Opinión

¿Y ahora, qué? / Desde Aguascalientes

 

 

Después de la elección en los Estados Unidos, que ganó Donald Trump, el panorama en el ámbito mundial es de incertidumbre. En nuestro país hay una sensación de inseguridad y de peligro, debido a que durante su  campaña Trump ofreció construir un muro en la frontera, prometiendo castigar, además, las remesas de nuestros connacionales, que hoy por hoy son los ingresos más importantes de nuestras arcas nacionales. A lo anterior hay que sumar la amenaza de que quiere que se renegocie el Tratado de Libre Comercio; esta amenaza afecta sobre todo a nuestra entidad, cuya principal fuente de trabajo es la industria automotriz. Además, Trump quiere imponer una serie de impuestos a nuestras exportaciones, y eso es una de las situaciones para las que debemos prepararnos, para impedir que nos vayan a afectar, de manera contundente, este tipo de acciones.

La elección de los norteamericanos no tiene regreso, y es inevitable que Trump tome la presidencia de los Estados Unidos. Lo que sí podemos hacer es fortalecer nuestra economía en el mercado interno, y tener a los mejores negociadores en el Congreso estadounidense para evitar, hasta lo posible, que las amenazas de esta persona se hagan una realidad; y sobre todo que la corrupción y la impunidad en el país deberá ser erradicada, pues la escasez de recursos será una constante.

Por otro lado tenemos que el presupuesto del año 2017 deberá de ser de nuevo revisado y recortado, pues la racionalidad del mismo deberá de adaptarse a la nueva situación y no podemos tener un déficit en las circunstancias actuales. Se nos ha dicho que las variables macroeconómicas están firmes y en buen nivel, pero también sabemos que éstas pueden cambiar en cualquier momento, de acuerdo con el comportamiento de los mercados internacionales, y así debemos de prepararnos a presiones nunca vividas, pues este señor puede estar loco, pero no va a dejar de ser el presidente de los Estados Unidos, país al que nos une un comercio dinámico, y nuestras exportaciones, en un 75  por ciento, están dirigidas a ese mercado, y de allá vienen la mayoría de nuestras importaciones, desde semillas, cereales, carne, artículos de consumo medio, etc. O sea que un cambio en las reglas del juego forzosamente nos va a cambiar la vida, por lo tanto no podemos resignarnos a lo que viene, más bien debemos hacer lo que nos toca para que el impacto, que definitivamente se dará, sea lo menos fuerte posible.

El hecho de que los demás países estén preocupados y vean con recelo la llegada de Trump a la Casa Blanca, a excepción de Rusia e Israel, no es una situación que nos consuele, lo que debemos ver es la afectación que nos traerán las acciones que se tomen a partir del 21 de enero del 2017. ¡Dios nos agarre confesados!

The Author

Felipe González González

Felipe González González

No Comment

¡Participa!