Día Mundial contra el Trabajo Infantil - LJA Aguascalientes
24/07/2024

 

  • En México, la tasa de ocupación de la población de 5 a 17 años en 2013, fue de 8.6%, correspondiente a 2.5 millones de niñas, niños y adolescentes que realizan alguna actividad económica.
  • El principal sector de actividad en el que está inmersa la población de 5 a 17 años que trabaja es el agropecuario (30.5%), seguido del comercio y servicios (25.9 y 24.6%, respectivamente).
  • Cinco de cada 10 (45.9%) niñas, niños y adolescentes ocupados, no recibe un ingreso; y  29.3% trabaja 35 y más horas a la semana.

 

La tasa de inasistencia escolar de las niñas, niños y adolescentes de 5 a 17 años es de 7.2 por cada 100; entre los ocupados, esta tasa aumenta a 36 de cada 100.

 

Se estima que en el año 2012 en el ámbito mundial, 168 millones de niños de 5 a 17 años se encontraban en situación de trabajo infantil, cifra que representó 11% del total de la población para este grupo de edad.

 

La Unicef define infancia como “una época valiosa en la que los niños y las niñas deben vivir sin miedo, seguros frente a la violencia, protegidos contra los malos tratos y la explotación. Como tal, la infancia significa mucho más que el tiempo que transcurre entre el nacimiento y la edad adulta. Se refiere al estado y la condición de la vida de un niño, a la calidad de esos años”.

Por esta razón, en el ámbito internacional se han trazado pautas para la defensa y protección de las niñas y los niños, reconociéndolos como agentes sociales y titulares activos de sus propios derechos. En este sentido, el trabajo infantil ha sido uno de los temas considerados en la búsqueda de su protección y defensa.

La Convención sobre los Derechos del Niño en su artículo 32, obliga a los Estados Miembros a proteger a los niños de ser víctimas de explotación económica y de desempeñar cualquier trabajo que pueda ocasionarles daño, entorpecer su educación o que sea perjudicial para su salud o su desarrollo físico, mental, espiritual, moral o social; por tanto, precisa fijar edades mínimas para trabajar; reglamentar horarios y condiciones de trabajo; así como establecer sanciones al incumplimiento de dichas reglas[2].


La legislación nacional en materia laboral establece en la fracción III del apartado A del artículo 123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos: “Queda prohibida la utilización del trabajo de los menores de quince años. Los mayores de esta edad y menores de dieciséis tendrán como jornada máxima la de seis horas” [3].

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) instituyó el 12 de junio como el Día Mundial contra el Trabajo Infantil y para este año invita a trabajar en su erradicación en las cadenas de producción. En el marco de esta conmemoración el INEGI, con información del Módulo de Trabajo Infantil (MTI) 2013, presenta indicadores que permiten conocer el monto y características de la población ocupada de 5 a 17 años.

Definición de trabajo infantil

 

La OIT define el trabajo infantil como aquel trabajo que los niños no deberían realizar porque son demasiado jóvenes, y para el caso de que no lo sean, porque el trabajo es peligroso para ellos. El convenio 138 de la OIT sobre la edad mínima de admisión al empleo, sugiere que sea de 15 años, en virtud de ser la edad media a la que finaliza la escolaridad obligatoria. Más adelante, el mismo organismo adopta el convenio 182 sobre la prohibición de las peores formas de trabajo infantil, y la acción inmediata para su eliminación[4], ambos convenios han sido ratificados por el Estado Mexicano.

La información que aquí se presenta parte de un concepto amplio de trabajo que considera toda actividad económica destinada a producir o proporcionar bienes y servicios para el mercado o la producción para el autoconsumo en el sector primario. Además, se establece como límite superior de edad los 17 años cumplidos, en virtud de que la Convención y Convenios Internacionales reconocen como niño a todo ser humano menor de dieciocho años. Por su parte, el límite inferior de edad se establece en cinco años de edad, con base en las experiencias internacionales en la recolección de datos sobre el trabajo infantil[5].

El trabajo infantil en el ámbito mundial

De acuerdo con las estimaciones mundiales publicadas por la OIT durante el periodo 2000-2012, el trabajo infantil en el ámbito mundial disminuyó, pasando de 246 millones en el año 2000 a 168 millones en 2012 con mayor disminución del trabajo infantil entre las niñas, con una reducción del 40% en comparación con el 25% en el caso de los niños. No obstante la disminución del total de niñas, niños y adolescentes ocupados, persiste un reto importante, pues se estima que casi la mitad de los niños en situación de trabajo infantil (85 millones) realizan trabajos peligrosos, clasificada como una de las peores formas de trabajo infantil.

