Querido Diario, de nuevo / País de Maravillas - LJA Aguascalientes
28/09/2022

 

Ya hace un par de años escribí por acá acerca de El diario de Ana Frank. Pero ahora, que está de moda despreciarlo, me dio el gusanito de volver a tocar el tema. Quizá alguna vez tendría que escribir largo y tendido sobre esa rara y fea costumbre de despreciar libros que son muy queridos para otras personas (como El Principito, que tiene su buena dotación de haters) o que gozaron de prestigio en otro tiempo pero que ahora -en algunos círculos- se leen bajo una luz distinta… y sin piedad (como esas críticas terribles a Mark Twain por usar la palabra nigger en su Huckleberry Finn, sin entender el contexto o el momento en que escribió). Pareciera que hay gente que sólo está esperando un acontecimiento, por vago que sea, para poder desacreditar a esos libros que otros aman. Y justo eso está pasando ahora con Ana Frank y su diario.

Para quienes no estén enterados, el chisme va así: por las leyes de derechos de autor en Europa, una vez que pasan 70 años de la muerte del autor, la obra pasa al dominio público. Dado que Ana Frank murió en 1945, este año su Diario entra en esta categoría. Pero la fundación que tenía los derechos de publicación arguyó que el padre de Ana, Otto Frank, es quien le dio forma al libro y que hizo tantos cambios en él que legalmente se le podía considerar autor. Como Otto murió en 1980, eso le habría concedido a la fundación la exclusividad de publicación hasta 2050, si mis matemáticas son correctas. Sin duda, era una argucia legal para mantener los derechos sobre la obra, y hubo quien estuvo de acuerdo y quien no. Por supuesto, abrió varias discusiones interesantes: Uno: si yo encuentro las cartas que se mandaron mis abuelos cuando eran novios, elijo cuáles usar y cuáles no, pulo la redacción y las convierto en un libro de amor con formato de correspondencia epistolar, ¿quién es el autor? ¿Mis abuelos o yo? Dos: Si hago todo eso de elegir, dar forma, re-redactar, quitar cartas… ¿puedo decir que se trata de la correspondencia real?

Lo peor del caso, olvidando un rato las hipotéticas cartas de mis abuelos y volviendo al Diario, es que esta discusión se polarizó muchísimo por dos razones principales: la sobrevaloración de los “hechos reales” de estos tiempos y el antisemitismo. Los adoradores del basado en hechos reales toman como una afrenta imperdonable que una obra se aleje aunque sea dos milímetros de lo que pasó o que el autor se tome cualquier libertad creativa; sin reflexionar ni tantito en que toda obra literaria tiene, en mayor o menor grado, esa libertad creativa ligada a la intención estética. Por su parte, los antisemitas aprovechan cualquier pretexto para negar los campos de exterminio, o al menos para minimizar sus alcances (la peor forma de justificarlos que he leído es “pues sí, murieron judíos, pero también gente de otras razas y credos”. Como si una cosa anulara la otra). La combinación ha dado como resultado una tendencia a considerar que el diario de Ana Frank es un fraude: “si el papá tiene derechos de autor, es que ella no escribió nada y la historia no sirve”. Algunos van más lejos: “y entonces no hubo holocausto” o “nos engañaron durante setenta años haciendo pasar una obra de ficción por documento histórico”.

Y pues no.

Porque el argumento de la fundación no es que Otto Frank se haya inventado el diario, sino que tomó las dos versiones que había del mismo (las dos escritas por Ana, lo que tampoco sería tan raro: en algún momento decidió pasarlo en limpio y modificar, quitar o borrar partes, ella misma, pensando que tras la guerra podría publicarlo) y las editó: transcribió ambas y las unificó para hacerlas más amables para un posible lector. Y es sabido que prefirió no incluir ciertos pasajes que hablaban de los problemas entre Ana y su madre y otros sobre su sexualidad (que se incluyeron en una edición más reciente). Pero, hasta donde yo lo veo, eso no convierte al diario en un fraude. Y que haya habido un editor ¿hace menos valioso el texto? Yo creo que al contrario: me parece genial que los lectores y los aspirantes a escritores sepan que de un borrador a un libro publicado hay mucho trabajo. Pero no todo mundo tiene que opinar igual, lo sé. Y no me parece mal que los lectores discutan al respecto, siempre y cuando lo hagan con argumentos y sin descalificaciones. En todo caso, con o sin intervención del editor, si tras leerlo un niño o una niña se queda con la idea de que cualquiera, sin importar su edad o circunstancia, puede ponerse a escribir, y que todos, sin importar raza o credo, tenemos derecho a una vida plena, ¿por qué tendría que valer menos la obra?


Show Full Content
Previous Informe sobre Desarrollo Humano (IDH) 2015 / El Apunte
Next Catolicismo y pobreza / El peso de las razones

1 thought on “Querido Diario, de nuevo / País de Maravillas

  1. Me encantaron tus argumentos. Soy maestra de Literatura En Ingles y estuvimos analizando el diario de Ana. Una de los primeras cosas que les pedi a mis alumnos de Secundaria fue el investigar y argumentar el por que el diario de Ana es el mas famoso de esa epoca y por que otros diarios no fueron elegidos para ese fin. Tus argumentos nos enseñan que la evidencia es basica en cualquier ensayo y que si no esta bien fundamentada , se viene abajo. Felicidades.

Comments are closed.

Close

NEXT STORY

Close

Aguascalientes ocupa el segundo lugar en el Índice de Estado de Derecho

25/10/2018
Close