La regla de las 10,000 horas / Enredos financieros - LJA Aguascalientes
08/08/2022

Estimado lector, una vez pasadas las fiestas patrias, esperando que se haya tenido algo que celebrar después de un año caótico en muchas áreas y con pocas cosas positivas a nivel macroeconómico, y sin grandes cambios en esta semana a nivel macroeconómico ya que la volatilidad de los mercados continúa, y parece que México es de los mejores librados en estos momentos (aunque hay voces que cada vez son más fuertes diciendo, y con justicia, que se puede estar fraguando una crisis similar a la del 2008) hablaremos de la regla de las 10,000 horas y su efectividad para tener éxito profesional o en los negocios.

Malcolm Gladwell publica en 2008 su tercer libro llamado Outliers, y en él explica a través de estadísticas, historias y algunos otros documentos cómo han tenido éxito a través de la historia muchas personalidades que consideramos y demostraron tener cierto éxito o fueron considerados como superiores por mucho a la media. Cuando leí ese libro, además de ser de fácil lectura, recuerdo que hablaba sobre la regla de las 10,000 horas, mediante la cual el especificaba que para tener éxito en la vida debías tener por lo menos 10,000 horas de “práctica” que te harían ser exitoso en el largo plazo. El ejemplo que el pone es el de el grupo musical de los sesenta, The Beatles, los cuales se fueron de Inglaterra a Hamburgo, donde tocaban juntos más de ocho horas diarias por cerca de cuatro años. Cuando regresaron a Inglaterra ya estaban preparados para tener éxito debido a esa preparación intensiva que se tuvo. El otro ejemplo que pone es el de Bill Gates, que tuvo la suerte que, en su tiempo, desde los trece años podía acceder a una computadora y programarla. Para cuando era mayor de edad ya podía sin ningún problema programar más fluidamente por esa experiencia. O bien Michael Jordan, que se quedaba practicando tiros de manera importante después de los entrenamientos, más de 10,000 tiros hasta que perfeccionó su forma de tirar.

Ann cuando es cierto que tiene otras implicaciones el éxito, también es cierto que si no se tiene el enfoque en las fortalezas de cada individuo y se practica sobre ellas no se podrá tener éxito. Al mismo tiempo que los Beatles, había muchos otros grupos que tocaban quizá más horas que ellos, pero no tenían la fortaleza en su ritmo o quizá en sus letras que tenían McCartney o Lennon. Ellos perfeccionaron en ese tiempo su escritura y sus ritmos, los otros, quizá sólo copiaron lo que otros hacían y por eso su éxito fue efímero. Un ejemplo de la práctica sobre la copia de alguien y no sobre las fortalezas individuales lo vemos en la película Rock Star, la vida de Tim “the Reaper” Owen. Este señor cantaba covers de su grupo favorito, Judas Priest, y lo hacía muy bien. Cuando su grupo favorito necesitó un cantante al salirse el fundador del grupo, él fue el elegido. Su sueño hecho realidad. Cantaba casi igual a Rob Halford, el cantante anterior. Pero no componía canciones como él. Los dos discos que se lanzaron en ese momento fueron los peores para la banda, es decir, la práctica no hacía al maestro, su fortaleza era la imitación, no la creación.

Entonces, para que esta regla de las 10,000 horas funcione necesita forzosamente verse cuál fortaleza tiene el individuo. A mí me pueden poner 10,000 horas tratando de programar en una computadora y nunca haré un programa sofisticado. Además, no sólo tiene que aplicarse a una fortaleza, sino también a la creatividad con la que se aplicará esa fortaleza.

Mejor ejemplo que el de la compañía Pixar no hay. El director fundador de Pixar tenía un objetivo muy claro, el hacer la primera película totalmente computarizada animada. En el camino, trataron por falta de dinero dedicarse a hacer software, vender computadoras a otros, y mil cosas más. Sólo cuando hacían su fortaleza avanzaban. Estuvieron a punto de cerrar, pero en 1995, 16 años después de su creación, se convirtieron en la referencia, a través de la película Toy Story. Y valga la redundancia, el resto, es historia.

Entonces, hay que recordar, si queremos tener éxito, hay que practicar, hacer las cosas, y sobre todo, en lo que somos buenos. Por más 10,000 horas, si las practico en algo que verdaderamente es una debilidad mía, y por la cual ni pasión tengo, todo será tiempo desperdiciado.

 

[email protected]

 



Show Full Content
Previous La urgencia de las ciencias sociales en la opinión pública / Piel curtida
Next Personas con discapacidad / Letras ciudadanas
Close

NEXT STORY

Close

UAA atendió más de 200 personas con tratamiento contra sobrepeso y obesidad

04/07/2017
Close