Opinión

Mayo y Junio / Debate Electoral

Dice la tradición que el origen del nombre del mes de mayo se debe a la diosa romana Maia, también conocida como Fauna por ser hija de Fauno, o como Bona Dea. A ella estaba consagrada la fertilidad, la castidad y la salud, y asociada a la virginidad y fertilidad femenina. Los romanos celebraban un festival, precisamente por esas fechas del ahora mes de mayo, que llamaban Maius.

De mayo además, hay consejas populares que nos hablan de la fertilidad del mes: “Agua de mayo, pan para todo el año”, o “Marzo ventoso y abril lluvioso, hacen a mayo florido y hermoso”. En ese mes se festeja a las madres en buena parte del mundo, en México celebramos el día del trabajo, de los maestros, de los estudiantes y conmemoramos la Batalla de Puebla. Entre otros aspectos históricos, las revoluciones de finales de los años 60 del siglo pasado, tuvieron su antecedente en el Mayo Francés de 1968.

Junio, por su parte, estaba dedicado por los romanos a la diosa Juno, reina de los dioses del panteón romano. Hija de Saturno, hermana y esposa de Júpiter, tuvo tres hijos Marte, Vulcano y Lucina. Juno representó a la maternidad, y era conocida como “diosa madre”. Se decía que el mes de junio era, por todo lo que representaba, el más favorable para casarse.



Conozco dos refranes acerca de junio: “Junio brillante, año abundante” y “Mayo y Junio hacen un mes, que el mejor del año es”.

Todo esto viene a colación porque en la sesión del Consejo General del INE del pasado 16 de diciembre, fueron sorteados los meses del año para obtener, de entre los doce, aquel en el que los nacidos en ese mes serán insaculados para obtener a los funcionarios de casilla que recibirán y contarán los votos en la elección de junio próximo.

Dice el artículo 254 de la nueva Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, que en el mes de diciembre del año previo a la elección, el Consejo sorteará un mes del calendario que, junto con el que siga en su orden, serán tomados como base para la insaculación de los ciudadanos que integrarán las mesas directivas de casilla.

En los primeros días del mes de febrero del próximo año, de cada sección electoral del estado, los consejos distritales del INE insacularán al 13% de los ciudadanos que estén en lista nominal. Insacular es un verbo que ya poco se usa en el habla cotidiana, aunque en materia electoral es básico en la integración de las casillas. En su definición original significa “extraer un elemento de un saco o bolsa”.

Ahora ya no se insacula de manera rudimentaria, sino que a través de un sofisticado sistema informático, y teniendo al azar como factor, se van obteniendo los nombres de las personas que serán entrevistadas en sus domicilios para determinar si cumplen con los parámetros que la ley exige para que realicen la sencilla, pero delicada tarea, de recibir los votos de los electores de la sección electoral, en la que residen precisamente, clasificarlos y contarlos.

La experiencia nos dice que habrá personas a las que sea imposible notificar. Habrá otras que, a través de ese ejército incansable que son los capacitadores-asistentes electorales, se puedan notificar y explicar la trascendencia de la función asignada. Es muy probable que aún y con todo el esfuerzo que ello implica, la gente no responda con actitud cívica.

Pero también es seguro que las elecciones se llevarán a cabo. Que siempre habrá ciudadanas y ciudadanos comprometidos que permitan que todas las casillas se instalen a primer hora del domingo 5 de junio de 2016, se abran a tiempo, se reciba la voluntad de todos aquellos que de alguna u otra manera participaremos, y se contarán los votos con certeza e imparcialidad.

Así pues, debe considerarse un verdadero privilegio para quienes hayan nacido en los meses de mayo y junio el ser partícipes de esta nueva forma de construir ciudadanía. Es una buena forma de conocer el proceso electoral desde el punto de vista de la autoridad y comprobar con el actuar la limpieza con la que se actúa desde hace varios procesos dentro de las casillas, y derrumbar, de una vez, tantos mitos que aún subsisten en la materia.

 

/LanderosIEE

@LanderosIEE

 

The Author

Luis Fernando Landeros

Luis Fernando Landeros

No Comment

¡Participa!