09/07/2020


Nadie que no haya vivido debajo de una piedra ha podido olvidar aquella escena emblemática de la película Toy Story en la que el protagonista Buzz Lightyear se deja caer desde los cielos y ante la afirmación que le hace su compañero Woody cuando le dice “Buzz, estás volando” él contesta, “No estoy volando, estoy cayendo con estilo”. Todo el Comité Directivo Estatal de Aguascalientes del Partido Revolucionario Institucional debería volver a ver esa película.

El día jueves 11 de agosto, la Sala Administrativa y Electoral del Poder Judicial del Estado de Aguascalientes resolvió el recurso promovido por la Coalición Aguascalientes Grande y para Todos, con la finalidad de anular la elección de gobernador Constitucional del Estado de Aguascalientes, resolviéndose dicho recurso en los términos que todos conocemos: fueron improcedentes los agravios hechos valer por la Alianza al resolverse que 1) Opera en favor de Martín Orozco Sandoval el principio de presunción de inocencia por lo cual es elegible, 2) No se acreditó la intervención del Ayuntamiento de Aguascalientes en la coacción del voto (cosa que seguramente pasó, pero pasa en todos lados), 3) No se acreditó la intervención de la Iglesia Católica de manera determinante en la voluntad del electorado y 4) No se rebasaron los topes de gasto de campaña por parte del Partido Acción Nacional (lo cual resulta incoherente utilizar, cuando tu partido también lo hace).

Desde el punto de vista jurídico y siendo objetivos, aún y cuando dicha sentencia está en estos momentos siendo recurrida y llevada al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, por lo menos por cuanto va al recurso promovido por la Coalición (porque hay otros), no se ven posibilidades reales de repetir la elección de gobernador de Aguascalientes. Bajo este panorama, conocido por todos, la esencia de los miembros de ambos partidos políticos ha salido a relucir: los unos no saben perder, los otros no saben ganar.

Está por un lado el Revolucionario Institucional y sus miembros que, en un acto de poca voluntad política insisten en un discurso que no ha hecho más que dañar la imagen pública de su partido. Lo que en un principio pudo haberse manejado como el ejercicio de un derecho político ha terminado por dar la apariencia de ambición desmedida y hambre de poder.

El PRI no ha sabido caer con estilo. Existían muchas alternativas para lograr posicionarse como una segunda fuerza política de verdadera presencia, como una oposición responsable, pudieron haber basado toda su estrategia incluso en la eliminación del fuero, pero insisten en vender la idea de que “la licenciada” está lista para una segunda campaña.

Si Lorena Martínez hubiera sido más objetiva, si hubiera diseñado una estrategia mandando un mensaje de civilidad política a través de un video en sus redes sociales diciendo “nos jugaron mal, nos ganaron a la mala, por amor a Aguascalientes buscaré un clima de civilidad y concordia para nuestro estado y reconoceré la derrota. En seis años nos volveremos a ver”. La opinión pública la hubiera abrazado, sería la víctima y en seis años tendríamos a la primer mujer gobernadora en nuestro estado. Pero no. Los hubieras no existen. Su equipo insiste en hacerla ver soberbia, ambiciosa, con hambre de poder. Por culpa de unos priistas que no dejan de hacer comentarios absurdos y escenarios de apocalipsis a partir del 1 de diciembre de este año, que aún no aprenden a caer con estilo, están perdiendo todos. Los priistas no saben perder. Y deberían ir aprendiendo.

Por otro lado, los panistas han demostrado que la humildad no será jamás una de sus cualidades. Sus militantes, en lugar de tener civilidad política, de extender la mano para hacer acuerdos o de mostrar un poco de grandeza en el triunfo, se han dedicado a ser las personas más insoportables y arrogantes que se pueda conocer.

