Opinión

Solicitud de empleo / De imágenes y textos

Ya sabe, estimado lector, pareciera que estas fechas son buenas para trabajar con paga decorosa, como dios manda, eso de andar haciendo obra civil de fin de sexenio y trienio refleja que la economía de ésta vapuleada tierra bendita del señor se está levantando, o como le digo, por lo menos eso parece. Qué tal la nueva sala de conciertos dentro del ahora Complejo Cultural de las Tres Centurias, qué lástima que los proyectistas no se percataron que a unos cuantos metros pasa el ferrocarril, una de las más bellas y ruidosas piezas de la ingeniería mundial. Qué me dice del ahora sí casi terminado Hospital Hidalgo, o del centro de convenciones de la Isla San Marcos, no cabe duda que ya es una tradición este tipo de actividades, tan conocidas como el famoso año de Hidalgo en la administración pública. Qué lectura me arroja, la reflexión de bote pronto y sin más argumento que la razón misma, me hace pensar como todos los mexicanos lo hacemos, lo traemos en nuestro ADN; hipotéticamente, usted trabaja para el gobierno, y es burócrata de alto nivel, de esos que dicen que por fin la Federación se apiadó y que después de tanto luchar, pelear como una fiera le soltaron el recurso que desde hace tres años le habían prometido, ¿qué hace ante tal situación? Lo que todos los mexicanos haríamos, ejercerlo cabalmente y de manera ordenada; en el caso de la obra civil reporta y hace público que el costo de la construcción X es de 500 millones de pesos, cuando en realidad dicha obra vale la mitad, es decir, 250 millones de pesos, el resto ya se la sabe…

Y no me diga que no, esa es la obra de fin de sexenio, la única y verdadera razón por la cual los gobiernos cierran fuerte su administración. ¿Detona la economía? Claro, es un hecho, se generan empleos temporales pagados decorosamente, por un momento pasamos de ser maquiladores a constructores, a quién no le gusta acabar un ciclo llevándose su aguinaldo aunque no sea diciembre, a final de cuentas es el cierre de un ciclo.

Por eso pienso, como ciudadano común y corriente, que es buen momento para meter solicitud de empleo, hasta en los negocios de las avenidas veo letreros donde solicitan personas para atender el mostrador; en las universidades se arman las programaciones académicas y los coordinadores escenifican una lucha campal por encontrar a los mejores docentes del pueblo, y ellos tan divos y arrogantes (los profesores) se dan el lujo de decir “déjame ver, por que la Tecnológica me llenó mi carga”. Qué me dice de las personas que apoyan en el aseo doméstico, es temporada difícil, pareciera que todas están ocupadas en la línea de producción de alguna planta automotriz. Qué bonito, no cree, eso quiere decir que el que no tiene trabajo es porque no quiere, no por la parálisis económica por la que atraviesa el país entero, ¿qué? ¿estaremos catalogados como uno de los mejores entidades para vivir?

Por eso vamos metiendo solicitud de empleo, que tal si en una de esas nos hacen caso y conseguimos un buen trabajo en el Gobierno del Estado azul, búsquele, ya sea empleo directo o indirecto, se acaba la obra se sexenio pero inicia la nueva era, el verdadero momento que todos esperamos, el desarrollo económico, la paz social, la educación de calidad, el desarrollo sustentable, la administración pública transparente, el adiós a los excesos en la cúpula del poder estatal, la madurez y cabalidad de los gobernantes, todo lo que hemos soñado se hará realidad, si así Aguascalientes es casi de primer mundo ahora, querido lector, con el contador podremos ser la Andorra de las Américas.

Cerrando como lo está haciendo la administración del ingeniero, sin duda ejemplo a seguir en el ámbito mundial, y arrancando con el pie derecho como lo presume el contador, estamos más que blindados, tenemos asegurado nuestro futuro, se imagina si Hillary hace historia con los vecinos del norte, porque así está escrito en el guión, sí ella se convierte en la mujer más poderosa del planeta aún más que Ángela Merkel, ¿por qué no pensar que el contador está construyendo su trampolín de seis largos años para también hacer historia en América del Norte como el hombre que regresó a los azules a Los Pinos, o acaso es otra su intención, me refiero a que no creo que quiera trabajar por y para nosotros por compromiso social y moral, sino por llegar a la grande y hacerse de todo el poder, él ya trabajó la paciencia y la tolerancia por un sexenio, ya supo cómo tener otro cargo público mientras se abre vacante en el empleo que realmente le interesa, si bien los tiempos políticos no coinciden, en una de estas nos sorprende con la petición de licencia para separarse del cargo, como lo hizo Felipe, lo recuerda, esas oportunidades solamente una vez en la vida.

Por cierto, el contador dijo que el 1 de diciembre, aunque la ley le da un plazo de seis meses para entregarlo, presentará el Plan Estatal de Desarrollo, para que veamos todos nosotros que viene con todo, que se la va a tomar en serio y que trae rete hartas ganas de chambear, ¿será?

Llene su solicitud de empleo y, sí se lo topa, entréguesela, no lo busque porque es más fácil encontrar a Hillary que a él, no hable con sus colaboradores más cercanos porque en este momento están más elevados que Trump, no intente mandar un WA al conocido que trabaja con los azules para decirle que le haga una cita con el contador porque lo van a dejar en visto, es mejor cazarlo como a los Pokemones, tómelo por sorpresa, no lo busque porque nunca lo va a encontrar, lo tienen que cazar, lleve consigo todos los días su solicitud de empleo, su proyecto ejecutivo para mejorar lo que usted considera que hace falta, también cargue con su CV bien elaborado y ni así le puedo garantizar que su propuesta por un Aguascalientes mejor o sus intenciones por colaborar en la administración del contador lleguen a algún escritorio, tal vez se queden en la camioneta y después en los botes de basura de algún autolavado, está en nuestro ADN, recuérdelo, primero los compromisos por saldar, aquellos que se hicieron durante la campaña, luego el círculo cercano, los azules que ya les toca un hueso, luego los amigos de toda la vida, después los parientes de los amigos de toda la vida, tal vez los conocidos de los parientes de los amigos y por último usted, yo, los ciudadanos comunes y corrientes, así son las cosas aquí estimado lector, vivimos en México, el compadrazgo arraigado hasta los huesos, pero como soy optimista y la esperanza es lo último que se pierde le recomiendo cargue todos los días con su solicitud de empleo con foto actual, que tal si es nuestro día de suerte.
ericazocar@hotmail.com | @ericazocar

The Author

Eric Azócar

Eric Azócar

1 Comment

  1. José Chavira Carrasco
    28/07/2016 at 19:33 — Responder

    Inocente paloma, de hambre morirás.

¡Participa!