Una sola razón: construir ciudadanía / Cocina Política – LJA Aguascalientes
23/09/2020


¡Qué calor hace! O será que todo el mundo anda ¡de un acalorado! O al menos los redactores políticos en Aguascalientes, que en esta casa editorial publicaron el pasado domingo por la pluma de Paulo Martínez sus 5 Razones para votar por el PAN en Aguascalientes, y el día de ayer, lunes, Jorge Varona y sus Diez razones para votar por el PRI en Aguascalientes. La recomendación para ambos dos es que pasen a relajarse y refrescarse con un delicioso e hidrocálido “calimocho” (refresco de cola, hielo, vino tinto y un toque de jugo de limón) en el Café del Ángel en Venustiano Carranza; toda vez que ya cumplieron con su misión de ilustrarnos con tan sesudas razones.

Dejemos, estimado lector, querida lectora, a los señores “razonadores” muy instalados bebiendo calimocho y pasemos a la reflexión que importa al ciudadano pensante, al ciudadano participativo; es decir, no al individuo, sino al ciudadano en relación con la democracia que merece y que con sus acciones -el voto entre ellas- puede construir. Pasemos a lo que es el fin último de este esfuerzo editorial local La Jornada Aguascalientes: construir ciudadanía.

Razones para moverse. Según la investigadora venezolana Nadeska Silva, hay autores políticos como Peter Bachrach, Carole Pateman, Crawford Macpherson y Jürgen Habermas, “que revalorizan la voz y la acción movilizadora en clave plural de la ciudadanía”. Así que en torno a las ideas de la maestra Nadeska, el ciudadano que se moviliza, que se mueve en un sistema democrático, que no se queda inerme en su cómodo sillón reclinable viendo insulsas series de televisión norteamericanas o melodramáticas novelas mexicanas, es el que alerta a las élites, el que las obliga a tomar decisiones que impliquen el bienestar general y no sólo las que tutelen sus intereses corporativos y grupales. Un ciudadano que se mueve, ocupa y preocupa a las élites políticas. Así que más allá de las cinco y de las diez razones y de las mil razones de los partidos políticos, hay que “moverse” a votar, estimado lector, querida lectora, si no desea perpetuar la toma de decisiones “públicas”, pero dirigidas a un “público” bien delimitado y sumamente reducido.

Razones para tener valor. La participación es el valor fundamental para contrarrestar la tendencia de nuestro actual sistema democrático a favorecer a determinados grupos y desfavorecer o desproteger a los que no pertenecen a su pirámide o estructura de poder. Es el valor principal cuando, desde la ciudadanía organizada, se aboga en favor de los ciudadanos y los seres vivos vulnerables y de los ciudadanos empobrecidos, marginados y discriminados; puesto que para muchos líderes políticos estos sectores garantizan su arribo al poder mediante su utilización clientelar electoral. En términos simples y llanos, la participación es el valor ciudadano que hará posible un sistema más justo y una mejor democracia.

Razones contra el cinismo. Recuperar la ética política debe ser razón suficiente para votar este próximo domingo 7 de junio en Aguascalientes y en todo el país. Combatir el realismo y el pragmatismo político para erradicar de la llamada “clase política” el ejercicio desprovisto de vocación, de la más mínima formación y compromiso social, del conocimiento y la defensa de los principios de un partido sin importar cuál fuere, de la militancia valiente y leal como base para la postulación a cargos de elección popular ¡Vaya! Para erradicar el cinismo como práctica política permanente y común, hoy día entre los partidos registrados.

La democracia como razón. Según Iriarte, Vázquez y Bernazza, “la democracia se convertirá en un punto referencial, particular e insustituible de la sociedad ideal a la que se aspira; se habla así de un ‘régimen político’ como un conjunto de intermediaciones institucionales entre Estado y sociedad que resuelven problemas de gobierno, de ciudadanía y el problema de la regulación del conflicto y del marco institucional de la acción colectiva”.

Si usted, como yo, estimado lector, querida lectora, trabaja día con día y se esfuerza por lograr una sociedad ideal para nuestros hijos y nietos, debemos entonces ejercer nuestro voto; y ejercerlo en favor de las candidatas o los candidatos que mejor contribuyan a resolver los problemas de gobierno que nos aquejan y que sean capaces de ser intermediarios entre nuestra voz y el gobierno, y no entre la voz de sus partidos u organizaciones y los privilegios del poder. Así de fácil, así de simple.

La razón de la congruencia. No es difícil, apreciable lector, estimada lectora, distinguir cuál candidata o candidato puede ser un(a) auténtico(a) interlocutor(a) social. Basta con hacer un balance entre su conducta y dichos con sus hechos; es decir, basta con evaluar la congruencia con que se conduce ella o él. Para ello puede serle útil algo mayéutico. Ahí le van unos ejemplos ¿Si quien se postula tiene fama pública de rijoso o rijosa, podrá conciliar intereses? ¿Si su actitud no es solidaria con las mujeres, defenderá las causas de género? ¿Si tiene problemas con la justicia, tendrá la estatura moral para hablar en nombre de ella?

Esta cocino-política tendrá un cafecito de olla con canela y anís de estrella para quienes acudan a votar el próximo domingo siete de junio y habrá ricas viandas hidrocálidas para quienes brinden su voto a favor de lo mejor para sí y para los demás. A quienes no acudan o anulen su voto, lo único que les podemos ofrecer es un vaso de agua del grifo bien “salitrosa” de la del centro de la ciudad.

¡Nos vemos en la próxima! Recuerde que en esta su cocina, no sólo se come. También se escribe, se lee y se conversa de todo, particularmente de política.

[email protected]

 

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous 7 de junio: la decisión ciudadana y el cambio del futuro de México / Convergencias y diferencias
Next Danzón y Samba al ritmo de banca internacional / Ciudadanía económica
Close

NEXT STORY

Close

Enfrenta México segundo sismo más grande en su historia

09/09/2017
Close