Sociedad y Justicia

Falta capacitación de policías, ministerios públicos y jueces para reconocer feminicidios

  • Angélica de la Peña lamentó la falta de voluntad política para la tipificación del feminicidio
  • Piden que al próximo gobierno no se le impongan conservadurismos en donde las mujeres son menos importantes

 

La senadora Angélica de la Peña Gómez lamentó que por falta de voluntad política, en Aguascalientes la muerte violenta de mujeres no sea reconocida como un delito autónomo en el código penal local; pocos son los estados del país que se encuentran en ese espectro, dijo.

En conferencia de prensa con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer -cuyas actividades se prolongarán hasta el 10 de diciembre, fecha en que se conmemoran los derechos humanos- la legisladora del Partido de la Revolución Democrática (PRD) señaló que la efectividad de una ley se mide por la aplicación de una sentencia. En la entidad, la agravante del feminicidio no impacta significativamente en las penas contra los agresores: “cada congreso estatal ha definido su tipo penal a partir de su propia discusión, a mí me parece que el más eficiente es el de la Ciudad de México que se diseñó en asamblea legislativa con la participación de la Procuraduría y expertos en la materia”.

El feminicidio es un delito complejo porque posee características subjetivas de naturaleza penal, la clave está en los supuestos que determinan la razón de género; debido a los factores, la sanción de un feminicidio debe ser mayor en comparación con el homicidio común: “si son 25 años de prisión para el homicidio, el feminicidio debe tener de 30 a 35 años”.

En su visita por Aguascalientes, la perredista indicó que también es necesario capacitar a los miembros de la cadena de custodia en el reconocimiento de los supuestos del feminicidio, en especial a los policías ministeriales que son los primeros de la cadena pues su levantamiento del acta es determinante para que el juez dicte sentencia.

Sin embargo, en ocasiones no se juzga con esa perspectiva. Por ello, de la Peña consideró que los Consejos de la judicatura deberían dejar de ser elefantes blancos y dedicarse a evaluar el comportamiento de los juzgadores a efecto de eliminar las desigualdades en el acceso a la justicia: “tendríamos que darle otro papel para que sea el propio Poder Judicial el que emprenda sus propias reformas internamente y no entre otro poder a calificar un juez que pertenece al Poder Judicial y aprovechar esta instancia para resolver asuntos internos y que ya no lo presida el mismo que preside la Suprema Corte de Justicia de la Nación”.

En ese orden de ideas, exigió conocer cuáles son los planteamientos del nuevo gobierno estatal para erradicar la discriminación hacia las personas del sexo femenino pues es importante que Martín Orozco Sandoval se comprometa a lograr programas medibles y evaluables para garantizar el acceso a la justicia a todas las niñas y mujeres sin importar sus condiciones: “yo esperaría que al próximo gobierno no se le impongan conservadurismos ni visiones atrasadas en donde las mujeres somos menos importantes (…). En el PRD estaremos atentos para que los programas del plan estatal de desarrollo se prepondere de manera trascendental la resolución de todas las formas de discriminación contra las niñas y mujeres”.

The Author

Hilda Hermosillo

Hilda Hermosillo

Periodista en ciernes. Contestataria y suspicaz por naturaleza, un tanto caprichosa, algo distraída, siempre aprendo de todo, vivo a pleno cada centésima de segundo y no podría vivir sin música. Equidad de género. Medio Ambiente. Derechos humanos. Justicia. Política y elecciones.

No Comment

¡Participa!