Las encuestas en política / Letras ciudadanas - LJA Aguascalientes
19/05/2024

Si queremos conocer la opinión de las ciudadanas y ciudadanos acerca de un tema en específico, lo más confiable sería preguntar a todos y cada uno de ellas y de ellos sobre el tema que queremos conocer y posteriormente procesar las respuestas de tal manera que tuviéramos como resultado una información clara y concisa. Para lograr lo anterior nos enfrentaríamos a varias dificultades, sin duda la más significativa sería la gran cantidad de habitantes a quienes se tendría que consultar y los recursos que habría que invertir para ello, lo cual sería indudablemente una labor titánica, incluso en el caso del estado de Aguascalientes, en donde el padrón electoral arroja una cantidad de más de 800 mil elementos.

Para enfrentar el reto podemos recurrir al método de las encuestas, que consiste en tomar una muestra representativa de la población estadística, también conocido como universo, que es el total de las personas de las cuales queremos saber su punto de vista con respecto a algún tema, y a ellas formularles las preguntas de lo que queremos conocer.

Mientras más homogénea y más pequeña sea la población estadística o el universo, el tamaño de la muestra puede ser también pequeño a diferencia de que si nos enfrentamos a un universo heterogéneo y considerablemente grande; me explico con un ejemplo: si tomamos una muestra de cuatro alumnos escogidos al azar de un grupo de quinto año de primaria de un colegio particular en una zona residencial que cuenta con cuarenta estudiantes, para indagar sobre el refresco de su preferencia es muy probable que con esa muestra, que representa el 10% del total, obtendremos resultados muy confiables, porque serían casi las mismas preferencias de un estudiante que de otro; tienen similar nivel económico, acceso a la información, costumbres, etc. y el tamaño de la muestra es considerablemente grande. Si nuestro estudio es de todas las escuelas primarias públicas y privadas del estado, habría que considerar la gran variabilidad de factores a tal grado que el tamaño de la muestra, incrementado proporcionalmente al número de estudiantes sería tan grande que resultaría incosteable el ejercicio.

Por lo tanto para tener resultados confiables en una encuesta tiene que lograrse el equilibrio entre el tamaño de la muestra y la heterogeneidad del universo estadístico, contar con un cuestionario normalizado y personal capacitado.

Por toda la complejidad que representa la aplicación de una encuesta, existe el riesgo de obtener resultados erróneos, ya sea al aplicar un método equivocado o al producirse fallas en el desarrollo del trabajo que nos haría llegar a conclusiones que no corresponden a la realidad; por otro lado, también existe la posibilidad de que intencionalmente, se realice una encuesta de manera que nos arroje los resultados que nos interesa obtener; esto se da mucho en política ya que los resultados de la encuesta, al ser conocidos por la población influyen de tal manera en su ánimo que la realidad podría modificarse y ser cierto lo que mostró la encuesta, que originalmente no era correcto, ya que ésta modificó el comportamiento de los electores; he ahí que de manera irónica se dice que existen mentiras, mentiras grandes y estadísticas.

Por todo lo anterior debemos ser muy cautos, sobre todo los representantes populares, a la hora de usar este instrumento estadístico que son las encuestas para considerar todos los factores que intervienen en su certeza y con ello poder conocer el verdadero sentir de nuestras conciudadanas y conciudadanos.

[email protected]



Show Full Content
Previous Literatura a partir del rock / El banquete de los pordioseros
Next El inicio del camino / Debate electoral
Close

NEXT STORY

Close

Calladita/ Bajo presión

01/06/2022
Close