Yes, sr. / Un cuarto propio - LJA Aguascalientes
28/01/2023

 

El pasado martes, algunas personas nos fuimos a dormir con el pésimo gusto que nos dejó el actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump al anunciar que dará inicio la construcción del muro, lo que a todas luces era una provocación para el gobierno mexicano que enviaba en camino a sus funcionarios para tener un encuentro con quienes representan el entrante gobierno estadounidense.

Sí, desde luego que fue una actitud de provocación política, pero no cabe duda alguna que además de ser una actitud hacia el gobierno mexicano, también fue un insulto, desdén o rechazo definitivo a la gente de México y todo aquello que representa el sur del continente americano, porque hablar de migración es pensar en la gente de México, Centroamérica y el Caribe, y eso representa el sur, además, parece que el presidente Trump está bastante complacido con su vecindad del norte, es decir con el gobierno de Canadá, quizá sea la cuestión racial, o la de clase, o las dos, el caso es que a leguas se mira empatía entre ambos gobiernos; mientras las majaderías dirigidas a nuestro país son de igual manera, cada vez más evidentes. Por eso hemos afirmado que es un personaje profundamente racista, sencillamente ni quiere, y no puedo ocultarlo.

Y eso no es lo peor, lo que creo que nos deja un muy mal sabor de boca es la actitud subordinada del gobierno mexicano y también creo que muchísima gente ya nos hemos hartado de vivir bajo el desprecio de los países dominantes de la globalización. ¿Qué pierde México si sale del Tratado de Libre Comercio? ¿Acaso estamos mejor ahora, logramos controlar la moneda nacional frente al dólar, los precios y la inflación han sido benevolentes con nuestro bolsillo? Desde luego que no, que para usted y para mí y la enorme mayoría de la gente la cosa no ha cambiado mucho respecto a otras generaciones, igual seguimos trabajando de 10 a 12 horas, desde luego si es que tenemos la fortuna de tener trabajo, porque si estamos en el autoempleo pues son más de 12 horas las que laboramos, entonces en qué nos ha beneficiado hasta ahora la política económica que durante sexenios han venido decidiendo los presidentes y Peña Nieto no ha sido la excepción. Aunque lo cierto es que Trump en el poquísimo tiempo que lleva como presidente y antes como candidato, ha tenido una afrenta directa hacia México esto sólo es el comienzo de lo que parece será un largo tiempo.

Y México para responder a semejante situación manda a un aprendiz, y nos topamos con otro hartazgo más de la política mexicana, la designación de cargos en la función pública por corruptelas, por partidismo, intereses mezquinos o personales, politiquería, todo, cualquier cosa, menos por habilidades, conocimiento y experiencia. Así el sistema mexicano, siempre subordinado pero ahora como nunca lo estamos viendo quizá porque este aprendiz de presidente hace tantas torpezas que resulta imposible no mirar la falta de oficio en su trabajo.

Lo de Trump y el muro por construir creo que será uno de tantos desplantes y groserías que nos tendremos que tragar al menos hasta que finalice el 2018; lo peor para México es que llegue a repetir alguien que improvise nuevamente en la presidencia, que baje la cara y diga, yes sr.

Y ya con el enojo que nos deje la visita de los políticos mexicanos con los funcionarios trompistas, y el revuelo que a su regreso causen, casi no nos dará tiempo de nada más que sentir nuevamente el encono de la nueva alza a las gasolinas y otro golpe más a la economía mientras inexplicablemente un montón de analistas, economistas y políticos intentan hablarnos de las enormes ventajas que ha tenido el TLC para México, las reformas estructurales especialmente la energética y toda esa política neoliberal, la misma que ahora les da una patada para hacerlos a un lado.

No puede haber o no debería existir una democracia que permite llegar a la presidencia a quien puede pagar por ella (Trump), a quien viene a improvisar como si el destino de un país fuera una empresa, un corporativo, pero tampoco puede ser que quien llegue sea una imposición televisiva, una estrella creada (Peña Nieto), ¿qué sistema democrático es ese? Donde todo se tergiversa y la gente no tiene forma de echar atrás a un mal gobierno, no tiene forma de hacer justicia con quienes saquean y promueven el odio hacia otras personas para qué tanto dinero en un sistema de partidos (que no democracia) que se blinda a sí mismo para que el pueblo no lo toque.

No cabe duda necesitamos pensar muy bien la siguiente decisión, la carrera para la sucesión presidencial en el 2018 se dará en un momento importantísimo históricamente, pintado por un hartazgo social hacia la clase política que busca lavarse las manos, quizá sea momento de recordar el pacto por México, el pacto para la defensa de la economía familiar, descartar y elegir sabiendo quiénes son una opción real para un país que en el mercado global vale muy poco por tanto desastre que ha ocurrido en él. ¿Quién quiere?


 

@Chuytinoco


Show Full Content
Previous El primer día del resto de nuestras vidas / De imágenes y de textos
Next Correo Ilustrado / Netzahualcóyotl Aguilera R. E.
Close

NEXT STORY

Close

Proponen reforma para proteger la integridad afectiva de alumnos de nivel básico

13/10/2017
Close