Cultura

Ignacio Padilla, uno de los grandes cuentistas de nuestro tiempo

  • Un día salió de su casa y decidió que iba a habitar los mundos que leía. Se dio cuenta que iba a ser un Don Quijote que es capaz de habitar los nuevos mundos: Jorge Volpi
  • Homenaje a Nacho Padilla en el Encuentro Internacional de Cuentistas

 

El escritor Ignacio Padilla (1968-2016) sigue vivo en su literatura, coincidieron sus amigos y colegas Rosa Beltrán, Socorro Venegas y Jorge Volpi, durante un homenaje póstumo realizado la noche de este martes 15 de noviembre en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes.

“Era uno de los grandes cuentistas de nuestro tiempo, no sólo en lengua española, sino en todas las lenguas y cuando aparezcan todos sus cuentos reunidos, principalmente ese proyecto llamado Micropedia, creo que todos volveremos a quedar deslumbrados con lo que Nacho fue capaz de hacer con el mundo del cuento, esos mundos tan extraños e impredecibles donde su talento por el lenguaje se unía a su otra mayor cualidad literaria y vital: su imaginación absolutamente desbordada, pero con la contención que le daba la brevedad”, refirió Jorge Volpi, quien más que su amigo fue su hermano con el que compartió la felicidad de descubrir nuevas lecturas y formas de escritura.

“Nacho era ya muy claramente el escritor de mi generación más talentoso que he encontrado. Tenía un talento como lo podía haber tenido Mozart para escribir, si Mozart hubiera escrito. Tenía una facilidad de lenguaje que lo hacía especial”.

Jorge Volpi aseguró que junto con Ignacio Padilla y Eloy Urroz, surgió desde muy joven una amistad literaria que se convirtió en una escuela de escritura a la que se sumó Alejandro Estivill y dio como fruto una novela a cuatro manos llamada Variaciones sobre un tema de Faulkner.

En el texto se cruzaban cuentos escritos por ellos en los que aparecían referencias al mundo literario, amigos, enemigos, novias, exnovias, que de pronto se mezclaban en la trama. Señaló que se terminó de escribir entre 1987 y 1988, pero fue hasta 1999 que se supo de él al obtener el Premio Nacional de Cuento San Luis Potosí.

“El libro se publicó años después como testimonio de esa amistad literaria. Ese es el núcleo del Crack que significaba para nosotros la decisión de no estar solos. El trabajo literario es normalmente solitario. Es lo que uno asume cuando se va a dedicar a esta profesión y asume que será doblemente solitario porque seguramente tus pares van a envidiarte o despreciarte. Quizá nosotros los intuíamos y quizá nos dimos cuenta que la manera más saludable de articular la competencia que ya existía de manera intensa entre nosotros era forjar una amistad literaria y que la literatura sirviera como caldo de cultivo para nuestra amistad vital.”

De acuerdo con Jorge Volpi, los años en que él e Ignacio Padilla estuvieron en Salamanca, España, a mediados de la década de los noventa, resultaron cruciales para ambos, y en especial la Navidad que pasaron en Florencia, Italia: “Estuvimos 15 días en los que Nacho decidió que no debíamos salir y devoramos lo que habría de cambiar nuestras vidas. Él, todo Cervantes; yo, una biografía de Werner Heisenberg, que fue el origen de En busca de Klingsor. Ahí nacieron las dos pasiones principales que hemos tenido, la mía a la ciencia, y la de Nacho por Cervantes”.

El ganador del Premio Planeta-Casa de América consideró que Ignacio Padilla no sólo se identificaba en buena medida con Cervantes, sino también con Don Quijote: “Salió un día de su casa y decidió que iba a habitar los mundos que leía, como Don Quijote. Luego se dio cuenta que iba a ser un Don Quijote que es capaz de habitar los nuevos mundos igualmente imaginarios que comenzó a escribir desde que era muy joven, quizá porque la realidad le era un tanto insoportable, que es lo que creo que nos pasa a nosotros los escritores, quizá porque el mundo era demasiado pequeño o unívoco y necesitaba llenarlo con historias portentosas que también necesitaban, como todos los escritores, vivir”.

Explicó que en sus libros raramente se encontrará algo autobiográfico, porque están repletos de seres mitológicos, sin nombre, en lugares extraños, pero aun así, podría estar su vida verdadera.

“Creo que ahí está ese verdadero Nacho, que es la suma de todas estas historias que van desde esos primeros cuentos de Subterráneos, hasta los últimos que publicó en el que quizá sea posible trazar no sólo al auténtico Nacho, sino a ese mundo que con enorme generosidad nos entregó a todos los demás”.

Desde un lado científico, argumentó que esencialmente sólo somos nuestro cerebro, estas 80 mil millones de neuronas en la cabeza, y es ahí donde habitan todos los demás con un mecanismo que no nos permite diferenciar la realidad de la ficción: “Es una visión del mundo que permite un enorme consuelo científico. El consuelo es que en realidad quienes habitan nuestra mente están ahí tan vivos, como quienes están vivos en el mundo y ahí, en nuestra mente, cada vez que leemos a Nacho o lo recordamos, realmente ahí está y me reconforta saber que este hermano que he perdido está ahí también, no triste, no abandonado, no muerto, sino profundamente vivo, lleno de esas historias que también nos contó a todos los demás”, expresó emotivo Jorge Volpi.

