Esfera PúblicaOpinión

Las campañas tienen que costar menos

En 2016 hay elecciones, paradigmáticas, son la consecuencia del proceso electoral de 2015 y la antesala del 2018. Significa mucho políticamente hablando, está Veracruz, está Tlaxcala, está Hidalgo, bastiones priistas, los dos últimos sin transición alguna. Está Chihuahua, está Aguascalientes, un estado que no quiere perder el PRI por la ubicación estratégica y económica, Oaxaca, Quintana Roo, Durango, estados donde la corrupción, algunos escándalos, ineficacia y más han abundado. Recordemos que los gobiernos salientes entraron a dos años de que saliera Calderón y salen a 4 años del gobierno de Peña Nieto. Están las dos minigubernaturas o los minidiputados que para armonizar los tiempos electorales se volverán a elegir dentro año y medio como Veracruz y Puebla.

Pudiéramos seguir hablando sobre las consecuencias políticas de estas elecciones pero quiero traer a esta esfera pública un tema de absoluta relevancia e importancia. Para estas elecciones los partidos políticos y candidatos independientes de manera individual tienen topes de gastos de campaña: por ejemplo en Tamaulipas el tope de gastos es de 103.38 millones de pesos, en Veracruz de 87.02 millones de pesos, en Oaxaca 62.82 millones de pesos, Chihuahua 48.39, Puebla 44.81, Aguascalientes 16.3 y Tlaxcala 13.35 millones. Estos millones de pesos es el tope de un solo candidato, cabe la posibilidad de que 5 candidatos a una gubernatura gasten casi el tope de gastos, por ejemplo en Veracruz, multipliquemos la cifra por 3 y son alrededor de 250 millones de pesos.

Otro dato para imaginarnos un poco la cantidad exorbitante de dinero que se gastará en las campañas es que solo para las 12 gubernaturas se registraron 67 candidatos postulados por partidos políticos y 9 candidatos independientes, en total 76 candidatos solo en las gubernaturas. Cabe destacar que los candidatos independientes tienen menor financiamiento público, sin embargo, algunas medidas como en Nuevo León o Jalisco el año pasado señalaron que deben de tener el mismo tope, por lo que su financiamiento privado es mayoritario.

A manera de ejemplo, expongo el caso de Nuevo León donde el tope de gastos era de 49 millones de pesos, se reportó que el actual gobernador Jaime Rodríguez había gastado 8.9 millones de pesos, la candidata del PRI-PVEM 42.3 millones de pesos y el candidato del PAN 39.4 millones de pesos. Por lo que entre los tres candidatos se gastaron alrededor de 90 millones de pesos, claro según lo reportado al INE, que en el caso del Bronco faltó reportar 898 mil pesos por 13 inserciones que no se reportaron y 5 espectaculares tampoco reportados en sus gastos.

Esta cantidad es poca, comparada al tope de gastos en Tamaulipas donde un solo candidato puede gastar hasta 103 millones de pesos. ¿La diferencia? Que en Tamaulipas es legal gastarse hasta cien millones y que en Nuevo León se tienen que hacer mecanismos de evasión, opacar las cuentas y utilizar recursos en especie. Sé que no es del todo responsabilidad de las autoridades electorales sino del legislador y de la voluntad de los candidatos, por lo que es imposible monitorear por ejemplo, playeras para los ciudadanos: si yo reporto que compré mil playeras ¿cómo compruebas que no fueron diez mil? ¿Contando a cada uno de los ciudadanos? ¿Entrando al closet de cada uno de los ciudadanos? Así los partidos políticos hacen trampa en el reporte de sus gastos.

Si Jaime Rodríguez Calderón gastó casi 10 millones de pesos en campaña, según los reportes al INE. ¿Por qué los demás partidos y candidatos no pueden gastar menos? Las campañas políticas deben ser más baratas, esto no se trata de sobre regular las campañas, de por sí ya sobre reguladas, se trata de una transformación cultural en la manera de hacer campañas políticas. Hay despilfarro de dinero en playeras, artículos como bolsas, paraguas, calcomanías, plumas, lápices, vajillas, tazas, algunos hasta cubiertos, que en realidad no aportan al objetivo principal de las campañas políticas que es presentar propuestas para que el ciudadano decida la manera en que quiere ser gobernado.

Las campañas pueden salir más baratas si dejamos de gastar en esos artículos que mercantilizan la política, gana el que tenga más posicionamiento de marca y no de ideas, las campañas pueden salir más baratas si en los eventos públicos no se contratan bandas de música popular como si fuera un circo y se dieran mejor discursos ideológicos como el del Colosio en el 94. Las campañas pueden salir más baratas si se privilegia el contenido inteligente en redes sociales y no los spots de canciones pegajosas sin sentido en televisión y radio.

No podemos seguir permitiendo que las campañas políticas las ganen el que tenga más dinero, así el círculo vicioso será imparable, después de gastar cincuenta o cien millones de pesos. ¿Qué es lo que se espera de los gobernantes? Que recuperen la ganancia por supuesto, nadie invierte tanto sin ganar un poco, al fin y al cabo la corrupción, el saqueo y robo son consecuencia de esta mercantilización de las campañas y monetización de la política.

 

@PacoAguirre_

The Author

Francisco Miguel Aguirre Arias

Francisco Miguel Aguirre Arias

Director de La Jornada Aguascalientes e integrante del CPC del SEA de Aguascalientes. @PacoAguirre_ en Twitter

No Comment

¡Participa!