Opinión

Déjame que te cuente… / Luis Fernando Landeros Ortiz en LJA

Hace ya algunos ayeres, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) lanzó la frase que titula esta columna para invitar a la población a recibir al personal encargado de realizar el censo nacional y proporcionar las respuestas al cuestionario, que permiten, una vez trabajadas y agrupadas, conocer la información precisa acerca de población y vivienda con la que resulta más certero tomar decisiones que afectan a la comunidad.

Cada diez años se realiza el censo en México, ejercicio que era conocido desde la época prehispánica, y no solamente en este lado del mundo, sino que a lo largo de la historia ha sido frecuente la necesidad de que el gobierno conozca algunos datos acerca del elemento personal que da vida al estado: cuántos somos, qué edades tenemos, de dónde somos, a qué nos dedicamos, y ya más recientemente, si poseemos vehículos, aparatos electrodomésticos, nuestra preparación escolar o hasta el tipo de seguridad social de la que somos derechohabientes.

Es entendible entonces esa necesidad por obtener información que se acerque a la precisión. Si bien el censo difiere de la encuesta en que el primero es general, mientras que la segunda es un segmento representativo de la población que, mediante ciertos parámetros aplicados, nos permite inferir resultados, también es cierto que, por más preciso que sea el censo, profesionales quienes acudan casa por casa a realizar las preguntas, y la conciencia cívica de quienes respondemos, el ejercicio no deja de ser una fotografía tomada en el instante, que definitivamente al día siguiente cambiará.

Cuando no se conocen los datos precisos, se puede incurrir en el error. A la pregunta de cuántos habitantes somos en el estado, durante algún tiempo se especuló en la cercanía del millón de personas, cual cifra cargada de simbolismo. Gracias a los datos proporcionados por INEGI en estos días a través de su encuesta intercensal, podemos conocer que en todo el estado somos poco más de un millón trescientos mil habitantes, en una proporción casi similar entre hombres y mujeres: 640 mil 91 hombres por 672 mil 453 mujeres.

Evidentemente, en esta ciudad-estado en la que desde hace mucho se caracteriza a la ciudad capital, poco más de 870 mil habitantes hacen de Aguascalientes el municipio más poblado, le sigue Jesús María con 120 mil 405 habitantes y en tercer lugar el municipio de Calvillo con 56 mil 48 habitantes, siendo con ocho mil 896 habitantes el municipio de San José de Gracia el de menos población.

Para cuestiones electorales, el dato de población votante no se fundamenta en datos censales de INEGI, sino que públicamente nos lo proporciona el Instituto Nacional Electoral que, entre sus funciones, destaca la administración del Registro Nacional de Electores, que es la lista nacional de todos aquellos habitantes del país que se encuentran en aptitud de votar. Aquí es importante distinguir entre dos datos: el padrón electoral y la lista nominal.

El padrón electoral es el registro que permite conocer a todas las personas que solicitan su inscripción por tener la categoría de ciudadanos: tener 18 años o más y un modo honesto de vivir. El padrón se va incrementando con nuevos registros de personas que adquieren esa categoría, y se va depurando naturalmente por las mismas razones.

La lista nominal, en cambio, es el listado de las personas que cuentan efectivamente con su credencial para votar con fotografía. Es decir, que una vez inscritas en el padrón, concluyeron sus trámites de tal manera que acudieron a los módulos del INE y tienen en sus manos el documento que les permite ejercer su voto.

Puede ser que alguien se encuentre en el padrón y no en la lista. Uno de los casos más comunes resulta aquella persona que, cumpliendo con los requisitos, se registra ante el INE, pero no recoge su credencial en los plazos establecidos por el propio instituto. Aparecerá en el padrón, pero no en la lista. O aquel que extravía su credencial o cambia de domicilio: en lo que le reponen su credencial actualizada, el INE lo da de baja de la lista y mientras tanto solamente aparecerá en padrón.

Según cifras oficiales al 11 de diciembre de 2015, en Aguascalientes el padrón electoral está conformado por 889 mil 952 ciudadanos, de los cuales 428 mil 874 son hombres y 461 mil 78 son mujeres. De todos ellos, si las elecciones se llevaran a cabo en esa fecha, podrían participar quienes tienen credencial vigente, es decir los que integran la lista nominal de 876 mil 876 ciudadanos (422 mil 512 hombres y 454 mil 364 mujeres).

Déjame que te cuente, entonces, que si iniciaste un trámite ante el INE de inscripción al padrón, reposición de credencial o cambio de domicilio, por ejemplo, es necesario que lo concluyas hasta obtener tu credencial, es decir, hasta cerciorarte de que estás en la lista, o en caso contrario no podrás ejercer tu derecho a votar en junio próximo.

Si cumples 18 años o conoces a alguien que los cumpla desde hoy y hasta el 5 de junio próximo, inclusive es necesario que acuda a alguno de los módulos del INE antes del 15 de enero de 2016, de lo contrario no podrá ser inscrito en el padrón, por lo tanto tampoco en la lista y no podrá tener su credencial que le permita votar.

 

/LanderosIEE | @LanderosIEE

The Author

Luis Fernando Landeros

Luis Fernando Landeros

No Comment

¡Participa!