Mil 400 personas asistieron al tercer concierto de la Orquesta Sinfónica - LJA Aguascalientes
05/08/2020


  • La ópera repunta en la entidad con un público ávido de más puestas operísticas
  • La música en general es un cómplice importante para combatir la violencia entre las sociedades   

Aunque actualmente en México existen menos montajes operísticos que en la época de los ochentas, poco a poco se ha retomado el ritmo y el interés, tanto de los artistas mexicanos como las autoridades y el público, en la producción de ópera, generando desde pequeños montajes hasta grandes galas acompañadas de orquestas experimentadas. En el caso de la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes, la noche del viernes demostraron que este estilo musical tiene una gran demanda y gusto en la sociedad, al obtener la venta del cien por ciento de las entradas.

Durante casi tres horas, el Teatro Aguascalientes albergó a más de mil 400 personas de público, casi 80 músicos en orquesta, un joven director invitado: Enrico López Yáñez, y cuatro cantantes profesionales: Jorge López Yáñez, Emilia López Yáñez, Mónica Abrego, Solanye Caignet y Marco Rodríguez, así como al Coro Infantil de Esperanza Azteca.

Para el personal del Instituto Cultural de Aguascalientes, estos resultados son gratificantes porque les permite abrir cada vez más la oferta cultural con más disciplinas artísticas, ya que a la par de efectuarse dicha gala, en el Teatro Víctor Sandoval se llevaba a cabo el último concierto de alumnos del Séptimo Festival de Jazz, ambos con llenos totales: “Todo esto es el fruto de años de trabajo tanto institucional como de la propia comunidad artística y de la sociedad aguascalentense”.

Años atrás cuando se proponía una gala de ópera con la Orquesta Sinfónica, comúnmente se rechazaba por la mala idea de que la ópera era un estilo musical difícil al oído y con poco público; ahora con eventos como éste, donde los boletos se agotan o se incrementa la afluencia a un Festival de Canto Operístico; se puede desechar esa idea y convertir a los teatros en un espacio asiduo para la ópera.



Carlos Velasco, actual responsable de los teatros en la entidad, destacó la oportunidad que tuvo el público local de disfrutar a grandes voces mexicanas, como el joven director Enrico López Yáñez, quien a pesar de su corta edad demostró la batuta que lleva en el escenario con un dominio total de la orquesta, ya que sin titubeos, sacó a flote un programa nada fácil al estar cargado de 25 piezas tradicionales como la Obertura de las Bodas de Fígaro de W. Amadeus Mozart; algunas de La Boheme de Giacomo Puccini y de Rigoletto de Giuseppe Verdi.

La temporada se llamó Hay talento en México, y abrió escenario a Emilia López Yáñez, una joven estudiante de canto hija del tenor aguascalentense Jorge López Yáñez, quien desde que tenía cinco años de edad no había regresado a este recinto; esta gala de ópera fue su primer experiencia profesional frente a tal magnitud de público.

Desde la perspectiva del tenor, el que Aguascalientes cuente con una orquesta de tal nivel significa que existe un compromiso social muy fuerte desde las instituciones gubernamentales como de los propios músicos: “Pocas ciudades tienen la fortuna de contar con una orquesta sinfónica  como ésta, sabemos que es un gasto fuertísimo para el gobierno pero al ver este teatro lleno se puede ver por qué vale tanto la pena dicho gasto”, que más allá de ser un gasto innecesario se refleja en una necesidad para mantener esa herramienta de cambio social llamada música.

“Llevar la música a todos los rincones del estado para que conozcan a la orquesta es la forma de hacer cultura, claro, esto no es a corto plazo, sino a largo plazo”, ya que al final la música, así como el resto de las disciplinas artísticas, es educación para el cambio social.

En el caso de Solanye Caignet, esta fue una experiencia interesante a nivel profesional y personal, ya que fue miembro de la OSA como violinista: “Regresas a casa con varios de tus excompañeros, da nervio pero también adrenalina, porque tienes una visión crítica sincera de tu trabajo”. A su regreso, observó un panorama de renovación al interior de la orquesta que se vio reflejado en la calidez del público y la empatía con los invitados, lo cual celebró al representar un efecto positivo en la vida de la agrupación.

Desde la perspectiva de la soprano Mónica Ábrego, México es un país que resalta por su amplio bagaje cultural, así como por su talento musical: “Eso hace falta que se lo crean todos los mexicanos, sentirse orgullosos de su país y sus talentos”, subrayó la importancia de que todas las sociedades se percaten de que en la música -y en general en las disciplinas artísticas- pueden encontrar un fuerte cómplice para combatir la violencia, la inequidad, la delincuencia y todos los males que arrasan con naciones enteras.

Al concluir el concierto los músicos recibieron ovaciones y aplausos con el público de pie, el cual a pesar del pesado programa se mantuvo atento y agradecido por el espectacular ejercicio vocal y musical observado.

Para el cuarto concierto de esta tercera temporada, el próximo viernes 4 de septiembre, se contará con la presencia de José María Ferreira Lobo,como director invitado y Miguel Ángel Navarrete García como clarinete invitado. Quienes llevarán la batuta de un programa más relajado con la Obertura Le Corsarie de Hector Berlioz, el Concertino de Carl Maria Von Weber, la Polonesa de la ópera de Tchaikovski, entre otras más.

 

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous Multas de hasta 500 pesos por dejar autos abandonados
Next No hay lugar para tibiezas / Bocadillo

Comments

¡Participa!

Close

NEXT STORY

Close

La reelección resulta riesgosa en un sistema electoral inmaduro

04/07/2014
Close