Cultura

De Quijotes y Dulcineas de Marco Aurelio Carballo

  • Nos seguirá acompañando con su entusiasmo y su vocación: David Martín del Campo

 

“Marco Aurelio Carballo (Tapachula, Chiapas, 20 de septiembre, 1942 – Ciudad de México, 1 de agosto, 2015) fue un periodista y un escritor que de alguna manera homenajeó a Gabriel García Márquez, a Fernando Benítez, desde luego Ernest Hemingway, porque eran escritores que combinaban los dos ejercicios tanto del periodismo como de la literatura, y digamos que era una excitación un poco loca porque a veces le ganaba más la escritura literaria y a veces más la periodística, él hasta el último momento siempre conservó sus famosas columnas que se llamaban Turbocrónicas, donde hablaba de su vida personal y del entorno del país”,  expresó su amigo y colega, David Martín del Campo.

El también escritor indicó que “es una pena su partida y yo lo siento porque no nada más fuimos buenos amigos, sino fuimos compañeros durante muy buenos años en nuestro trabajo periodístico.” Lo recuerdo como jefe de información en el diario unomásuno, que le teníamos un miedo terrible, no le decíamos Marco Aurelio Carballo sino Marcochet y sus órdenes de información eran muy contumaces. Ese diario cambio la perspectiva del periodismo y yo siempre he dicho que cambió por las órdenes de trabajo de Marco Aurelio, que era un lector muy voraz de toda la prensa y seguía el movimiento social y político del país al punto.”

David Martín del Campo consideró que la obra literaria de Marco Aurelio Carballo es firme, muy apegada a contar su circunstancia, como un inmigrante de la provincia del sur que él quería tanto, como Tapachula y el Soconusco, en donde él es homenajeado como el gran representante y el gran poeta local.  Y puntualiza “ahora nos quedamos sin él y lo lamentamos porque hace algunos años que publicamos conjuntamente una novela que se llama El hombre equivocado, éramos 11 escritores muy locos, es una novela que se publicó en 1989 y de esos 11 nada más quedamos, creo nueve, como la canción de los perritos”.

“Lamentamos muchos su desaparición, pero nos seguirá acompañando su entusiasmo y su vocación por desentrañar la vida cotidiana en las teclas. Los que usamos los ‘teclazos’, él lo celebrará”, concluyó David Martín del Campo.

En enero de 2011 se publicó el libro De Quijotes y Dulcineas en la colección Periodismo Cultural de Conaculta. Lo integró con una selección de 28 textos escritos a lo largo de 15 años, donde hace gala del ejercicio periodístico que le mereció el Premio Nacional de Periodismo y de Información en el género de Entrevista (1997-1998) y el Nacional de Periodismo José Pagés Llergo en Crónica (1998).

De manera que entre sus Quijotes y Dulcineas, se encuentran en siete apartados: artistas, un torero, escritores, pintores, músicos, periodistas y el propio Quijote, por lo que encontramos sus charlas reales o imaginarias con Lola Beltrán, María Félix, Juan Gabriel, Juan Orol, Pedro Vargas, Silverio Pérez, René Avilés Fabila, José Agustín, Julio Cortázar, Gabriel García Márquez, Jorge Ibargüengoitia María Luisa La China Mendoza, Rafael Ramírez Heredia, Juan Rulfo, Jaime Sabines, Juan Solana Luis Spota, Eraclio Zepeda, José Luis cuevas, Rufino Tamayo, Rodolfo Halffter, Pepe Almada Carlo Coccioli, Pedro Ferriz Santa Cruz, Rafael Freyre,  Nikito Nipongo y Ruis.

En el Prólogo escrito por Víctor Manuel Camposeco se lee: “En la mayoría de los trabajos que componen esta antología se recrea, a veces con gran detalle pero siempre con habilidad literaria, el espacio físico, el ambiente que rodea a los personajes, sus amistades, los dichos, los gestos, el ‘sonido ambiental’ y todo aquello que ayuda al lector a sentirse como testigo de aquellos diálogos. Parece que estuviéramos ahí al momento en que se realizó la entrevista”

“La estructura literaria, la gran capacidad de observación y un lenguaje directo y eficiente hacen toda la magia. Los textos son esencialmente literatura que tienen como centro anecdótico, como pretexto casi, una entrevista y la revelación de una personalidad a menudo inesperada para quienes tenemos una imagen preestablecida de ciertos ‘nombres’ célebres: Juan Gabriel, Pedro Ferriz Santacruz, Rodolfo Halffter, René Avilés Fabila, Juan Orol”, detalla Camposeco.

En opinión de Víctor Manuel Camposeco uno de los textos que ejemplifica el “Nuevo periodismo” del que formó parte Marco Aurelio, es la entrevista con María Félix, La Doña; y describe que “a este nuevo género, también suele llamársele literatura periodística o periodismo literario, porque borra las fronteras entre literatura y periodismo”. Por otro lado, nos dice que “el trabajo sobre el Quijote, de naturaleza creativa necesariamente es mucho más que un hipotético y sencillo diálogo con el personaje de la novela: se hace crítica política, y muestra también situaciones y aspectos del periodismo desconocidos para el ciudadano de a pie, diría Carballo, y que sólo se conocen en las salas de redacción y el ambiente rigurosamente periodístico.

El propio Marco Aurelio Carballo en el texto introductorio de este libro, que forma parte de su legado junto con Morir de periodismoCrónicas y semblanzas entre otros, escribió: “Espero que este libro sirva lo mismo a estudiantes de periodismo que al lector en general, porque sin duda en la variedad de personajes encontrarán a muchos sobre los cuales han deseado saber un poco más de lo que se lee en las escuetas notas periodísticas. Algunos de mis entrevistados pasaron ya a mejor vida, pero son personas que siguen vigentes porque su obra es perdurable”, concluye.

De Quijotes y dulcineas se encuentra a la venta en la Red Nacional de Librerías Educal y se localiza más información del título en http://www.conaculta.gob.mx/periodismo/

 

Con información de Conaculta

 

The Author

Redacción

Redacción

No Comment

¡Participa!