Opinión

Sobre la adopción homoparental / Punto crítico

Por Leticia Medina

 

Polémica sin duda ha desatado el tema que se refiere a la posibilidad de que personas del mismo sexo puedan o no adoptar a un niño, es bueno o es malo, estamos preparados en esta cultura a veces tan retrograda para aceptar este nuevo modelo de familia.



Es importante resaltar en primera instancia que el matrimonio entre personas del mismo sexo en México se puede realizar en todas las entidades federativas que integran el país, esto tras la resolución de jurisprudencia 43 2015 de la SCJN emitida el 12 de junio de 2015, en la cual obliga a todos los jueces a seguir este criterio favorable en todos los amparos que se interpongan, en cualquier parte del país, y en donde aún no están legalizados este tipo de matrimonios.

En estos días, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) invalidó un artículo de la legislación del estado de Campeche que prohibía de manera absoluta la adopción de menores de edad a las parejas del mismo sexo o de hombre y mujer que decidían unirse mediante una sociedad de convivencia, por considerar que dicha restricción era discriminatoria y contraria al interés superior del niño. Esto por supuesto sienta un precedente en materia de justicia, pero es necesario ir más a fondo en el análisis de este tema.

Opiniones a favor y en contra se vierten sobre el asunto. Consideremos que la legislación Mexicana contempla un proceso además de largo, desgastante, tedioso y complicado de manera general para la adopción de un infante. Los afortunados que logran cumplir con todos los requisitos, tienen además que cumplir con el proceso de adaptación con el niño quien después de a veces años, tendrá la posibilidad de vivir en una familia.

A través de este mecanismo legal y regulado por las autoridades “competentes”, se garantiza que los padres adoptivos son personas honorables y al mismo tiempo capaces económica, psicológica y moralmente, de darle un hogar a un niño.

Es de suma importancia señalar que dado al lento proceso para adopción en nuestro país, los niños crecen en instituciones de asistencia, es increíble y lamentable el largo período que llevan los juicio para el retiro de la patria potestad de sus padres biológicos. Tenemos en Aguascalientes más de 40 niños mayores de seis años que no han podido ser acogidos en un hogar.

Qué será mejor para un infante… ¿permanecer en este tipo de instituciones?, por este motivo cuestiono también ¿es válido que parejas del mismo sexo tengan la oportunidad de adoptar a un niño? Ambas interrogantes están en el aire pero hay que considerar un factor importantísimo: aquellos matrimonios homosexuales que deseen adoptar a un niño, tendrán que cumplir al igual que todas las parejas, los requisitos que garanticen al menor una sana convivencia y un desarrollo pleno.

Quizás haya parejas que los cumplan, sin embargo, hay quien asegura que el niño adoptado por padres del mismo sexo podría enfrentar el rechazo de la sociedad al vivir en un entorno que “no es normal”; es aquí cuando debemos detenernos y pensar ¿qué es lo que necesitamos todos, como sociedad en conjunto, para vivir plenamente y transmitir a las nuevas generaciones e incluso entre nosotros mismos el valor del Respeto hacia los demás?… Tal vez no estemos preparados culturalmente, pero la organización de personas homosexuales ha permitido el avance en el respeto de sus derechos por lo menos en materia de justicia.

Concluyo con esta frase de Henry F. Amiel: El respeto mutuo implica la discreción y la reserva hasta en la ternura, y el cuidado de salvaguardar la mayor parte posible de libertad de aquellos con quienes se convive… debemos rescatar pues este valor, sin importar la condición económica, de cultura, de raza, de religión y preferencia sexual, tal vez haciendo este alto en el camino podríamos mejorar en todos los sentidos, hoy que México más que nunca lo necesita.

 

The Author

Redacción

Redacción

No Comment

¡Participa!