La carta a los Reyes Magos / De imágenes y textos - LJA Aguascalientes
22/07/2024

 

Allá en San Ángel, de donde somos los Azocar, es tradición que los niños preparen su carta de regalos para que los Reyes Magos se la lleven, la analicen y con sus poderes sobrenaturales accedan a los archivos privados de los infantes para conocer la conducta y actitudes que presentaron a lo largo de 12 meses los candidatos a obsequios, quienes no importando la edad escriben un pliego petitorio que se antoja imposible cumplir para simples mortales, lo bueno es que la difícil tarea les toca precisamente a estos míticos personajes. ¿Qué le vas a pedir a los Reyes Magos? Me preguntaba Adriana, no lo sé, hermana, creo que sólo puedo pedir tres cosas, a Melchor le pediré un Kid Acero, a Gaspar el traje de buzo con el tiburón para el Kid Acero y a Baltazar un disco de Kiss; tú, qué les vas a pedir, a Melchor una avalancha roja, a Gaspar el casco para usarlo mientras conduzco la avalancha y a Baltazar un tira papas. Y entonces, desconozco por qué los mayores de la familia nos pedían que escribiéramos las cartas y la mandáramos vía globos de helio por lo menos los primeros días de diciembre, para qué con tanta anticipación, quién sabe, si de todos modos los Reyes tienen como fábrica de juguetes o algo así. El chiste es que la noche de hoy es la más esperada y emocionante para mis paisanos san angelinos, la condición es que además del lanzamiento del globo con la misiva mágica hoy se debe poner en la estancia de la casa el zapato del interesado para que los Reyes depositen los regalos dentro del mismo o bien, si son más grandes que el calzado, a lado de este, como el caso de Adriana, sobre su avalancha estaba su zapato blanco. Hoy a que dormir antes de la hora habitual, o por lo menos tratar de hacerlo; ya entrada la noche si de pronto de dan ganas de hacer pipí, levántese al baño, pero no se vale pasar por donde está el zapato, qué tal si en ese preciso momento los Reyes Magos están dejando el encarguito, corre el riesgo que se desvanezcan con todo y juguete. Adriana me contó que alguna vez como a las 2:00 de la mañana del 6 de enero la despertó un ruido de campanas, se levantó de su cama y caminó sigilosamente hacia la estancia, y qué cree, pudo ver tres siluetas de luz que estaban paradas frente al árbol y nacimiento dejándole lo que ella había pedido. Hermana qué afortunada fuiste, por qué no me despertaste, me hubiera gustado verlos… Yo tuve que esperar hasta las seis para levantarme de un brinco y correr a ver mi Kid Acero su traje de buzo con tiburón y el disco de Kiss.

Sé por buena fuente que las cosas no han cambiado en San Ángel, Doris y Fer mis sobrinas que no rebasan los ocho años están listas con sus cacles y con el sueño ligero esperando repetir la hazaña de Adriana Azocar. Qué bueno que existen los Reyes Magos, así los papás no gastan en regalos reflexionaba de pequeño y lo sigo creyendo; la pregunta que ahora me asalta es, ¿podré pedir otra cosa que no sean juguetes? Ya voy tarde y en desventaja con el resto de los que mandaron a tiempo su carta, mire nada más a qué fecha estamos y apenas estoy planeando escribir la misiva, el pliego petitorio, arriesgándome a que no me traigan nada, consciente que no puedo reclamar si mañana mi zapato amanece vacío, lo que me tranquiliza de alguna manera es que son Magos los Reyes y aún pueden entrar a mi archivo y revisar cómo me comporté en 2016. Si de pronto hoy levanta la mirada al cielo y ve un globo de helio huerfanito no se vaya a burlar, será el mío esperando a que les llegue a tiempo.

¿Qué les voy a pedir? Se lo voy a compartir, estimado lector, para que vea que no tengo malas intenciones con los Reyes y mucho menos pediré cosas ostentosas.

Estimados Reyes Magos, entiendo perfectamente que voy tarde con esto de las cartas, sin pretextos, para qué les digo que he tenido mucho trabajo o que los compromisos familiares me quitaron tiempo, de todos modos, y como dicta la tradición, mañana harán la entrega de los regalos a los que cumplieron en tiempo y forma con sus peticiones, espero poder ser parte de ese grupo de san angelinos cumplidores, ya me asomé al cielo de noche y observo claramente sus tres estrellas, así que no me digan que no van a venir.

Querido Melchor, te quiero pedir algo que no es nada más para mí sino para todos los que tienen un acta de nacimiento con un escudo donde aparece un águila parada sobre un nopal devorando una serpiente, ¿podrás obsequiarnos un cambio de actitud?, a lo largo de estos años me percaté que los de mi nacionalidad hemos perdido la brújula, nos dividimos entre los que tienen el poder político y el resto, los que abusan de los otros que curiosamente son minoría pero dominan a la mayoría, no quiero que acabes con ellos ni tampoco que nos proveas de armas para aniquilarlos, lo que te solicito amablemente es un cambio en la manera de ser y de pensar, ya no quiero un pueblo agachado sino proactivo, VIVO, responsable, comprometido y unido, tampoco quiero que acabes con el entretenimiento mediático sino que cambie de barato y manipulador a propositivo y analítico.

Querido Gaspar, ganas no me faltan de pedir cambio de presidente, pero eso no resolverá los problemas de mi nación, tampoco quiero pedirte más plantones y marchas en contra de las decisiones que han tomado los de la cúpula, quiero pedirte que les envíes a todos los mexicanos literatura que les haga entender el contexto nacional, que nos permita entender que con cultura y educación podemos resolver los problemas que ahora tenemos; a los pueblos cultos y educados no les pasa lo que a nosotros, y conste que no me refiero al número de libros que la élite intelectual leerá al año, sino a la preparación que nos permita hacer análisis de las situaciones y tomar decisiones operativas no reaccionarias ante eventos como estos.

Querido Baltazar, ¿podrás ayudarnos a conciliarnos como nación?, no son sueños guajiros ni ingenuidades las que pido, son cambios que desde hace mucho debimos hacer como sociedad, no somos un pueblo bárbaro, aunque lo parezca, estamos tratando de ser civilizados pero la verdad con esta clase política no se puede.

Ya está el cacle en la estancia y la ilusión del cambio, díganme qué tengo que hacer para que me traigan mis regalos.


[email protected] | @ericazocar


Show Full Content
Previous LJA 05 de enero 2017
Next No entienden que no entienden / Memoria de espejos rotos
Close

NEXT STORY

Close

Realizan premiación del Concurso de Talentos Universitarios 2018 de la Autónoma de Aguascalientes

01/11/2018
Close