Ondearon un par de banderas en un crucero y pregonan en redes sociales “que Lorencha ya se vaya a su casa”, “TeneMOS Gobernador, se quedaron sin hueso priistas come cuando hay”, “sin Yolanda Maricarmen, luego les damos unos elotes a los hambreados” o “les ganamos el juicio imbéciles”. Me aterra pensar que estos van a ser los próximos funcionarios públicos durante los próximos seis años. Si lector, esos van a ser tus próximos funcionarios.

A los panistas, muchos de ellos amigos míos, les pregunto de corazón ¿En serio su triunfo electoral se reduce a que ustedes tengan trabajo y otros no?, ¿de verdad ven a la política como un instrumento de competencia burda en la que el ganador tiene el derecho a humillar al perdedor?, ¿se metieron a la política sólo por un hueso?, ¿en serio creen que la sociedad votó por “su” partido político para que ustedes pudieran presumirlo en sus redes sociales como si se tratara de un gran mérito?, ¿no les ha pasado por la cabeza que ganar se traduce en una responsabilidad con las personas?, ¿conocen la palabra humildad?, ¿se les subió tan rápido el “poder” a la cabeza? Y la más importante ¿no se les ha ocurrido que en lugar de hacer aliados se están haciendo enemigos?

Deberían hacerle caso a su candidato electo Martín Orozco cuando en el video posteado el mismo jueves dice “hay que trabajar”. Sí, hay que trabajar. En lugar de estar invitando a Lorena Martínez a comer elotes deberían ponerse a estudiar y a prepararse para el cargo público que posiblemente (o posiblemente no, ups) vayan a ostentar. Se les eligió, bien o mal, para ser gobierno. No sean soberbios, tengan muy en claro que son nuestros empleados y que la sociedad actual ya no es la sociedad de vasallos de hace años. Los vamos a estar observando de cerca y les vamos a exigir para que desquiten sus decorosos sueldos.

Aguascalientes necesita de una nueva clase política, una que sepa perder y que sepa ganar. Que entienda que en política ni nada está escrito, ni todo es para siempre. Que entienda que la política debe tener como prioridad a las personas.


El mejor resumen diario en tu correo por LJA.MX


Show Full Content
Previous Mate de alfil y caballo contra rey / Opciones y Decisiones
Next No todo estaba bien, señora Rowling

3 thoughts on “No saber perder. No saber ganar. / El Foro

  1. Congruente opinión empresarial respecto a saber perder y saber ganar, con relación a las acciones epistolares de los partidos en contienda.
    Uno con su Derecho constitucional de agotar los recursos legales creados por los representantes de la sociedad (Poder Legislativo) y el otro Soberbio, Orgulloso, Vanidoso, Grosero e Intolerante.
    El Derecho nace para resolver controversias entre los ciudadanos organizados en sociedad con deberes y obligaciones y la Razón para que los tribunales judiciales las resuelvan.
    Es decir, así como MOS y el PAN demandaron la ANULACIÓN de las elecciones en los años 2010 “Gobernador” y 2015 “Diputado DEF 01”, entre otras.
    Simple y llanamente Lorena y el PRI están ejerciendo su Derecho legal, político y social.
    O solo MOS y el PAN, son los únicos para ejercer y aplicar el Derecho y la Razón, como gobernantes Iluminados.
    Toda contienda tiene requisitos, términos y recursos de audiencia (ser escuchado), ejemplo: en el trabajo jornada de 8 horas y pago de un salario, no cumplen trabajador o patrón, demanda o despido ante la autoridad, en el deporte Box un término de 12 Rounds, entre tantos más.
    Coincido con lo citado: “Los ciudadanos estamos hartos de Tribus Caníbales en todos los partidos políticos y sus anexos de la sociedad civil”, es urgente un Nuevo Orden Moral, Político y Social, dejemos resentimientos, Indiferencia y apatias, y participemos con Crítica y Autocrítica constructiva.
    Dejemos que la máxima autoridad TEPJF resuelva el Derecho y la Razón.
    Es cuánto ciudadanos laicos “Open Mind”

¡Participa!

Close

NEXT STORY

Close

LJA 16/02/2019

16/02/2019
Close