Esfera Pública

La participación ciudadana como factor político

A la moda lo que te acomoda, y hoy está de moda que los ciudadanos participen de manera directa en los asuntos públicos, lo cual es deseable en una democracia moderna, sin embargo hay algo que hemos perdido de vista, las candidaturas independientes, la iniciativa ciudadana 3de3, la iniciativa transporte digno y otras iniciativas y mecanismos que generan los ciudadanos surgen por una deficiencia del sistema.

Me explico, y hay espacio para extenderme. Los partidos políticos surgieron con la idea de mediar entre la clase gobernante (burocracia) y los ciudadanos, así los ciudadanos que quisieran gobernar entrarían al partido político para competir por un cargo, mediante el mecanismo de elección propuesto, ya sea elecciones libres o asamblea partidista. Así los partidos políticos estaban en medio de los ciudadanos y de la clase gobernante, era el canal por el cual los ciudadanos accedían a la toma de decisiones. ¿Algo salió mal? Sí, muchas cosas, por no decir todo.

Los partidos políticos cerraron sus puertas a los ciudadanos, convirtiéndose en un grupo selecto que toma decisiones apoyado por las masas, así la renovación en las dirigencias y en las candidaturas son procesos largos que en muchas ocasiones pueden durar décadas, por eso se explica que los mismos que ocupan una diputación federal ocupen una senaduría, luego sean gobernadores, luego secretarios, luego dirigentes nacionales, luego alcaldes y así, la renovación llega de manera lenta, los procesos son cerrados y las cúpulas deciden.

A pesar de todo, el proceso de representación medianamente funcionaba hasta que el descaro fue evidenciado, la parálisis gubernamental y legislativa, los casos descarados de corrupción, la carente transparencia y la inexistente rendición de cuentas aunado al conflicto de interés, al cinismo de las fuerzas políticas, a la desaparición de la oposición, llevó a los ciudadanos a exigir espacios fuera de los partidos políticos, así las candidaturas independientes toman fuerza y para muchos serán la panacea en este 2016, en el 2017 y en el 2018.

Sin embargo, el origen de todo fue una falla del sistema, la falla de los partidos políticos, la falla e inoperancia de los gobernantes. Entonces la función primordial de las candidaturas independientes es presionar a los partidos para que renueven sus cuadros, para que gobiernen con más mecanismos de participación ciudadana y rindiendo cuentas, entonces no se trata de suplir a los partidos, que siguen siendo plataformas que impulsan ciudadanos a los cargos de gobierno, sino que se complementen candidaturas independientes y partidos políticos. Mejorándose el uno al otro.

Por otro lado, la iniciativa ley 3de3 es producto del mismo origen, la corrupción, la carente rendición de cuentas, los conflictos de interés y la parálisis gubernamental, así surge la iniciativa de exigir a los candidatos su declaración patrimonial, fiscal y de interés, luego surge la idea de llevarlo a la legislación y tipificar la corrupción, carente de regulación en nuestras normas. Sin embargo, una vez más estamos ante la falla de nuestro sistema.

¿No son suficientemente capaces los diputados para legislar por sí solos un problema público como la corrupción? ¿No identificaron que faltan sanciones severas a la corrupción? ¿Necesitan que los ciudadanos hagan su chamba? ¿O no les conviene legislarla? Es por eso que la iniciativa 3de3 surge de la falla del sistema y tampoco pretende suplir a los diputados, si bien es cierto que es una iniciativa más legítima que la de cualquier diputado por tener el respaldo de 290 mil ciudadanos, son los diputados quienes tendrán que hacer el trabajo legislativo, aprobarla, corregirla y discutirla.

Lo mismo con la iniciativa de transporte digno, surge por una deficiencia gubernamental para otorgar transporte digno a los ciudadanos, lo cual es su atribución y obligación, la iniciativa no es un capricho ciudadano, es la defensa de un derecho público.

No podemos estar cegados a que en el nuevo paradigma las instituciones gubernamentales y legislativas necesitan de los ciudadanos más de lo que creen, pero no son sustituibles. Me explico un poco, los gobiernos necesitan abrirse, presentar un reglamento novedoso de participación ciudadana en la que los ciudadanos elijan el destino del presupuesto, en la que los ciudadanos tomen decisiones y acompañen el proceso de la política pública, pero también se necesita un gobierno que marque rumbo institucional con una política de gobierno abierta y clara.

Lo mismo pasa en las esferas legislativas, los diputados necesitan reducir los porcentajes de iniciativas ciudadanas, facilitar la presentación de iniciativas a los ciudadanos comunes y corrientes para agilizar el proceso, pero también se necesitan diputados que vigilen el proceso legislativo, que discutan la ley, que la lleven a comisiones, que la aprueben y que la difundan, a final de cuentas esa es su chamba, por la que reciben un sueldo.

Ni las candidaturas independientes ni las iniciativas ciudadanas son la panacea y van a sustituir a nuestros gobiernos e instituciones legislativas, lo que sí van a hacer es mejorarlas, exigirlas al tope, profesionalizarlas y democratizarlas, por supuesto.

@PacoAguirre_

The Author

Francisco Miguel Aguirre Arias

Francisco Miguel Aguirre Arias

Director de La Jornada Aguascalientes e integrante del CPC del SEA de Aguascalientes. @PacoAguirre_ en Twitter

No Comment

¡Participa!