Cultura

El arte como puente entre fronteras cada vez más xenofóbicas

  • El arte ha afianzado la unión de los países latinoamericanos: García Canclini
  • El antropólogo aseguró que se realizan acciones xenofóbicas a pesar de la globalización del mundo

 

En las instalaciones del Museo Espacio, el antropólogo Néstor García Canclini expuso su cátedra Artes, Modos Experimentales de Convivir en la Desglobalización, donde criticó cómo a pesar de que la sociedad actual se considera en un proceso de globalización, se continúan construyendo muros entre los países, para lo cual propuso el arte como un puente entre ellos.

García Canclini es un antropólogo y crítico de arte nacido en La Plata, Argentina, que radica desde la década de los 70 en la Ciudad de México; está de visita en Aguascalientes para dar un par de cátedras sobre la importancia del arte en un proceso al que llamó desglobalizador.



Según el también investigador emérito del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, a pesar de que se dice que actualmente el mundo se encuentra en un proceso de globalización, lo cierto es que las acciones xenofóbicas son cada vez más intensas.

Ejemplificó esa situación con el Muro de Berlín cuya destrucción al final de la década de los 80 significó una esperanza para la apertura de fronteras de los países; sin embargo, cada vez son más los que tienen muros que los separan de sus vecinos como la península Coreana que está dividida en dos, Ceuta y Melilla que se separan con militares y vallas del resto de África, o la propuesta de ampliar el muro entre México y los Estados Unidos por la que ha dado de qué hablar el candidato a la presidencia americana Donald Trump.

García Canclini desmintió que en la actualidad la humanidad viva en una cultura de la migración, sino al contrario, se vive en una cultura del sedentarismo pues apenas 244 millones de personas son las que están fuera de sus países de origen, lo cual representa tan sólo el 3.2 por ciento de la población global mundial.

Sin embargo, el antropólogo aseguró que lo que no están haciendo las políticas en pro de la globalización, lo está haciendo el arte y la cultura; en ese sentido habló de cómo a pesar de que los países latinoamericanos geográficamente se encuentran muy alejados, siguen afianzándose los lazos gracias al intercambio cultural y artístico.

Por otro lado el arte no sólo es el puente para conectar a los países, sino que incluso es crítico de la separación; Yukinori Yanagi, se destacó con una obra en la que tenía hormigas vivas habitando en recipientes con arena interconectados, la arena formaba banderas de los países del mundo, pero se fueron deformando al mezclarse debido al movimiento de los propios insectos que representaban a los trabajadores moviéndose en los países alrededor del mundo.

También mencionó la obra del Caballo de Troya del tijuanense Marco Ramírez, un equino construido en madera tal y como el de la leyenda antigua, sólo que a diferencia de este, estaba conformado por dos cabezas las cuales representaban que el intercambio cultural no sólo está ocurriendo desde los Estados Unidos hacia México, sino al revés y de vuelta.

A pesar de esto, el antropólogo lamentó que aunque se dice que los países occidentales están recibiendo material de todo el globo, lo cierto es que estos no logran entender el arte y la cultura de otros lugares.

El investigador expresó, “hay una ilusión de que el repertorio del mundo está en nuestras manos” pero en algunos países del medio oriente se tiene prohibido escuchar música occidental mientras que en occidente la gente no se esfuerza por entender la música que viene del oriente, de esta forma, de país a país se ofrecen versiones resumidas del arte y la cultura de los otros, lo que ha generado que la diversidad se uniforme.

The Author

Carlos Olvera Zurita

Carlos Olvera Zurita

Nada, sólo 28 años de vida. Reportero en La Jornada Aguascalientes.

No Comment

¡Participa!