Opinión

Aguascalientes, ciudad con orquesta sinfónica / El banquete de los pordioseros

Hace algunos años, posiblemente lo recuerdes, estimado invitado a degustar de este banquete, había en los cuatro accesos a la ciudad de Aguascalientes una señalética que hacía un apunte de un aspecto que es definitivamente importante, al entrar a la ciudad podríamos leer orgullosamente: “Aguascalientes, ciudad con orquesta sinfónica”. Bien, pues esto representa mucho más de lo que una distraída lectura de la señalética puede significar al entrar a nuestra ciudad.

No se trata de presumir, que es lo que algún mal pensado podría suponer, y no, nada más lejos de la realidad, se trata de una honesta y sólida declaración de principios. Dar la bienvenida a los que regresamos a casa o para quienes nos visitan, esta declaración representa tener la certeza de que llegamos a un lugar en donde la cultura, específicamente la cultura musical, se tiene en un gran aprecio, es decirles a los que nos visitan y recordar a los que aquí vivimos que en Aguascalientes se entiende perfectamente el hecho de que la cultura nos hace mejores personas, seres humanos más dignos y sensibles y que al ser sensibles a la cultura, somos consecuentemente, más sensibles a la vida con todo lo que esto representa.

Yo tengo la certeza de que el arte y la cultura es lo que mejor define la personalidad de una comunidad, llámese país, región, ciudad, pueblo, lo que sea. El arte y la cultura trazan nuestros rasgos más íntimos y característicos, nos representan como sociedad y dicen quiénes somos. Algunas de las más grandes ciudades del mundo se definen a sí mismas por sus orquestas, hablando del aspecto musical y específicamente por hacer mención a aquella señalética de la que te comento. Resulta imposible imaginar ciudades como Londres, París, Roma, Berlín, Praga, Viena, Moscú, Ámsterdam, Leipzig, Nueva York, Boston, Filadelfia, Chicago, Cleveland, con todo lo que estas grandes urbes representan, con la infinidad de posibilidades de diversión, sea o no cultura, pero resulta imposible entender el carácter, la identidad de estos centros urbanos sin sus orquestas, todas ellas con más de una entidad orquestal. No sé tú, pero para mí resulta imposible pensar en la capital de Gran Bretaña sin la London Symphony, o ¿cómo concebir a Viena y Berlín sin sus sublimes filarmónicas?, ¿entenderías a Ámsterdam sin la orquesta de la Royal Concertgebouw, o a Leipzig sin su huésped de honor de la Gewandhaus, o a Roma sin su Orquesta de la Academia de Santa Cecilia?, imposible. Boston y Chicago son lo que son, en gran medida, gracias a sus respectivas Sinfónicas, como lo son Cleveland o Filadelfia con sus orquestas, Chicago con su Sinfónica y Nueva York con su Filarmónica.



Aquí en México hay ciudades cuya identidad tiene mucho que ver con sus orquestas, por ejemplo, la ciudad de Xalapa ha dibujado las bellas líneas de su rostro gracias a su orquesta sinfónica, la decana de todas las orquesta de México, la primer organizada en este país y cuya calidad es incuestionable, para muchos, la mejor orquesta de este país. Toluca también le debe mucho a la Sinfónica del Estado de México en cuanto a la definición de su mejor perfil.

Pues sí, amigos melómanos, por fortuna Aguascalientes tiene una orquesta que este año, de hecho en el pasado mes de febrero, cumplió sus primeros 25 años, es decir, las bodas de plata de esta nueva versión de una entidad musical llamada Orquesta Sinfónica de Aguascalientes, porque en nuestra ciudad existen orquestas con ese nombre, no sé, creo que desde 1922, cuando esta era dirigida por el maestro Refugio Miramontes, aunque ya desde 1908 existen antecedentes de una gran tradición orquestal en esta tierra de la gente buena. Estoy seguro que no me equivoco al afirmar que Aguascalientes ha sido una de las primeras ciudades en México de contar con una orquesta que fortalezca y vitalice una sana oferta cultural.

Contar con una orquesta sinfónica, y más de las características de la nuestra, con esa solvencia y dominio de, prácticamente, todos los repertorios creados para esta dimensión instrumental, representa, no sólo un orgullo, porque de hecho lo es, sino una seria posibilidad de inversiones, sé de muchos empresarios de primer nivel que deciden arriesgar su inversión en una ciudad en la que se cuente con una orquesta, porque esto quiere decir que a pesar de cualquier circunstancia adversa, esa es una sociedad en la que se cree que las cosas siempre pueden y deben mejorar. Tener una orquesta es un síntoma de salud, a pesar de que la percepción social sea otra, la vida cultural de una sociedad, a la que evidentemente pertenece una orquesta, es siempre un aliciente, una bocanada de aire fresco, es tener un sostén seguro y una trinchera en la que nos podemos refugiar.

Créanme estimados invitados a degustar de este banquete, lo digo en serio, no entendería la ciudad de Aguascalientes sin su sublime y portentosa Orquesta Sinfónica, nuestra Sinfónica es parte del rostro de la ciudad, de su intimidad y de su identidad, como lo es el Premio Bellas Artes de Poesía, el Encuentro Regional de Arte Joven, los festivales de verano: el de Música de Cámara, el de Canto Operístico y el de Jazz, el Festival de la Ciudad en Octubre o la Feria de San Marcos, simplemente no concibo Aguascalientes sin todo esto que acabo de mencionar como tampoco la concibo sin sus hermosos árboles de jacarandas en flor cada vez que se acerca la primavera.

Felicidades a nuestra máxima entidad musical en sus primeros 25 años de vida, y ¿sabes algo?, estoy muy orgulloso de haber nacido y de vivir aquí, en Aguascalientes, ciudad con orquesta sinfónica.

 

rodolfo_popoca@hotmail.com

The Author

Rodolfo Popoca Perches

Rodolfo Popoca Perches

No Comment

¡Participa!