Werevertumorro no quiere dinero, solamente ser amado / Bocadillo - LJA Aguascalientes
11/08/2022

El mito es que la televisión no entiende a la juventud. O que los jóvenes no ven tele. Que nadie entiende a los chavales. Es decir, a los millennials, el santo grial de los anunciantes con pesos frescos de una incipiente carrera, seguir sangrando a los padres y/o una vida para gastar en banalidades. ¿Quién fue el salvador para las marcas de pastelitos, ropa y tecnología? La figura conocida como el youtuber, con mil veces más fama de la que tuvo el blogger o el influenciador y unos diez escalones más arriba que el tuitstar o su pariente pobre el vinestar. Entonces, cientos de publicistas y analistas ven al youtuber como una figura mesiánica que dará los números necesarios para sangrar al cliente en base a buzzwords como contenido brandeado, presencia de marca, interacciones, engagement, likes y favoritas. Así, la agencia dice: “Sabritas, más 100 mil personas vieron TU anuncio, logramos 20 mil impactos”. Lo que no se sabe es que se vende a la peor audiencia del mundo. ¿Por qué la peor? No por su calidad, sino por su poder de decisión. ¿A poco lajumentud salió muy analítica? No tanto así, más bien le adelantan a unos anuncios mal pactados, mal apuntados y con poco ingenio. Supongo, esto va a cambiar cuando haya un relevo en los encargados de marcas y su publicidad, cuando se den cuenta que los números sin mayor profundidad no lo son todo.

Me hablaban una vez de los booktubers. El chiste va de que al más famoso de México le ofrecían buen dinero por hablar de libros, pero que para el gremio (risas grabadas) era algo tonto ya que dicha personalidad no tenía imagen “de ser lector de libros”. Finalmente dicha estrategia prosperó y vemos que ese cuate comenta “libros buenísimos”, además que ya los mueven en Sopitas punto com (la casa del infame Lunes de Mallitas). De acuerdo a otra especie a la cual le digo la gente que lee eso es algo tonto ya que ambos escaparates mediáticos no ofrecen una conversación inteligente y es imposible medir su impacto, pero se supone que en medios que sean más “de lector de libros” podría ser mejor utilizado dicho dinero.

Todo esto viene a la columna por la nueva televisión que era la promesa de YouTube. Y es algo que le conviene vender a YouTube. Que tú, sentado en casa, puedes ser alguien si tienes el coraje de grabarte y difundir tu contenido con el mundo. Que básicamente era la misma promesa de abrir un blog, solamente que menos malvado ya que no había delicioso GoogleMoney en juego por default. A años del fracaso de la web 2.0, cualquier plataforma gratuita tiene esa promesa, volverte alguien relevante a cambio de tu contenido, pero hasta los mismos creadores de las plataformas saben que la tasa es deprimente, mientras nueve consumen, sólo uno crea y eso se va hasta que .1 son los que se llevan el grueso de las ganancias. Hay castas en YouTube y al final acaba siendo lo mismo de siempre. Yuya y Werever tienen sus libros, los llevan a entregas de premios y ceremonias porque son imán de audiencia. ¿Lo son porque ellos si le saben hablar a los chavos? Vaya, volvemos a lo mismo. Yo diría que no, son igual de malos que lo que sale en Canal 5 y de hecho en el caso de varios como Daniela Bos, Werever, Luisito Rey y Morfo han dado algo que parece ser vencidos o dar un retroceso.

Si algún momento la narrativa del youtuber fue que su rol era dar el inicio de una televisión o que la gente los prefiere por ser algo diferente, al final muchos han caído en lo mismo que los teveítas; anunciar chichis y nalgas en cadena nacional, decir tartamudeando diálogos en segmentos scripteados y renunciar a una carrera independiente solamente por el sueño de la fama. Supongo que mucha gente es tan chiquita, que deja todo para ser amadas por millones de extraños.

Bocadillo: Si bien Yuya es un producto terrible hay que reconocerle que no ha cedido a la televisión mexicana. Y se me ocurre otro vlogger que ha llevado bien su carrera, sin necesariamente ceder al sueño de vender loquesea para ser famoso en los Premios Telehit, pero me acusarían de conflicto de intereses.

 

bocadillo.mx | @masterq

 



Show Full Content

About Author View Posts

Francisco Trejo Corona
Francisco Trejo Corona

Coordinador en LJA.MX y Tercera Vía // @gonodropio en Twitter

Previous 6 de diciembre de 2015
Next Más ciudadanos, menos consumidores
Close

NEXT STORY

Close

Inauguran en Jesús María la planta Shoshiba Mexicana

26/02/2014
Close