La Purísima Grilla

La Purísima… Grilla: Humor tricolor

Humo tricolor. César Camacho Quiroz e Ivonne Ortega Pacheco debieron haber entregado la dirigencia priista el 4 de marzo, por estatutos, ya que una dirigencia interina o sustituta no debe superar los 18 meses, de acuerdo a los estatutos del mismo PRI, sin embargo, se quedaron en el barco porque no podían abandonarlo a la mitad del proceso electoral, la nueva fecha para que entreguen fue establecida para el 24 de agosto; el sábado se reunieron los priistas para decidir cómo le van a hacer… es un decir, porque ya se había acordado previamente que el 5 de agosto citarán a los consejeros de todo el país en la sede nacional del partido, al día siguiente lanzarán la convocatoria y tendrán 10 días para registrarse los candidatos, aunque la idea es que haya un candidato de unidad, cuatro son los nombres que se barajean y dos a los que todos le apuestan: Enrique Martínez y Martínez, secretario de Agricultura; César Duarte Jáquez, gobernador de Chihuahua; Alfonso Navarrete Prida, secretario del Trabajo; y Manlio Fabio Beltrones, actual coordinador de los diputados priistas; Ivonne Ortega Pacheco ha dicho abiertamente que el partido requiere la mano de Manlio Fabio, ¿será?, que sea Navarrete Prida y no Beltrones dependerá de dos cosas: lo que el diputado quiera y lo que el equipo de Enrique Peña Nieto lo deje hacer.

 

PRipeñista. Si ya habían acordado previamente las condiciones de la elección de la dirigencia, ¿para qué reunieron en el auditorio Jesús Reyes Heroles a los priistas?, César Camacho Quiroz consideró que debía informar a Peña Nieto si había logrado su propósito de peñetizar al Revolucionario Institucional, pero como tiene poco que informar sobre el asunto, al final nomás se convocó para echarle porras y aplaudir al presidente, han de haber considerado que buena falta le hace; desde Aguascalientes arribaron a la reunión 120 priistas, con Carlos Lozano de la Torre al evento de “Unidad para continuar con la transformación de México”, desde luego que la dirigencia estatal no faltó, Francisco Guel Saldívar, Lourdes Dávila Castañeda y Juan Manuel Gómez Morales acompañaron al gobernador. La pregunta es en qué quieren transformar al país. Mientras los militantes perjuraban que la política del Gobierno Federal era la adecuada, se daba a conocer que las autoridades texanas ya habían decomisado 640 millones de pesos mal habidos a cinco de sus gobernadores y exgobernadores: Tomás Yarrington, Jorge Torres, Eugenio Hernández, Rodrigo Medina y el célebre Humberto Moreira son los imputados por desviar dinero público, recibir sobornos de los cárteles, crear empresas fantasma y abrir cuentas bancarias en paraísos fiscales. Auch.

 

Los PRIvilegios de unos cuantos. “En esta etapa de cambio estructural los priistas hemos actuado con elevada responsabilidad, asumiendo el desgaste y los costos políticos que conlleva romper inercias y acotar los privilegios de unos cuantos”, dijo Enrique Peña Nieto en tanto el auditorio lo bañaba de aplausos. El aparato de gobierno no escatimó en difusión. La Presidencia de la República inclusive utilizó personal y equipo para transmitir el encuentro partidista por sus redes sociales. Por supuesto, no se dijo nada los casos de Hernández y Yarrington quienes ya tienen órdenes de aprehensión por complicidad con el narcotráfico, ni pese a que las investigaciones han terminado en la incautación de aviones, inmuebles de lujo y efectivo.

 

Los ausentes. Esa misma súper difusión de la “Unidad para continuar con la transformación de México” hizo notar las ausencias en el apapacho colectivo al presidente, la más evidente fue la de Emilio Chuayffet, una de las cabezas del grupo político del Estado de México, y de ese mismo grupo que puso a Peña Nieto en la presidencia, tampoco llegó el secretario de Comunicaciones y Transporte, Gerardo Ruiz Esparza; pero las ausencias más evidentes son de quienes forman parte del equipo encargado de la búsqueda de Joaquín Guzmán Loera, ni el secretario de la Defensa (Salvador Cienfuegos) ni el de Marina (Vidal Soberón) es más ni Arely Gómez, procuradora General de la República, asistió, pretextos para ausentarse, sí tienen, ¿pero Chuayffet Chemor y Ruiz Esparza qué pretexto tienen?