El trabajo infantil en las cadenas de producción

Se entiende por cadenas de producción al “conjunto de agentes económicos interrelacionados por el mercado desde la provisión de insumos, producción, transformación y comercialización hasta el consumidor final”. Para este año la OIT exhorta a erradicar la participación de las niñas, niños y adolescentes en las diferentes fases de la cadena de proveedores, y señala: “Ya sea en el sector de la agricultura, la pesca, la manufactura, la minería, los servicios o de la construcción, ya sea a nivel nacional o mundial, pueden involucrar a algunos de los 168 millones de niños que siguen aún en situación de trabajo infantil. La eliminación del trabajo infantil en las cadenas de producción es cosa de todos, y requiere el compromiso de los gobiernos, las organizaciones de empleadores y de trabajadores, así como de las propias empresas”.

El organismo internacional también señala que el trabajo infantil está presente en muchas ocupaciones, especialmente en las economías rural e informal, y en ámbitos desprovistos de seguridad y normatividad del mercado laboral, en los que sindicatos y organizaciones de empleadores suelen ser débiles o inexistentes, así como en los ámbitos en que la supervisión laboral no está presente. El trabajo infantil en las cadenas de producción existe en los talleres pequeños o en los hogares, lo cual dificulta su identificación y por tanto, su erradicación.

En la Declaración tripartita de principios sobre las empresas multinacionales y la política social de la OIT[10] se indica claramente que todas las empresas tienen la responsabilidad de respetar la legislación nacional y de contribuir a la realización de todos los principios y derechos fundamentales en el trabajo, incluida la eliminación del trabajo infantil, tal como se define en los Convenios de la OIT sobre la edad mínima (núm. 138) y sobre las peores formas de trabajo infantil (núm. 182) a escala internacional; sin embargo, la OIT estima que un número mucho mayor trabaja en la producción de artículos destinados al consumo nacional.

El trabajo infantil en México

En México, el MTI muestra que en 2013, la tasa de ocupación de la población de 5 a 17 años era de 8.6, correspondiente a 2.5 millones de niñas, niños y adolescentes que realizan alguna actividad económica; de ellos, 67.4% son niños y 32.6% son niñas.

De 2007 a 2013 se reportó una disminución de 1.1 millones de niñas, niños y adolescentes desempeñando alguna actividad económica, cifra que pasó de 3.6 millones (12.5%) a 2.5 millones (8.6 %). Por sexo, en 2013 la tasa fue de 11.4 por cada 100 niños y para las mujeres, de 5.8 por cada 100 niñas.

El análisis del trabajo infantil por grupos de edad muestra que del total de niñas, niños y adolescentes ocupados, 15.1% tiene de 5 a 11 años; 26% son adolescentes de 12 a 14 años; mientras que la mayor proporción se presenta en el grupo de adolescentes de 15 a 17 años (58.9 %). Lo anterior muestra que cuatro de cada 10 niñas, niños y adolescentes ocupados son menores de la edad mínima de admisión al empleo.

Del total de niñas, niños y adolescentes ocupados de 5 a 17 años, 49.1% también estudia y realiza quehaceres domésticos; 14.9% únicamente combina el trabajo con los estudios; 24.3% combina el trabajo únicamente con quehaceres domésticos; y 11.7% solo trabaja. Por sexo, seis de cada 10 niñas y adolescentes mujeres (61.0%) realizan quehaceres domésticos y estudian, además de estar inmersas en actividades laborales; situación que se presenta en 43.3% de niños y adolescentes varones.

Garantizar la asistencia escolar de todas las niñas y niños es un derecho fundamental y además es un factor que contribuye a prevenir y erradicar el trabajo infantil; la tasa de inasistencia escolar total de las niñas, niños y adolescentes de 5 a 17 años es de 7.2 por ciento. Sin embargo, por condición de ocupación, 36% de los ocupados no asisten a la escuela, frente a 4.5 por cada 100, en el caso de aquellos que no trabajan.

 

Situación del trabajo de niños y adolescentes ocupados

Para 2013, el principal sector de actividad en el que está inmersa la población de 5 a 17 años que trabaja es el agropecuario (30.5%), seguido del comercio y servicios (25.9 y 24.6%, respectivamente). Por sexo, el sector en el que más se ocupan los hombres es el agropecuario (39.6%), en tanto que las mujeres se ocupan más en el comercio (38.6 por ciento).

Según los grupos de ocupación, hombres y mujeres de 5 a 17 años ocupados, participan principalmente en actividades elementales y de apoyo: 62.5 de cada 100 niños y 40.8 de cada 100 niñas. Sin embargo, otro importante grupo de ocupación de las niñas se centra en actividades comerciales, pues una de cada tres niñas y adolescentes de 5 a 17 años (33.3%) se ocupan como comerciantes, empleadas en ventas y agentes de ventas.

