un importante número de reproducciones de su publicación y número de “me gusta” que tuvo, llamó la atención de esta cocino-política, la similitud de la centena de comentarios que hubo en la publicación: repudio absoluto a las peleas de perros e indignación total por la falta de intervención de las autoridades competentes, en estos casos tanto del Ayuntamiento de Aguascalientes a través de la Dirección de Seguridad Pública, como de la Procuraduría Estatal para la Protección del Ambiente.

Estimada lectora, apreciable lector, crece exponencialmente en nuestro otrora tranquilo Agüitas el fenómeno importando del maltrato sádico animal, como consecuencia de la transculturización a través de los medios de comunicación electrónicos que incitan a la violencia y la hacen ver como una opción para obtener incluso ganancias ilícitas. No ayuda además por supuesto, la actitud protortura animal tolerada como espectáculo del actual Gobierno del Estado.

En los últimos años, el departamento de sociología de nuestra Universidad Autónoma de Aguascalientes ha tomado la batuta en el estudio y difusión de la relación habida entre la crueldad hacia los animales y la posterior agresión física extrema hacia los seres humanos.

Recién nos enteramos que el adolescente que en el oriente del municipio de Aguascalientes ahorcó a su propia “amiga” tan adolescente como él, tiene como antecedente maltratar y matar animales por disfrute. Recién conocemos que la joven madre soltera de la comunidad conocida como Venaderos, en Jesús María, que quemó vivo un pequeño gato, también maltrata a su pequeño hijo de apenas cinco años de edad.

El nivel de agresión sádica hacia los animales, es decir, de causar daño físico por placer, está subiendo, tanto como están llevándose a cabo actos jurídicos criminales perpetrados por jóvenes que desean gozar con el espectáculo de la agonía de personas, de seres humanos.

Los investigadores-sociólogos de la Universidad Autónoma de Aguascalientes han explicado una y otra vez a la sociedad el proceso llamado desensibilización que atraviesa quien inicia maltratando y matando animales y termina maltratando y asesinando seres humanos. Pero mucho me temo que el mensaje no ha tenido eco más allá de los grupos y personas comprometidos con la defensa animal, cuando en realidad debiera importar a los grupos y personas comprometidos con nuestra propia defensa como ciudadanos, como seres vivos.

La próxima vez que usted, estimado lector, apreciable lectora, presencie o conozca de algún asunto con maltrato animal involucrado, le recomiendo que no lo deje pasar ni siga de largo; considere que al denunciar el maltrato animal estará previniendo una agresión hacia su propia persona o hacia sus seres queridos.

La “manera de matar”, por decirlo de alguna manera, y el “objetivo de matar”, por decirlo igual, están cambiando en Aguascalientes. Hoy por hoy el criminal en nuestra entidad elige formas de dar muerte que causen una lenta agonía, un mayor sufrimiento de sus víctimas. El objeto no es necesariamente económico, sino primordialmente el de autocomplacerse al privar de la vida a otro u otra. Y quienes comienzan a “endurecerse” o “ensayar” con sangre animal, terminarán buscando sangre humana. Está comprobado. Es una escalada de violencia que sólo puede parar en etapas tempranas.

Defender hoy la integridad animal, apreciable lector, querida lectora, es proteger mañana la vida de los que más apreciamos.

Nos vemos en la próxima. Recuerde que en esta su cocina, no sólo se come. También se escribe, se lee y se conversa de todo, particularmente de política.

CODA ciudadano. Denuncia de peleas de perros y maltrato animal a través de Seguridad Pública Municipal al 066 y en Proespa al 9-17-10-51.

[email protected]

 

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous Ellas eligen y deciden / Martín Orozco Sandoval
Next Murata ampliará su inversión en Aguascalientes
Close

NEXT STORY

Close

Llevan a cabo el primer Foro de Consulta Ciudadana sobre el Uso de la Marihuana

27/02/2016
Close