CulturaOpinión

Primer concierto. Primera temporada 2017 / Orquesta Sinfónica de Aguascalientes

 

Después de más o menos un mes y medio de que terminó la última temporada del año 2016 y última, por fortuna de la pasada administración, sin contar evidentemente los conciertos de la temporada navideña, la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes inicia las actividades en este año, y por supuesto, en esta nueva administración con el deseo puesto en que sea de éxito y reconocimiento a nuestra máxima entidad musical.

Ya sabemos que la pasada administración trató con la punta del pie a nuestra Sinfónica al exponerla a verdaderas vergüenzas como fue el caso de la presentación de aquella payasada que pretendió ser la ópera Carmen de Bizet en la plaza de toros San Marcos en lugar de celebrar dignamente el vigésimo aniversario de la OSA, o al rebajarla a ser el grupo de acompañamiento en un concierto con los Ángeles Azules -¿sí se llaman así?-, hay voces triunfalistas que dicen que metieron como 20 mil personas, posiblemente sí, no sé, evidentemente no fui a tan deplorable espectáculo, pero todos esos que fueron no tienen la menor idea de qué es un orquesta, sinfónica o filarmónica, da lo mismo, y cierto estoy de que no por haber ido a ese evento, surgió en ellos la curiosidad de ir a un concierto de temporada de la Sinfónica, por supuesto que no.

Bien, pues esta primera temporada del año es la temporada de las bodas de plata de la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes, este mes de febrero se cumplen los primeros 25 años de este gran orgullo de nuestro estado y el programa de cada uno de los conciertos es verdaderamente interesante, son conciertos pensados, creo yo, en llamar la atención del público, pero no con ganchos baratos y de mal gusto, como lo antes expuesto, sino con un repertorio digno de esta gran orquesta, con obras diseñadas para una entidad musical de estas características.

Por otro lado, esta primera temporada de la actual administración tiene como característica que se trabajará sin un director titular, el nombramiento del nuevo director está en suspenso, seguramente con el fin de tomar la mejor elección en quien tendrá la batuta en sus manos, recordemos que el maestro Revueltas no es más el director titular de nuestra Sinfónica. Ya sucedió algo parecido en el 2004, cuando el maestro Barrios dejó de ser el director y se trabajó la última temporada de ese año sin un titular hasta que en febrero de 2005 recibió el nombramiento, precisamente el maestro Román Revueltas, el director más longevo que ha tenido la Sinfónica.

El primer concierto de temporada nos anunció un programa muy interesante y atractivo para el público, no solo para los amantes de la gran música de concierto, sino incluso para el menos versado en estos términos, el programa es igualmente interesante.

Iniciamos con la célebre Obertura Egmont, Op. 84 de Ludwig van Beethoven, continuamos con la Suite No.1 Peer Gynt, OP. 46 de Edvard Grieg y terminamos con la Sinfonía No. 9, OP. 95 del Nuevo Mundo de Antonin Dvorak. Si buscamos un hilo conductor en este concierto, lo encontraremos en la línea descriptiva de cada una de las obras, no tanto como poemas sinfónicos, sino simplemente como obras programáticas.

La batuta para este primer concierto de temporada estuvo en las manos del joven director David Pérez Olmedo que ya había estado anteriormente con nuestra Sinfónica y ahora regresa para el primer concierto de esta temporada de 25 aniversario. Como otra particularidad, llama la atención que no hay un concierto, es decir, una obra para instrumento solista ya acompañamiento orquestal, en este caso, la gran protagonista es la masa orquestal. No sé, me imagino que cada uno de los siete directores invitados a dirigir durante esta temporada, tuvo la oportunidad de proponer el programa que deseaba interpretar y este es lo que nos ofreció el maestro Pérez Olmedo.

Las tres son obras de repertorio y de gran poder de convocatoria, Egmont de Beethoven es música incidental sobre el drama escrito por Johann Wolfgang von Goëthe sobre este héroe holandés, una obra dividida en una obertura y nueve partes, esta obertura ha logrado la emancipación, por llamarlo de alguna manera,  del resto de la partitura y se suele interpretar como una obra independiente. Peer Gynt es una composición en la que Grieg toma como referencia la obra escrita por Enrique Ibsen, también danés como el compositor, posiblemente Ibsen más conocido por su novela Casa de Muñecas. Dvorak, por su parte, se inspira en la impresión que le generó la ciudad de Nueva York al llegar a  Estados Unidos para dirigir el Conservatorio Nacional de Música instalado en esta ciudad, como vemos, y ya lo hemos apuntado anteriormente, las tres obras son intensamente descriptivas.

El maestro Pérez Olmedo hizo un muy digno tratamiento de las obras que ejecutó y obtuvo momentos de incuestionable belleza e intensidad, particularmente  en el segundo movimiento de la Suite Peer Gynt, de Grieg,  Death of Ase. Claro, nuestra Sinfónica respondió a lo que el maestro solicitaba, si acaso me pareció ligeramente débil la poderosa Egmont de Beethoven, pero corrigió puntualmente para trabajar con exactitud el resto del programa.

Para la próxima semana, en el segundo concierto de temporada escucharemos la célebre Fanfarria para el hombre común de Aaron Copland, Marcha Fúnebre de Grieg, la Serenata para alientos, OP.7 en mi bemol de Richard Strauss, el Sospiri, OP. 70 para orquesta de cuerdas, arpa y órgano del inglés Edward Elgar y finalmente la Sinfonía No. 59 en la mayor del creador de la sinfonía, Franz Joseph Haydn. En el programa no se especifica quién será el director para la próxima semana. La cita con su majestad la música es el viernes 17 de febrero a las 21:00 hrs en el Teatro Aguascalientes. Por ahí nos veremos si Dios no dispone lo contrario. Hasta entonces.

 

rodolfo_popoca@hotmail.com  

The Author

Rodolfo Popoca Perches

Rodolfo Popoca Perches

No Comment

¡Participa!