Censura / De imágenes y textos – LJA Aguascalientes
07/10/2020


No me malinterprete ni se predisponga, estimado lector, es verdad que quiero abordar el tema de la censura, pero no como habitualmente se hace; me explicaré mejor (espero). Primero responda a la pregunta, ¿usted ha sufrido algún acto de censura en su vida? Contextualizo para iniciar; según la Real Academia Española hace alusión a la intervención que realiza un censor sobre el contenido o la forma de una obra, atendiendo a razones morales, políticas, ideológicas, religiosas o de otro tipo. La censura entonces supone prohibir o limitar una expresión por considerar que sus contenidos pueden ser ofensivos o dañinos.

Recuerda aquel espectacular del Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH Censida que levantó polémica entre la población aguascalentense por mostrar dos cuerpos masculinos en una situación comprometedora, la sociedad lo censuró y la dependencia se autocensuró al cambiar la imagen, el contenido de la obra fue observada y se determinó que atentaba contra la moral y las buenas costumbres, por lo que se procedió a limitar la expresión de concepto por considerarla ofensiva y dañina para la sociedad. Esa es una clase de censura. Otra, cuando se le intimida a alguien por manifestar su forma de pensar ante una tribuna pública. Ayer por ejemplo, una institución de educación superior decidió no suspender labores aun cuando el calendario lo marca como fecha obligada de descanso, un docente comentó que se presentaría a trabajar con pasamontañas y exigiría el día, que era un hecho de intimidación y que la ley avala el asueto; al docente se le pidió que guardara la compostura porque de lo contrario habría consecuencias para él. Qué me dice de los casos que conoce donde los medios no alineados al sistema sufren presión física y sicológica para cuadrar la tendencia mediática con el poder en turno.

Quedémonos con eso para contextualizar; ahora el suceso que me tiene más que indignado y que considero como un hecho tan relevante como cualquier otro que marque agenda nacional.

Me refiero al partido de futbol americano que se llevará a cabo este sábado en el estadio Olímpico Universitario México 68 de la Universidad Nacional Autónoma de México UNAM entre las Águilas Blancas del Instituto Politécnico Nacional y los Pumas de la Máxima Casa de Estudios, el martes a través de un comunicado de prensa, la Dirección General de Deporte Universitario anunció que dicho cotejo se llevará a cabo a puertas cerradas porque no existen las condiciones necesarias para celebrar el partido a puerta abierta y que los que ya compraron boletos se contacten a Ticketmaster para tramitar el reembolso del dinero. Claro que es un acto de censura y le voy a plantear mi hipótesis. La UNAM, a través del área que emite el comunicado, argumenta que en este momento no hay garantías para llevar a cabo el encuentro con público, bien, a qué se refieren con eso, las dos instituciones tienen listas a sus respectivas escuadras, la venta de boletos se llevó a cabo y por lo que se pudo observar la afición estaba respondiendo, entonces no queda más que señalar hacia la seguridad del inmueble, lo cual es cuestionable dado que en este tipo de eventos las cuadrillas de seguridad de la institución anfitriona reciben refuerzos de la policía de la CDMX, léase granaderos. Qué pasó, el gobierno de Mancera no proporcionó a sus guardias, no se los pidieron a tiempo, temen un enfrentamiento entre tribunas, es decir las mamás de los jugadores de los Pumas contra las mamás de las Águilas Blancas, o se refieren a los “porros” de ambas instituciones, aquellos que secuestran camiones, bajan a la gente, a su paso roban establecimientos para hacerse de bebidas o botanas para disfrutar el encuentro, queman artículos, dan “portazo” es decir no pagan boleto y se apoderan de la tribuna, ¿a eso se referirá la última línea de comunicado de la Dirección General de Deporte Universitario? Es seguridad o autocensura o de plano autoboicot. Con todo respeto, pero no me diga que los normalistas de Guerrero iban caminando por la plaza cuando fueron levantados por un comando armado o por elementos de policía como los últimos sucesos en Veracruz, no me diga que eran unas blancas palomas, efectivamente matriculados en la Isidro Burgos pero hasta ahí. Qué pasa con los “porros del Poli”, realmente son estudiantes de Instituto Politécnico Nacional o son grupos de choque que se dedican a desestabilizar para obtener ventaja en diferentes cuestiones, ¿los Pumas tienen porros? El encuentro es en el emparrillado no en la tribuna. Por qué la UNAM tomó la decisión, porque los aficionados no estarán seguros en el graderío…

El primer encuentro entre estas escuadras se llevó a cabo en 1936 y aunque no se juega de manera regular este 2016 está cumpliendo 80 años, se imagina, estimado lector, el jugo que se le pudo haber sacado a este enfrentamientos, desde la óptica que la vea, mercadotecnia, extensión universitaria, promoción académica, difusión del deporte en la CDMX. Para mí no es más que un acto de censura o autocensura, en el futbol soccer de nuestro país existen más casos de violencia que en el deporte estudiantil por excelencia.

No es la primera vez que esto sucede, el clásico se ha tenido que trasladar a Puebla, a Querétaro y hasta ciudades mucho más alejadas de los campus de estas instituciones de educación superior.

La deficiente seguridad en la CDMX, la falta de compromiso, las decisiones de los de pantalón largo en el deporte de las tacleadas, la desorganizada Onefa, la falta de apoyo comercial, pero sobre todo la cultura de la censura y la dejada afición hicieron de esta edición del juego entre las Águilas Blancas del Poli y los Pumas de la UNAM un evento a puerta cerrada.

Urge que la Onefa se reinvente, urge que las universidades participantes tengan más voz y voto en las decisiones, urge que el miedo deje de convertirse en autocensura, o cuál es el temor de invitar a los verdaderos aficionados, estudiantes y público en general a disfrutar de uno de los deportes más espectaculares que tenemos. Ellos saben algo que nosotros los simples mortales desconocemos, acaso está censurada la información.

La censura entonces supone prohibir o limitar una expresión por considerar que sus contenidos pueden ser ofensivos o dañinos.

[email protected] | @ericazocar

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous El efecto Norberto Rivera en Aguascalientes / Un cuarto propio
Next Los gasolinazos tapan trapacerías de distribuidores / La Fórmula del Café con Leche
Close

NEXT STORY

Close

Pide gobierno estatal más recursos a SHCP

22/10/2015
Close