Nubarrones en el horizonte / Enredos financieros - LJA Aguascalientes
18/04/2024

Estimado lector, en algunas cosas de nuestra vida diaria se está aclarando el panorama, como por ejemplo en el ámbito político electoral para Aguascalientes, donde ya se sabe de primera mano quiénes serán los dos participantes de los partidos políticos mayores, por el PRI, Lorena Martínez, por el PAN, y si bien es cierto, falta saber quiénes serán los candidatos para alcaldes para ambos partidos, también es cierto, que en el PRI, la maquinaria se está poniendo a trabajar desde ahora, haciendo equipo con sus candidatos a diputados, y por tanto, registrando a los mismos para que se vayan acercando a las bases. La mancuerna con el próximo candidato alcalde para cada uno de ellos es importante, pero más importante que no tengan “esqueletos en el closet” o sus pecados ocultos. En este mundo sobre informado, y que las noticias viajan con rapidez hay que tener mucho cuidado de la vida oculta y privada de los candidatos. Una denuncia de Anonymous dio al traste a la ventaja de ocho puntos porcentuales que tenía el candidato del PAN al gobierno de Colima, para ver perder la gubernatura por más de diez puntos porcentuales. El que tenga algo que decir que lo haga ya, porque ahora más que nunca, no hay nada oculto bajo el sol, y lo que está oculto se hará público.

Pero si bien, en algunos eventos se está viendo claridad, en el sector económico financiero se ven, otra vez, nubarrones en el horizonte. Nubarrones que presagian tormenta, pero como pasa en el medio ambiente, no sabemos a ciencia cierta para quién será la tormenta, lo que sí sabemos, es que hay que prepararnos por si nos toca el mal temporal.

Agustín Carstens, el pasado día martes, dice que hay que prepararse para el “azote” que viene. Obviamente, y como es su costumbre, no lo hizo para los medios de comunicación nacionales, sino para el prestigioso e internacional Financial Times. No dijo nada nuevo, pero que lo reconociera cuando en medios nacionales estuvo negando de forma categórica que México pudiera verse en medio de ese problema financiero y que hubiera dicho “azote” es porque las cosas no se ven bien.

Es cierto que China dio cifras de su crecimiento arriba del seis por ciento, la cifra mágica que todos los analistas están pendientes de revisar. Si China creciera debajo de esa cifra automáticamente los mercados estarían pensando que las grandes empresas estarían en condiciones adversas para lograr sus metas. El gran problema con China es que no sabemos si las cifras que manejan son las reales o no. Si nos están mintiendo o bien nos hablan con la verdad. El tiempo solo nos dirá si ese crecimiento es real.

El otro problema que hace que se vea tan negro el panorama es el petróleo. Se cotiza en precios no vistos en esta década, y cada día que pasa sigue bajando y bajando. ¿El pronóstico? Que siga bajando de forma importante. Y más ahora que se acaba de levantar el embargo petrolero a Irán. En una primera fase, Irán, el segundo país con reservas importantes después de Arabia Saudita, ampliará su oferta en 500,000 barriles diarios, y lo hará hasta llegar a más de 1.5 millones de barriles diarios más. Esto hará que la oferta de petróleo lleve a los precios a los suelos, aunado a que China no está demandando mucho producto por la desaceleración que está teniendo. ¿Cómo responderá Arabia Saudita? Haciendo una oferta pública de su empresa petrolera, logrando con esto que muchos más se involucren con su petróleo. Si hace la oferta pública, esta empresa desbancará a Apple como la empresa con la mayor capitalización del mercado, ya que se considera que esta empresa vale por lo menos tres veces más que Apple. (Y pensar que muchos dicen que los commodities ya no valen y que las empresas tecnológicas son el futuro) Esto afectará de forma importante al país, ya que no somos un gran jugador en el juego del petrolero, de hecho, ya no somos un país petrolero, pero nos siguen tratando como tal y la famosa reforma energética llegó, y que bueno que llegó, pero tarde llegó y en el peor momento.

Ante esto, la volatilidad del tipo de cambio como platicábamos hace una semana, llegó para quedarse, con un techo de 20 pesos y un suelo de 17.50, haga sus previsiones estimado lector en esa banda.

Y si no fuera lo peor, el SAT en el segundo semestre del año, claro está después de las elecciones, hará valer las garras que se le dotaron en las reformas fiscales y veremos una andanada por cobrar hasta las piedras, porque si algo tendrá el gobierno es necesidad de efectivo.

Ante estos nubarrones, no queda más que prepararnos con un paraguas y un buen impermeable, esperemos que la tormenta no se convierta en diluvio.

 


[email protected]


Show Full Content
Previous De mozalbetes y cosas peores / De imágenes y textos
Next Realizará Jesús María una nueva edición del Miércoles Ciudadano
Close

NEXT STORY

Close

¿Cuándo fue que alcanzó el dinero sucio a los hombres limpios? / Reflexio semanero

12/08/2017
Close