Opinión

Breves apuntes de la historia de las elecciones en Aguascalientes (V) / Debate electoral

 

 

Siguiendo a Agustín R. González en su Historia del Estado de Aguascalientes, no existen indicios claros acerca de que el territorio que hoy comprende el estado estuviera poblado antes del siglo XVI, si bien se han encontrado algunos restos en diferentes zonas del territorio estatal que reflejan la existencia de habitantes fugaces.



Se dice que el primer español que pisó estas tierras fue el capitán Pedro Almíndez Chirino (o Alméndez Chirinos), natural de Úbeda, descendiente de judíos conversos ilustres con raíces en Guadalajara y Toledo, quien por órdenes de Nuño Beltrán de Guzmán penetró en la región de Aguascalientes, Altos de Jalisco, Zacatecas y en su expedición llegó hasta Sinaloa, en búsqueda de riquezas minerales. También la historia consigna que el presidente de la Real Audiencia y Cancillería de la Nueva Galicia, el doctor Jerónimo de Orozco, hizo merced de estas tierras en nombre del rey de España, a Juan de Montoro, Jerónimo de la Cueva, Alonso Alarcón y otras personas, en 1575.

No sin vicisitudes, el pueblo fundado por Juan de Montoro creció, ayudado un tanto el ser paso obligado entre las tierras ricas de plata del norte y la capital del virreinato. El 18 de agosto de 1611 una real provisión de la Audiencia de la Nueva Galicia la declaró villa. Ante un estricto modelo político encabezado por el rey en la península, en la naciente Aguascalientes, se estancó en manos de los nobles españoles la propiedad territorial, y con ello el monopolio político en manos de el señor, amo del feudo, quien era prácticamente dueño de la tierra y de su contenido, incluyendo los habitantes.

Ya durante el siglo XVIII, González consigna a diversos personajes como alcaldes mayores y algún subdelegado; y en uno de los documentos históricos donde se describe la Villa de Aguascalientes, se menciona una lista de nombres y cargos para el año de 1794, lo que nos da una idea de la multitud de funciones que se desempeñaban en la subdelegación: subdelegado, D. Pedro de Herrera Leiva; alcalde de primer voto, D. Antonio Díaz; alcalde de segundo voto, D. Santiago Moyeda; regidor alguacil decano, D. Juan de Silva; regidor fiel ejecutor, D. Manuel Solana; alférez real, vacante; alcalde provincial, vacante; depositario, vacante; regidor llano, vacante; juez teniente contador de menores, D. Cosme Flores; síndico procurador, D. Antonio de Guridi y Jáuregui; escribano, vacante; portero, D. José María Emasabel.

Durante los siguientes años, tanto los previos a la independencia, como durante la lucha, es difícil encontrar referencias a figuras políticas locales que nos muestren el panorama político de la entidad. En un informe del Ayuntamiento de 1813 consta que el diputado a Cortes de esta región era D. Cesáreo de la Rosa y que para 1814 los mandos civil y militar se concentraban en D. Felipe Terán, abuelo del que a la postre fuera gobernador, D. Jesús Terán Peredo.

Es sabido que durante la reyerta, los jefes militares tomaban la plaza haciéndose cargo de la administración efímera que duraba precisamente hasta que otro se hiciera de la plaza, aunque, a veces de manera simbólica, seguían funcionando las figuras de Ayuntamiento. Para ejemplo, a fines de 1820 se consigna entre los regidores del Ayuntamiento de la Villa a D. Valentín Gómez, D. Rafael Vázquez y D. Cayetano Guerrero.

Entre 1825 y 1830 el jefe político era José María Guzmán. Según el reglamento de los partidos expedidos por la legislatura de Zacatecas, el jefe político era al mismo tiempo presidente del Ayuntamiento. Así a Guzmán se le deben trabajos operativos, como la nomenclatura definida de las calles y su numeración, construcción de banquetas y puentes sobre el arroyo central. Secundaron sus esfuerzos López de Nava, José Francisco Chávez y Felipe Carrión, quienes al paso del tiempo dieron firmeza a la traza urbana de la villa, edificando lo que después sería conocido como La Escuela de Cristo, el Parián o el Jardín de San Marcos.

Aguascalientes se convertirá en estado, y se podrá estudiar de mejor forma, a partir del gobierno centralista de Santa Anna y su separación de Zacatecas, motivo de la siguiente columna la próxima semana.

 

Facebook.com/LanderosIEE | @LanderosIEE

 

The Author

Luis Fernando Landeros

Luis Fernando Landeros

No Comment

¡Participa!