Educación superior y desarrollo / Jorge Varona en LJA - LJA Aguascalientes
26/11/2022

 

La educación es un bien público que tiene como fundamento el desarrollo integral y la superación de las personas y las naciones. En ese sentido, si aspiramos a edificar una sociedad que basa su potencial de progreso y bienestar colectivo en el conocimiento, hay que brindar un renovado impulso a la educación superior.

Esa ha sido la consigna estatal. De acuerdo al Consejo de Vinculación de Educación Superior Aguascalientes, A.C. (Covesa), en los últimos cinco años se ha incrementado en 42 por ciento la matrícula en las instituciones de educación superior públicas, y el avance en materia presupuestal ha sido del 32 por ciento. Destacan particularmente la creación de dos nuevos planteles universitarios, el Campus Sur, de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, y la Universidad Tecnológica El Retoño. Asimismo, se ha incidido en la fortaleza de cada uno de los planteles universitarios e institutos tecnológicos públicos.



 

La política estatal de vinculación de las instituciones de educación superior con el sector productivo es un pilar esencial de la estrategia de desarrollo económico. Como ha señalado el Covesa, en términos porcentuales, la vinculación universidad-empresa ha crecido en 300 por ciento en un lustro. De esta forma, se están generando importantes sinergias, con la finalidad de pasar de consumidores de ciencia y tecnología, y así avanzar hasta convertirnos en el mediano y largo plazo en un estado productor de conocimiento. El reto es inclinar la balanza para potenciar el mercado interno. Se busca que el talento y la preparación de los jóvenes de Aguascalientes sean el motor para ampliar nuestras oportunidades de desarrollo social y crecimiento económico. Por ello es necesario continuar sumando esfuerzos a fin de contribuir a que nuestro país dicte la agenda de su futuro.

Como lo sabemos, en el ámbito nacional la Reforma Educativa es el cimiento de algunas de las más importantes transformaciones que vive México. Particularmente la educación superior ha asumido el desafío de elevar la calidad y aumentar la equidad de la formación. El Gobierno Federal se ha trazado la meta de alcanzar, en 2018, el 40 por ciento de cobertura en educación superior, presencial y virtual, para acrecentar las oportunidades de la juventud mexicana.

En la actualidad hay más jóvenes que nunca estudiando alguna carrera universitaria en todo el territorio nacional. Además, en lo federal se creó el Programa Especial de Ciencia, Tecnología e Innovación, con la finalidad de contribuir al crecimiento de estos sectores estratégicos, formar y robustecer los cuadros investigadores con alta preparación, fortalecer el desarrollo regional, la infraestructura científica y tecnológica, y consolidar los mecanismos de vinculación con el sector productivo.

En conjunto, el sector educativo se ha impuesto grandes retos dado el rol central que ocupa en la construcción de un mejor futuro para los mexicanos. De ahí que la educación superior pública tenga un trascendental significado para el desarrollo social, económico y cultural del país. Por lo que, sistemáticamente y con visión de largo aliento, le corresponde continuar aumentando la cobertura y asegurando la calidad con estándares más exigentes, al tiempo que incide en la inclusión de los sectores de la población en desventaja social, quienes históricamente han sido relegados del acceso a la formación profesional por limitaciones económicas. El uso progresivo y eficaz de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, serán sin duda importantes herramientas para cumplir con las metas educativas.

Otros importantes desafíos en la materia, son fortalecer el postgrado, impulsar la investigación y afianzar políticas públicas de aplicación y divulgación del conocimiento. Para democratizar el saber, éste deberá propagarse más allá de los cubículos, los laboratorios, las instituciones universitarias y los centros de investigación. Como llegó a señalar José Vasconcelos al asumir, en 1920, la rectoría de la Universidad Nacional: “Necesitamos producir, obrar rectamente y pensar. Trabajo útil, trabajo productivo, acción noble y pensamiento alto, he ahí nuestro propósito”.

Como país, tenemos la obligación de garantizar que la educación superior optimice sus recursos, para hacer más con menos, disminuyendo los gastos administrativos y ampliando la matrícula de excelencia académica. Los centros de creación y difusión del conocimiento están llamados a establecer un diálogo continuo con los distintos sectores, para enriquecer la vida social, económica y cultural del país. Las instituciones públicas de educación superior y las unidades de investigación deberán vigorizar su compromiso con la transparencia y la rendición de cuentas.


Las universidades tienen la misión de convertirse en auténticos semilleros de una ciudadanía con pensamiento crítico y valores éticos, que fomentan un diálogo transversal con las diversas áreas del conocimiento humano. En ese sentido, para reforzar nuestra democracia, es fundamental que guardemos un escrupuloso respeto a la autonomía universitaria y al libre debate de las ideas.

En suma, la educación superior habrá de ampliar sus vínculos y orientar su rumbo académico a la realidad del país, y así atender la demanda de profesionistas para el progreso industrial y el desarrollo social integral. Al ensanchar el futuro laboral y la autorrealización de la juventud, podremos garantizar el porvenir de Aguascalientes y de México.

 


Show Full Content
Previous De todo en la política / Punto crítico
Next ¿Y la ley? / Desde Aguascalientes
Close

NEXT STORY

Close

Locatarios del centro de Aguascalientes se resistían a modernizarse

11/01/2019
Close