Un bólido sobre el centro de México – LJA Aguascalientes
24/09/2020


  • Los eventos luminosos causados por estos objetos menores del Sistema Solar se denominan meteoros y si su brillo es mayor al de Venus se llaman bólidos.

 

El 21 de mayo, a las 1:48 horas, un objeto luminoso, seguido de una fuerte explosión, atravesó los cielos de varios estados del centro de México. A juzgar por los múltiples testimonios de personas que lo observaron y escucharon y por las imágenes de cámaras de seguridad, el objeto de esta madrugada fue un bólido o bola de fuego.

“En redes sociales se ha mencionado que se trató de un meteorito. Sin embargo, los meteoritos son objetos que impactan en la superficie de la Tierra, lo cual no puede afirmarse en este caso”, comentó en entrevista el doctor José Ramón Valdés Parra, investigador del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE).

El  Sistema Solar se formó hace unos 4500 millones de años a partir de una nube interestelar compuesta principalmente de hidrógeno y helio, además de un porcentaje muy bajo de otros elementos más pesados.

“Un meteorito es un residuo de la formación del Sistema Solar. Los meteoritos ingresan a nuestro planeta y llegan al suelo, sus tamaños van desde un grano de arena hasta unas decenas de metros, su composición es diferente con respecto a la proporción de los elementos que encontramos en la Tierra. Conocer más sobre ellos  nos permite entender mejor cómo se formó el Sistema Solar”, explicó el astrónomo.

Añadió que en algunas ocasiones observamos en el cielo estrellas fugaces o meteoros y la mayor parte de estas rocas del espacio se desintegran al entrar en la atmósfera. Sólo cuando llegan al suelo es que las consideramos meteoritos y las podemos estudiar.

Los eventos luminosos causados por estos objetos menores del Sistema Solar se denominan meteoros y si su brillo es mayor al de Venus se llaman bólidos.

“Un 86 por ciento de los meteoritos son del tipo condritas, compuestos de silicatos y otros elementos; un ocho por ciento son acondritas, muy parecidas a la rocas volcánicas terrestres; el cinco por ciento son metálicos, formados principalmente de hierro y níquel; el uno por ciento restante son una mezcla de hierro-níquel y minerales de silicato”, precisó el doctor Valdés

El INAOE participa en la campaña internacional del monitoreo de asteroides y objetos cercanos a la Tierra con el objetivo de determinar sus elementos orbitales precisos y propiedades físicas. “En esta campaña se observan los asteroides de mayor tamaño utilizando los telescopios del INAOE, la Cámara Schmidt de Tonantzintla y el telescopio del observatorio Guillermo Haro de 2.1 metros en Cananea, Sonora”. Apuntó que recolectar los residuos de un objeto como el que surcó los cielos del centro de México es madrugada es complicado ya que no se conoce con certeza su trayectoria ni el sitio exacto sobre la superficie de la Tierra donde explotó.

Los objetos más pequeños, de unas decenas de centímetros, probablemente como el que generó el bólido de esa madrugada, son muy difíciles de detectar con anticipación, lo que provoca que estos eventos sean prácticamente impredecibles.

Con información de Agencia Informativa Conacyt

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous Cierres de campaña en Asientos, Calvillo y el Llano
Next Propone Teresa Jiménez la Red Municipal de Incubadoras de Proyectos Tecnológicos
Close

NEXT STORY

Close

Próxima, la regularización del outsourcing en México

20/01/2020
Close