Opinión

No podemos tener cosas bonitas / Bocadillo

 

El título es una frase de cajón para aquellos que suelen consumir cultura pop de manera informada y compulsiva. No me estoy echando flores (o haciendo yoga), uno simplemente ve lo que le dicen en AV Club. Pero precisamente, de una u otra forma, todos los que sí son redactores profesionales acerca de cine y televisión siempre se lamentan al momento en que se cancela una serie antes de tiempo o sin la dignidad que merece. Extrañamente, casi siempre sucede en la cadena Fox. ¿Se acuerda de Dark Angel? Producida por James Cameron, tuvo una primera temporada súper exitosa y que prometía evolucionar a un clásico. Nada. Cancelada en la segunda temporada. Asimismo, Roswell (que era maravillosa y lo que le sigue) tuvo un destino no tan agradable. John Doe, Arrested Development, Greg the Bunny, Angel, Fringe, Tru Calling, Almost Human y Keen Eddie son sólo algunas de las víctimas de la cadena del zorro del siglo veinte (es decir, 20th Century Fox).

 



Resulta que en unas semanas, NBC cometerá algo igual de brutal con el único buen drama de su catálogo: Hannibal. En lo personal, no me encanta y hasta me puede dar flojera que sea una historia que no se suele mantener en la realidad, pero tiene calidad de serie premium y la verdad es que es buenísima en dirección de arte, actuaciones y guión. El plan original de seis temporada es bastante probable que no se cumpla debido a los bajos ratings y la falta de un nuevo comprador. En corto: Hannibal es fantástica pero la ve mucho menos gente que Once Upon a Time y no resulta un negocio. Es decir: Por eso no podemos tener cosas bonitas.

 

¿La audiencia quiere ver pura basura? Claro, lector poco avispado, bajo el entendido de hablamos acerca de series gringas de televisión. Por algo comedias sosas como The Big Bang Theory y seriales formulaícos como CSI: Loquesea son líderes en rating, mientras que Community estuvo al borde de la cancelación cada temporada. O Dead Like Me nomás no pudo sostenerse al aire. Es el mismo problema que en cualquier producción de contenidos. Puedes hacer cosas hermosas en un sitio web, pero el grueso de tus visitas irá a una recopilación de memes de Espinoza Paz contra otro sujeto. ¿Un buen documental de media hora? Nah, pon a un vlogger hablando de cómo ligarte a la compañera de banca. O igual la gente pedante como uno somos los que estamos equivocados al querer a huevo dar a la audiencia contenidos que simplemente no les interesan. No sé, tengo pesadillas con eso en las noches.

 

¿Es posible un balance? Solamente si las personas que manejan el dinero les interesa el prestigio de presumir buenas producciones. Es lo que hizo AMC con Mad Men, mientras los éxitos monetarios eran Breaking Bad y The Walking Dead. ¿La razón? Atraer autores con talentos en años venideros al mostrarse como una cadena televisa amable y deseosa por buenas historias, sin preocuparse por los números. Digo, es una realidad que con la última temporada extendida, Mad Men no tuvo el repunte de audiencia que pudo presumir Walter White. Más allá de mi aguda observación (ja), me baso en un librazo que leí, el cual es bastante recomendable para todos aquellos fanáticos de la televisión. Se llama Hombres fuera de serie, o si no te gustan las traducciones gachupas Difficult Men: Behind the Scenes of a Creative Revolution por Brett Martin.

Si aquellos con la cartera tienen nulo interés de destacar contenido de calidad, pues simplemente hay que voltear a ver lo patético de la parrilla de CBS. O casi cualquier outlet de contenidos nacional. Por eso tengo pesadillas.

 

bocadillo.mx | @masterq

The Author

Francisco Trejo Corona

Francisco Trejo Corona

Todas-las-cosas-digital en La Jornada Aguascalientes. Editor de /AUTONOMÍA. || @masterq en Twitter

No Comment

¡Participa!