 

De colores, de colores se visten los Oples en la primavera… Ya entrados en el tren del mame sobre la afiliación de Rafael Escárcega Álvarez al PRI, como aspirante a fiscal especial de delitos electorales, nos hemos percatado que todo eso de los intereses de partido y las cuotas de colores no han sido gratuitas. Ahora resulta que 14 de los 54 suspirantes que quedan en la disputa por el hueso llamado Consejo General del Instituto Estatal Electoral (IEE), manifiestan una afiliación a partidos políticos. Y aunque tal vez el Instituto Nacional Electoral (INE) ni se percate, como lo dejó pasar en 2014, lo cierto es que da mucho que desear que sigan existiendo consejeros electorales con vínculos directos ante los partidos políticos. Entre la innombrable lista de los militantes, nos hemos encontrado con una sorpresa ni tan sorpresa: el hecho de que para el INE la actual presidenta del IEE, Georgina Barkigia Leal, cuente con afiliación al PRI, al igual que otros personajes de la vieja guardia, como Horacio Dávila Villaseca, quien formara parte de las huestes de la otrora presidenta del IEE, entre los años 2006 y 2010. A éstos se suman otros ocho más que el pasado sábado acudieron a hacer su ensayo conforme lo marca el proceso del INE, al igual que otros dos con afiliación del PAN, uno de Nueva Alianza y otro más del PRD. Éste último, nada más ni nada menos que José Guadalupe López Ramírez, el arroz de todos los moles que se bate entre consejero electoral y fiscal especial de delitos electorales. Si bien es cierto, pudiera tratarse de un homónimo, dado lo común del nombre y los apellidos, ya que los diputados locales defienden su apartidismo, claro está que existen muchas coincidencias entre el perfil que los panistas promueven como fiscal electoral y la información presentada por el INE. Otro que no se puede salvar del dedo señalador es Alejandro García Gómez, el abogado cercano al panista Jorge López Martín, que fue tan criticado por defender narcotraficantes, y ahora también se saborea las mieles del IEE.

 

Amarillos de tan apartidistas. Acción Nacional es el partido que más se ha quejado del pasado (o presente) partidista de algunos aspirantes, intentando centrar la atención en las huestes priistas que se infiltran en todas esas listas, como la estrategia es evidente, otros partidos no le han seguido el juego, aunque en algunos casos es porque no les conviene, como el PRD: Juro solemnemente que soy transparente y en beneficio de la sociedad; eso dijeron las mujeres como María del Socorro Félix al tomar protesta como mesa directiva de “Es tiempo de las Mujeres A.C.” una nueva organización civil supuestamente libre de extracción partidista, pero entonces ¿cómo por qué el correo-invitación que se nos hizo llegar a los medios de comunicación fue directo del institucional del PRD? Además, el evento estuvieron monitoreado por personal de Emanuelle Sánchez Nájera, así ni cómo negar la cruz de su parroquia.

 

De amarillo a azules. El sábado llegó Everardo Padilla Camacho, el joven de jóvenes de Acción Nacional, pretendía hacer boruca blanquiazul pero no logró mucha asistencia a pesar del camioncito patrocinado por Mario Álvarez Michaus, claro, un premio de consolación porque lo dejaron plantado a él y a Arturo González Estrada; la convocatoria suponía que la protegida de Fernando Herrera Ávila, Arlette Muñoz, llegaría para festejar, otra vez, su victoria pero al final sólo le mandaron a Patricia García, quien aburrida, al percatarse del “desorden” en que estaba el salón donde se presentaría Padilla Camacho, en lugar de delegar responsabilidades, “la señora Paty” -como la llamaban las juventudes panistas- le entró a la acomodada de sillas… en fin.

 

Más claro ni el agua, mientras Javier Corral juega a panista izquierdoso y pretende “pegarle a las bases”, Ricardo Anaya Cortés ya saborea la victoria de la dirigencia nacional; hasta el momento panistas como Paulo Martínez, Martín Orozco, Fernando Herrera, Arturo González Estrada, Sylvia Garfias, los alcaldes Antonio Martín del Campo, Antonio Arámbula y Javier Luévano ya presentaron su apoyo incondicional al delfín de Gustavo Madero; y más allá de esos incondicionalismos, Corral Jurado sólo está jugando a encabezar la rebelión de las masas, sin otro propósito que hacer sentir a Enrique Peña Nieto lo que es el “verdadero PAN”, mientras que Anaya Cortés está haciendo un trabajo intenso con el sector juvenil, no es difícil adivinar de qué cuero saldrán más correas…

 

La del estribo. Ayer se cumplió un año de la desaparición de María del Cristal Acevedo Gómez, un año, pareciera que no se puede decir más, sin embargo, justo por el olvido, es preciso repetir sin cansancio: la queremos de vuelta.

 

@PurisimaGrilla

 

The Author

La Purísima Grilla

La Purísima Grilla

No Comment

¡Participa!