La escritora Rosa Beltrán destacó la pasión de Ignacio Padilla por el género breve, su defensa de la causa de las mujeres y su cercanía y amistad con diversas autoras, además de convertirse en una referencia de la Generación del Crack.

Socorro Venegas, coordinadora general de Obras para Niños y Jóvenes del Fondo de Cultura Económica (FCE), recordó su experiencia al trabajar con él en la edición de libros para este público: “Nacho sabía que los libros para niños eran cosa muy seria. Decía que estaba frente a los lectores más desafiantes, que escribir para niños representaba uno de los mejores momentos de su vida”. La escritora comentó que en sus obras jamás lanzó una moraleja a un niño, “sin embargo en El hombre que fue un mapa sutilmente se prodigaba por todos lados ese Nacho sabio, cultísimo y con un exquisito sentido del humor”. Consideró que fue generoso con el FCE al publicar siete libros en total para los pequeños, entre los que están El diablo y CervantesLos anacrónicos y otros cuentos y el más reciente: Los demonios de Cervantes: “Se sumó contento a la difusión de nuestra convocatoria para niños booktubers. Esto es muy importante, porque era productor cultural también. Esto que hacía con el cuento, con las antologías y no sólo dio consejos y grabó videos para los niños booktubers que todavía están en la página del FCE. Por eso, como un mínimo homenaje y muestra de gratitud, esta editorial abrió recientemente la librería infantil Ignacio Padilla Papalote Museo del Niño”.

Adelantó que el próximo año, la editorial lanzará el libro Viaje a ninguna parte. “La vida no nos ha dejado más remedio que decirle adiós a nuestro querido Nacho, pero la vida de los escritores tiene una curiosa ventaja: en sus libros seguiremos encontrándolo siempre sonriente, siempre vivo. Vamos a leerlo”.

Antes de concluir con el acto moderado por Mauricio Montiel, coordinador nacional de Literatura del Instituto Nacional de Bellas Artes, y ante la presencia de los familiares de Ignacio Padilla, el actor Roberto Sosa dio lectura al cuento inédito Conflagración de murciélagos.

Encuentro Internacional de Cuentistas

Para festejar al cuento, escritores invitados a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara leerán ante los asistentes sus creaciones breves, como un acercamiento al espíritu de la oralidad. La décima edición del Encuentro Internacional de Cuentistas reúne a ocho autores de siete países que leerán su obra y conversarán sobre la manera cómo escriben esas historias con personajes, espacio y tiempo limitados, finales abruptos o anécdotas atípicas: explicar cómo se escribe un cuento. 

Desde su inicio, el Encuentro Internacional de Escritores ha contado con el apoyo de expertos de este género como encargados de realizar la curaduría. Enrique Serna, Juan Casamayor, Antonio Ortuño, y desde 2010 Ignacio Padilla realizaba esta tarea con entusiasmo y esmero, que fue interrumpida por su prematura muerte; sin embargo, el ánimo del autor será recordado en el encuentro de este año por los cuentistas y lectores asistentes.  

Los escritores convocados para el Encuentro Internacional de Cuentistas, debido a que la Invitada de Honor es América Latina, son nacidos en esta región. Beatriz Bracher, de origen brasileño, ganadora del Premio São Paulo de Literatura, de la Fundación Biblioteca Nacional, con Meu amor en 2009; Rodrigo Rey Rosa, guatemalteco, Premio Nacional de Literatura en su país; Fernando Ampuero, nacido en Perú, y quien también se dedica al ensayo, poesía y teatro; y Marcelo Birmajer, guionista e historietista argentino, compartirán la mesa del viernes 2 de diciembre. 

El sábado 3 estarán el ganador de los premios Rómulo Gallegos (2015) y el Premio José Donoso (2016), Pablo Montoya; Mempo Giardinelli, escritor y periodista argentino, Ana Clavel, escritora y académica mexicana, y la escritora ecuatoriana Gabriela Alemán, quienes leerán ante el público y conversarán sus experiencias en la narrativa breve.

Algunos de los cuentistas que han acudido a este encuentro en las nueve ediciones anteriores, se encuentran Rubem Fonseca, Ricardo Piglia, Etgar Keret, Ana María Shua, Goran Petrovic, Evelio Rosero, Cristina Rivera Garza, Edmundo Paz Soldán, Sergio Pitol, Luisa Valenzuela, Carlos Franz entre otros 60 nombres, autores provenientes de más de veinte países, como España, Bolivia, Rusia, Argentina, México, Brasil, Francia, Irak y Corea. 

El Encuentro Internacional de Cuentistas es un esfuerzo en conjunto de la Dirección de Literatura de la Universidad Nacional Autónoma de México y la FIL Guadalajara, y en cada edición busca mantener al cuento entre los géneros literarios más solicitados en la lectura cotidiana y en el mercado editorial. 

The Author

Staff

Staff

No Comment

¡Participa!