Todas las cosas deben pasar / El banquete de los pordioseros - LJA Aguascalientes
12/08/2022

No sé, posiblemente después cambie de opinión, pero me parece que el mejor disco de cualquiera de los cuatro Beatles en su carrera solista es el primero de George Harrison, publicado en 1971 y que se llama “All things must pass” (Todas las cosas deben pasar), efectivamente, para tu servidor, este es el mejor disco creado por cualquiera de los integrantes del cuarteto de Liverpool en su producción solista. Harrison lo grabó solo unos cuantos meses después de la separación definitiva de The Beatles, la cual tuvo lugar el 10 de abril de 1970.

Este disco llegó a mis manos mucho tiempo después de su lanzamiento, como muchos de mis discos favoritos, de hecho todos, en 1971 yo tenía sólo 8 años de edad, nací en 1963 y mi despertar a la música estaba en proceso, y este proceso consistía en estar curioseando en las reuniones de mis papás con sus amigos en donde, por supuesto, se escuchaba ese tipo de música. Recuerdo con claridad una noche de sábado, estaba yo en la sala de mi casa jugando con una pista de carreras embelesado por la velocidad que alcanzaban mis pequeños bólidos sobre aquella franja negra de dos carriles en forma de 8, empezaron a llegar los invitados a esa reunión programada para aquel fin de semana y mi mamá me dijo que guardara mis juguetes, “¿pero cuáles juguetes?”, recuerdo que pensé. Para mí, aquella pista era como el circuito de Monza o algo parecido, pero en fin, recogí todo y lo guardé, pero me quedé por ahí, bobeando un poco mientras llegaban los invitados a mi casa aquel sábado por la noche, uno de ellos traía bajo el brazo el disco de “Ram” de Paul McCartney, para quien esto escribe, los Beatles eran tan familiares como mi pista de carreras, así que no significó nada fuera de lo común, sabía perfectamente quién era ese tipo con la barba crecida descuidadamente que cargaba en sus brazos un pequeño becerro, lo verdaderamente fuera de lo común fue lo que me provocó escuchar aquel disco, pista por pista, canción por canción, me dejó gratamente aturdido, te recuerdo que yo sólo tenía 8 años de edad. Pero esa sacudida que me generó una primera y ligera audición del álbum Ram de McCartney fue nada comparada con aquella, igualmente espontánea y descuidada primera audición del disco “All things must pass” de George Harrison también en la sala de mi casa en aquel viejo tocadiscos, ¿qué marca era?, la verdad no lo recuerdo, y aunque no tiene la menor importancia, cómo me gustaría ahora recordar la marca, no sé, es simple curiosidad. La canción que recuerdo haber escuchado inicialmente fue “What is Life”, y después otra, “It not for you” de Bob Dylan, en un excelente cover de Harrison, faltaban todavía muchos años para saber quién era Bob Dylan, pero sin saberlo, ya me había impresionado. Recuerdo que dejaron correr el álbum completo, es decir, los tres discos de esa producción, era un álbum triple y yo fascinado escuchando aquellas canciones de rock, ni idea tenía de que con el tiempo se convertirían en la banda sonora de mi vida, sin duda.

No recuerdo en qué mes sucedió esto que te estoy contando ahora, pero mi sorpresa no tuvo límites cuando en la Navidad de ese año recibí como regalo el álbum “All things must pass” de George Harrison, no fue regalo de mis padres ni del Niño Dios, bueno, debo confesarte que en mi casa, quien llevaba los regalos era Papá Noel, como sea, no fue de ninguno de ellos, fue de mi abuela materna, que no sé por qué razón yo llamaba Bigue, en fin, el hecho es que yo estaba vuelto loco con mi álbum triple de George Harrison, ¿te imaginas un niño de ocho o nueve años recibiendo de regalo de Navidad el más reciente disco del que fuera el guitarrista principal de The Beatles?, años más tarde Bigue también me regaló el Ram de Paul McCartney y los álbumes rojo y azul de The Beatles, increíble, qué feliz era yo.

Recuerdo muchos discos que me regalaron en aquellos primeros años 70, prácticamente toda la discografía de The Beatles, como grupo y también como solistas, además de otros como Jesus Christ Superstar, o ediciones en EP, ¿te acuerdas de aquellos acetatos de 45 rpm? tenía varios, como aquel de Marwan con la canción “Sunny” (Soleado), o “Seasons in the sun” (Épocas de sol) de Terry Jacks, “Why we said goodbye” de Dave McClean, “Philosopher” de Yellowstone and Voice y otras muchas, todas esas canciones me gustaban, pero el disco de Harrison “All things must pass” me llevaba al límite.

Yo creo que por aquellos imborrables recuerdos de mis “años maravillosos”, este disco del Beatle silencioso me mueve intensamente. Es, definitivamente, uno de mis discos favoritos, tanto como el “Abbey Road” de los Beatles o el “Band on the Run” de Paul McCartney, o “In the Court of the Crimson King” de King Crimson, o el “Uomo di Pezza” de Le Orme, entre otros más.

¿Sabes?, he querido compartir contigo esto hoy porque el domingo 29 de noviembre se cumplen años de la muerte de George Harrison, murió en el 2001, un año especialmente difícil para mí, terrible, no por la muerte de George, sino por cosas que prefiero guardar ahí donde están, pero Harrison murió en ese año, no puedo evitar recordarlo, así que con tu permiso, o sin él, te agradezco que me des la oportunidad de compartir estos recuerdos contigo.

[email protected]



Show Full Content
Previous 27 de noviembre de 2015
Next La función de la crítica / Tlacuilo

1 thought on “Todas las cosas deben pasar / El banquete de los pordioseros

  1. Hoy, 27 de Noviembre de 2015, se cumplen 45 años del lanzamiento de All Things Mut Pass

Comments are closed.

Close

NEXT STORY

Close

Autónoma de Aguascalientes genera biotecnología para reducir población de insectos que transmiten enfermedades como el dengue

27/04/2018
Close