Flaked y los chavorrucos / Bocadillo - LJA Aguascalientes
20/07/2024

Entre el declive del hipster o más bien su auge como el nuevo normal [hace años que Pull & Bear no se llenaba], y colindando con decirle godín a los oficinistas; se encuentra el fenómeno del chavorruco. Que en sí puede ser una combinación de las anteriores categorías. He visto a personas de 29 años que son llamadas chavorrucas simplemente por traer camisetas con monitos o usar accesorios infantiloides como mochilas o tenis poco serios. ¿Tan pecado es? Igual, a señores de 50 años comprando en “tiendas para chavos” y luciendo pantalones semientubados junto a camisas con estampados de anclas. Como es usual, toda la introducción es para hablar de una serie, Flaked, otra propuesta original de Netflix que fue opacada por lo brutal de Daredevil 2 y House of Cards.

La crítica gringa medio golpeó a Flaked por un cliché que la verdad importa un tanto: es otra historia acerca de un hombre en la mediana edad que busca redención. Oh sí, de vuelta al inicio de la era dorada de la tele, de vuelta a Tony Soprano y la alberca con patos. Don Draper, Walter White, Rick Grimes, Frank Underwood. En este caso el giro es que Chip, el protagonista encarnado por Will Arnett, es un chavorruco bien parecido que habita en Venice Beach y en realidad no sabemos de qué obtiene dinero o a qué se dedica, solamente que existe y pasa el tiempo en una bicicleta vintage con huacal incluído. El mismo caso para sus amigos o vecinos, que llenan un estereotipo diferente acerca de la gentrificación pero sin caer en lo visto en series como Silicon Valley.

 

Chip busca redimirse por manejar en estado de ebriedad y haber matado un hombre por su imprudencia al volante. Si estás pensando en un desenlace feliz para dicha historia, estás en lo correcto, ya que al final no resulta un rol tan oscuro pero tampoco quiero dar spoilers en este momento. El arco argumental del protagonista suena de flojera pero el ambiente de Venice Beach le da muchísimo color y es refrescante ver una zona no tan retratada en la televisión reciente. Otro plus es que el estilo visual de la serie es gracias a Wally Pfister, quien era el cinematógrafo de Christopher Nolan y ahora vive en un segundo aire gracias a Will Arnett. ¡Por ese nombre seguí viendo los capitulos!

Leía en Rolling Stone que el que Flaked se desarrolle en Venice Beach va de la mano con el chavorruquismo de los personajes ya que, cito del cocreador Mark Chappell, la gente allá no tiene demasiadas cosas que hacer y parecen demasiado relajados. Así que, si bien en ninguna reseña gringa he visto que definan a Chip y sus amigos como unos niñotes, los mexicanos al ver la serie lo primero que decimos es: cha-vo-rru-co. Considero que es un fenómeno curioso, ya que yo tengo 27 y mis padres trabajaron duro, tienen algunas aficiones pero su vida sigue siendo trabajar y ver alguna que otra película. Sus padres eran totalmente trabajo y sacrificio. Pero supongo que alguien diez años menor que mis progenitores, que ya se haya deshecho de la responsabilidad de sus hijos o no tengan, por supuesto llevarían una vida de ropa relajado, coches viejos y bonitos y temporadas largas en la playa. Lo que me da miedo es lo infantiloide de mi generación, con o sin hijos, en diez años.

¿Ver Flaked? Voto porque sí, mucho antes que comedias descerebradas o una historia más de hombres maduros. Hay que entrarle sabiendo que los capítulos son de media hora pero un tercio se va en visuales lentos pero hermosos de Venice, así como que la serie pasa rápidamente de una comedia inteligente a un drama medianón. La historia no es tan buena, los personajes sí y los visuales, chulada.

 

bocadillo.mx | @masterq



Show Full Content

About Author View Posts

Avatar photo
Francisco Trejo Corona

Coordinador en LJA.MX y Tercera Vía // @gonodropio en Twitter

Previous UAA celebra el Día Internacional de la Francofonía
Next Transporte digno, seguridad y salud, prioridades para candidata priista
Close

NEXT STORY

Close

Se implementará la oralidad también en los temas civil y familiar

25/07/2017
Close