Opinión

Tercer concierto. Cuarta temporada / Orquesta Sinfónica de Aguascalientes

Tenía el temor de que por problemas de derechos de autor, se suprimiera del programa la impresionante Sinfonía da réquiem, Op. 20 de Britten, gracias a Dios las cosas se pudieron arreglar y tuvimos la oportunidad de disfrutar de esta deliciosa obra del compositor británico.

Conforme a lo originalmente anunciado, el tercer concierto de la cuarta temporada de la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes inició con el Romance, OP. 42 del finlandés Jean Sibelius, continuó con el Concertstück, Op. 86 en fa mayor para cuatro cornos solistas de Robert Schumann, con la participación de los cornistas Jonathan Wilson, Iván Vázquez Días, Jana Navarro Antun y Mariana Martínez Robles. Después del intermedio disfrutamos del poema sinfónico Die Toteninsel, o La isla de los muertos, OP. 79 de Sergei Rachmaninov para terminar con la ya mencionada Sinfonía da réquiem, Op. 20 de Benjamin Britten, el director para este tercer programa fue el maestro Román Revueltas, titular de la OSA.

A pesar de la cantidad de eventos programados para la noche del viernes 28 de octubre, la asistencia al Teatro Aguascalientes fue decorosa, de ninguna manera podemos decir que ha sido una de las mejores entradas a este recinto cultural, pero la gente sigue respondiendo a la convocatoria lanzada por nuestra Sinfónica y en esta ocasión no fue la excepción, quien sí brilló por su ausencia fue el canal de televisión local AguascalientesTV, o como sea que se llame ahora, que sólo asiste cuando no tiene otra cosa mejor que hacer, nos queda claro que para los medios de comunicación oficiales la cultura está lejos de ser una prioridad, aun cuando este medio se creó para la promoción, apoyo y difusión cultural, pero en fin, no perdamos el tiempo en nimiedades, vamos a lo que realmente es importante, es decir, su majestad la música.

La obra del más grandes compositor de Finlandia, Jean Sibelius es una obra que convoca solamente a la cuerda completa, prescindiendo de la percusión, maderas y metales, así está diseñada  y este Romance, Op. 42 es de una belleza incuestionable y una profundidad a la que no se le ve el fondo, intensa, verdaderamente intensa la versión que nos propuso el maestro Revueltas.

La obra del romántico Schumann, cuya dotación solista es muy poco probable en el repertorio, no sólo del romanticismo, sino de toda la música de concierto, fue resuelta con lujo de solvencia por parte de los solistas y con una batuta que fue un puntual acompañamiento.

Los cuatro solistas, el maestro Jonathan Wilson, el cornista de experiencia fungiendo como tutor de los tres jóvenes que completan el cuadro de solistas, Jana Navarro Antun, Iván Vázquez Díaz y Mariana Martínez Robles, hicieron un buen trabajo. Recordemos que esta tercera temporada se centra en dar espacios a los jóvenes talentos que buscan hacerse de un lugar y prestigio en el complicado mundo de la gran música de concierto, y en este concierto no encontramos con tres músicos jóvenes talentosos que trabajaron bajo el tutelaje del principal de la sección de cornos de la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes, Jonathan Wilson, él cargó con el peso de la obra distribuyendo el trabajo entre estos tres estudiantes que respondieron satisfactoriamente a una obra para gente grande, el Concertstück es una suerte de concierto para cuatro cornos que está estructurado en los tres movimientos tradicionales, iniciando con un allegro, en medio una romanza y se termina con un allegro molto, es decir, la estructura básica de un movimiento lento en medio de dos rápidos.

Seguramente por la proximidad del Día de Muertos, nuestro director diseñó la segunda parte del programa en función de este hecho, primero con el bellísimo poema sinfónico de Sergei Racgmaninov, La Isla de los muertos o la Die Toteninsel, OP. 29, cuyo intenso espíritu descriptivo representa un serio reto para el director, el maestro Revueltas, sin embargo, nos ha ofrecido una muy digna versión de esta obra basada en la mitología griega, concretamente en el barquero Caronte, encargado de atravesar la laguna Estigia llevando las almas de los muertos al temido Hades, el destino final. El escritor florentino Dante Alighieri hace una bella y poética referencia de este inframundo griego en su inmortal Divina Comedia. Fueron tan puntuales los argumentos descriptivos del maestro Revueltas que casi nos sentimos salpicados por las tenebrosas aguas de la laguna Estigia.

Siguiendo con este mismo tono lúgubre, escuchamos en la parte final del tercer concierto la Sinfonía da réquiem, OP. 20 de Britten, una obra de juventud del compositor británico, una composición estrictamente instrumental al modo de la sinfonía, de ahí su elocuente nombre, pero citando algunos temas musicales propios del réquiem, inicia con la Lacrymosa, continúa con el temido Dies irae y termina con el Réquiem aeternam, una bellísima obra que tuvimos el placer de disfrutar. Disfruté inmensamente la versión que nos ofreció el maestro Revueltas.

Para la próxima semana, en el cuarto concierto de temporada, tendremos la noche de Broadway con una selección de los momentos más célebres del típico musical que encuentra en Broadway su modus vivendi natural, este programa incluye títulos como West side story, Candide, South Pacific, The sound of music, Cats, Los miserables y El fantasma de la ópera.

La cita con su majestad la música es este viernes 4 de noviembre a las 21:00 hrs. En el Teatro Aguascalientes, todavía la casa de nuestra  Orquesta Sinfónica, por ahí nos veremos si Dios no dispone lo contrario. Hasta entonces.

rodolfo_popoca@hotmail.com

 

The Author

Rodolfo Popoca Perches

Rodolfo Popoca Perches

No Comment

¡Participa!