Esfera Pública

El país en tiempos de Facebook, Twitter y Periscope

 

 

En su artículo, Noé García hace mención al término “mal humor social” para describir cierto desbordamiento del malestar social después de las elecciones, destaca el hecho que se refleja en el descontento por la llamada Reforma Educativa, en entidades como Oaxaca donde se pasó de la protesta a la revuelta social. En el país se están registrando molestia de diversos sectores además de los profesores, donde destaca la protesta de médicos y en las últimas fechas la protesta del sector empresarial por la iniciativa 3de3.

La protesta social es un derecho de todo grupo para fortalecer la vida democrática de un país, ésta expresa los intereses y las ideas de los grupos que conforman nuestra nación y el gobierno debe dialogar y darle un cauce en el marco de las instituciones. No obstante, destaca las últimas manifestaciones en la Ciudad de México en las cuales la autoridad ha prohibido tajantemente la libre manifestación en las calles, al impedir el paso de manifestantes al Zócalo, las escenas de cada manifestación se asemejan más escenas de la película de V de Vendetta que a un proceso de entendimiento democrático que tenga como prioridad los consensos por encimas de los disensos.

Nadie pone en duda la necesidad de una Reforma Educativa en el país. No obstante, la forma es fondo y la experiencia en otros países es que se genera un fuerte desgaste y al final las ganancias son muy pocas. En México se empezó por evaluar a los profesores, pero quedan varias preguntas en el aire ¿Cuándo es la fecha para evaluar a los senadores y diputados?, ¿Cuándo se va evaluar a la clase gobernante?, ¿Cuándo van aceptar éstos la revocación de mandato?              

Los dardos están cargados para los maestros, pero se ignora la piedra angular del descontento social: la enorme corrupción e impunidad que hay en este país. Y no hay indicios claros que se vaya atacar de forma frontal, al sindicato oficial de maestros nadie les pide cuentas, pueden utilizar recursos de éstos para fomentar préstamos con altas tasas de interés y al momento del a quiebra y las autoridades interviene para tapar el vacío financiero y la pregunta que se vuelve hacer: ¿Dónde quedó la lucha contra la corrupción?

Este juego es peligro, es decir, hágase la ley en los güeyes de mi compadre. La sociedad está cada vez más informada, Facebook, Twitter y recientemente Periscope han contribuido a impulsar la consolidación de los sistemas democráticos más que ninguna institución en el país y conste que éstos no cuestan nada al presupuesto público. Hoy se transmite en tiempo real cualquier represión contra manifestantes y hay una difusión impresionante de cualquier atropello a la ciudadanía.


Contesta esta encuesta sobre la corrupción en Aguascalientes y gana una tarjeta de regalo de Amazon


Usualmente los individuos son adversos al riesgo, esto es, evitan confrontaciones contra la autoridad y muestran apatía a la lucha por sus derechos. Sin embargo, cuando la sociedad registra una pérdida de bienestar, tiene ínfimos salarios y tarda toda una vida para pagar una modesta vivienda, mientras que los políticos con poco tiempo en el poder tienen para adquirir grandes fortunas. Los individuos pasan de ser adversos a amantes al riesgo, dejan de ser pasivos y destruyen el status quo para dar cabida a uno nuevo. Y lo hacen porque es claro que ya no tiene nada que perder.

Lo que al final estamos viendo en el fondo es un hartazgo social, unos lo manifiestan con protestas más extremas otros con la simple toma del Ángel de la Independencia, pero todos enfocados en el rechazo al estado actual, apostarle al olvido, la cerrazón y la intolerancia en tiempos de Facebook, Twitter y Periscope suele ser muy peligroso, y como como comenta Noé García está la percepción que si persiste la inconformidad se va a convertir a extender y elevar, y sus consecuencias pueden ser devastadoras. El país podría estar en un escenario complicado.       



The Author

Fernando Aguilera Lespron

Fernando Aguilera Lespron

No Comment

¡Participa!