El Banco Interamericano de Desarrollo señala algunas condiciones de trabajo infantil inadecuadas que pueden determinar que el trabajo se convierta en una actividad de riesgo; una de ellas es la duración de la jornada por encima del límite legal permitido. En México, la jornada de trabajo de los menores de dieciséis años no puede exceder de seis horas diarias; sin embargo, 29.3% de la población de 5 a 17 años ocupada trabaja 35 y más horas a la semana.

En cuanto a la remuneración por su trabajo, la información muestra que 45.9% de la población infantil que realiza actividades económicas no recibe un ingreso, seguidos por aquellos que reciben hasta un salario mínimo (28.4%) y solamente 1.2% perciben ingresos mayores a tres salarios mínimos.

Los motivos que llevan a los niños, niñas y adolescentes a trabajar pueden ser de distinta naturaleza: 23.3% del total de la población de 5 a 17 años ocupada declaró que trabaja para pagar su escuela o sus propios gastos; 22.5% porque el hogar necesita de su trabajo y 22.4% por gusto o solo por ayudar. En lo que respecta a la persona para quien trabajan, 6 de cada 10 (61.7%) lo hacen para un familiar.

Con esta información, el INEGI brinda indicadores para el conocimiento de la situación y las características del fenómeno del trabajo infantil en nuestro país. Consulte este documento en la Sala de Prensa del INEGI en: http://goo.gl/LJXqVX

Bibliografía

INEGI, (2014), Resultados del Módulo de Trabajo Infantil (MTI) 2013: Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, Aguascalientes: Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

OIT (2008), Resolución sobre las estadísticas del trabajo infantil. Adoptada por la decimoctava Conferencia Internacional de Estadísticos del Trabajo (noviembre-diciembre 2008). Recuperado

http://goo.gl/grXJqh.

OIT-IPEC (2009) Demos una oportunidad a las niñas – Luchar contra el trabajo infantil: Una clave para el futuro, (resumen para la prensa), Oficina Internacional del Trabajo, Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC), Ginebra: OIT.

OIT-IPEC (2014), La acción del IPEC contra el trabajo infantil 2012-2013: Avances y prioridades futuras, Oficina Internacional del Trabajo, Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC), Ginebra: OIT.

Padrón y Navarrete (2012), “Una mirada sobre el trabajo infantil en México, El Módulo de Trabajo Infantil de la ENOE”, Coyuntura Demográfica, 2. 75-80.

REDIM (2014), La Infancia Cuenta en México 2014, Subsistema de Protección Especial de los Derechos de la Infancia en México. México: Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM).

Tomta, D. y Chiatchoua, C. (2009). Cadenas productivas y productividad de las Mipymes.http://goo.gl/6xr4JI, 3 de mayo de 2016.

UNICEF (2014), ESTADO MUNDIAL DE LA INFANCIA 2015: RESUMEN. Reimaginar el futuro. Innovación para todos los niños y niñas. Nueva York: Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

 

[1]  UNICEF. Definición de infancia.

http://goo.gl/iagxzt, 2 de mayo de 2016.

[2] UNICEF (2006). Convención sobre los Derechos del Niño, Madrid: UNICEF Comité Español, http://goo.gl/dUz67, 27 de abril de 2016

[3] Diario Oficial de la Federación, Decreto por el que se reforma la fracción III del apartado A del artículo 123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. México, D.F., a 4 de junio de 2014. http://goo.gl/XFo1Dg, 20 de junio de 2016.

[4] OIT (2015). Versión de los Convenios de la OIT sobre trabajo infantil destinada a los jóvenes, http://goo.gl/bFEBP3, 4 de mayo de 2016.

[5] INEGI (2014). Módulo de Trabajo Infantil (MTI) 2013: Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo: documento metodológico, http://goo.gl/AMZYMb, 2 de mayo de 2016.

[6] Íbid., p. viii.

[7] OIT-IPEC, (2013), Medir los progresos en la lucha contra el trabajo infantil – Estimaciones y tendencias mundiales entre 2000 y 2012. Ginebra: OIT, p.3.

http://goo.gl/KoFxvI, 2 de mayo de 2016

[8] SEGOB. Ley de desarrollo rural sustentable del estado de Jalisco.

http://goo.gl/OKDrsY, 6 de mayo de 2016.

[9] OIT (2016). Erradicar el trabajo infantil en las cadenas de producción ¡Es cosa de todos!, http://goo.gl/qLv5z, 4 de mayo de  2016.

[10] OIT Declaración sobre las Empresas Multinacionales, 2006. Oficina Internacional del trabajo OIT. http://goo.gl/CGRQy2, 17 de mayo de 2016.

[11] OIT (2010). Intensificar la lucha contra el trabajo infantil. Conferencia Internacional del Trabajo.99ª reunión, 2010. Informe I (B) http://goo.gl/rf7XZn, 9 mayo de 2016

[12] Becerra, Abigail (2005), Trabajo infantil en México. Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública, http://goo.gl/9eTYcj.

 


Show Full Content