Festival de música de cámara Aguascalientes 2015 - LJA Aguascalientes
03/08/2020


La verdad da vergüenza, vergüenza ajena cuando después de cada uno de los cuatro movimientos: Allegro, Allegretto vivace e sempre scherzando, adagio molto e mesto y el Allegro, que integran el Cuarteto de Cuerdas en fa mayor No. 1, Op. 59 de Ludwig van Beethoven, se escuchaban aplausos por toda la sala del Teatro Aguascalientes. Es incómodo, se rompe con la fluidez natural de la ejecución, los mismos músicos se desconcentran, lo intuyo, porque para la segunda parte del concierto, el sonido local solicitó que por favor se guardaran los aplausos para el final de toda la obra. No entiendo, se supone que un porcentaje muy alto de quienes asistieron al magno concierto del Festival de Música de Cámara, es un público educado que sabe de qué se trata el asunto y que, me imagino, han asistido a otros de los conciertos del Festival, no me refiero a los alumnos participantes, ellos, más que cualquiera, deben estar perfectamente enterados de cómo debe uno proceder en una sala de conciertos, pero es cierto, a mí sí me dio pena ajena, digo, tú sabes, ¿no?, no estábamos ante cualquier ensamble de música de cámara, se trataba de uno de los mejores del mundo, inobjetablemente, el Cuarteto Endellion de la Gran Bretaña.

Este fue el concierto magno del festival, hace un año contamos con la participación del cuarteto de Cuerdas de Leipzig, de Alemania, también en el Teatro Aguascalientes, una excepción dentro del Festival.

El cuarteto Endellion, integrado por Andrew Watkinson en el primer violín, que se dirigió al público en un excelente español, Ralph de Souza en el segundo violín, Garfield Jackson en la viola, y David Waterman en el violoncello, nos presentaron un concierto que inició con una maravillosa ejecución del Cuarteto de Cuerdas en fa Op. 59, No. 1 de Ludwig van Beethoven, después del intermedio escuchamos el Cuarteto de Cuerdas “Der Tod und das mädchen” en el original alemán que en español quiere decir “La Muerte y la doncella”, es el cuarteto No. 14 en Re menor de Franz Schubert, uno de los principales exponentes del romanticismo musical. Los movimientos de este cuarteto son: Allegro, Andante con moto, Scherzo, allegro molto. Trío, y Presto. Se trata de una obra de música programática, es decir, música descriptiva basado en un lied anterior del mismo compositor de 1817, el cuarteto es de 1824, sobre un texto poético de Matthias Claudius llamado justamente así La muerte y la doncella, y que cita en el segundo movimiento. Schubert no tuvo oportunidad de escuchar el estreno de su obra, ya que murió un poco antes.

Por cierto, y ya que estoy dando estos antecedentes de la obra, me parecen excelentes las charlas que ofrece el maestro David Pérez Olmedo previos a cada uno de los conciertos, verdaderamente ilustran la música que estamos a punto de escuchar, con sus muy acertados comentarios tenemos la oportunidad de disfrutar mejor de la música, al menos con mayor conocimiento de causa, lo que es de verdad muy importante, lamentablemente, a la hora de las charlas hay todavía muy poca gente en el Teatro.



El ingreso a la sala del Teatro Aguascalientes muy buena, no recuerdo si tanto como la del año pasado con el Cuarteto Leipzig, pero de cualquier manera fue una entrada muy generosa, pero lo mismo que resulta lamentable que haya personas que ingenuamente aplaudan después de cada movimiento y no al finalizar la obra, como debería de ser, de esa misma forma resulta muy molesto la exagerada cantidad de personas que llegan tarde al concierto, así, al finalizar cada uno de los cuatro movimientos, los músicos tiene que esperar un poco para continuar, ya sea para esperar que los aplausos terminen, o bien, para esperar que los que llegaron tarde se acomoden en sus lugares, insisto, la música se interrumpe y no se disfruta igual.

El trabajo el cuarteto Endellion fue de primer nivel, su ejecución inobjetablemente virtuosa y con un par de obras que son referentes obligados en el repertorio de música de cámara, de hecho, los que saben de esto han afirmado que el más grande Beethoven lo encontramos en sus últimos seis cuartetos de cuerdas, más que en su impresionante y conocidísimo corpus sinfónico, o en sus siete conciertos, cinco para piano, uno de violín y el triple de violín, violoncello y piano. Este, el Op. 59 de Beethoven, todavía es una obra muy temprana y no alcanza la perfección que manifiesta a partir, más o menos, del Opus 127, pero es una clara muestra del excelso manejo que tenía Beethoven de este lenguaje musical cuya paternidad se atribuye a Franz Joseph Haydn. Por cierto, ya que hablamos de Haydn, fue de este compositor del clasicismo vienés de quien se ejecutó un andante como encore para agradecer los entusiastas aplausos del público.

Hoy domingo a las 12:30 horas se celebrará en el Teatro Morelos el concierto de clausura del Festival de Música de Cámara con la presentación del ensamble de violoncellos de Aguascalientes Cellossollec, después del concierto se hará la entrega del premio Ponce al mejor grupo participante de la edición 2015 del Festival de Música de Cámara de Aguascalientes. Nos vemos por ahí en un rato más, si Dios no dispone lo contrario.

rodolfo_popoca@hotmail.com

 

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous Mujeres en México trabajan más y ganan menos: INEGI
Next El 80 por ciento de las mujeres toma las decisiones comerciales en los hogares

Comments

¡Participa!

Close

NEXT STORY

Close

Las mujeres defensoras de derechos humanos enfrentan una violencia cada vez más grave

01/03/2019
Close