Analizan laicidad de la educación en México - LJA Aguascalientes
24/02/2024

 

  • Se reunieron especialistas en El Colegio Nacional durante la cuarta Semana Internacional de la Cultura Laica
  • El Estado mexicano debería establecer una postura epistemológica laica que permee a toda la educación, independientemente de si ésta se ubica en el sector público o el privado

 

Con el objetivo de analizar la laicidad en la educación de nuestro país, científicos sociales se reunieron en El Colegio Nacional durante la Cuarta Semana Internacional de la Cultura Laica. En ese marco, la doctora Mariana Guadalupe Molina Fuentes señaló que la laicidad es un concepto que aparentemente cuenta con un consenso en la sociedad, sin embargo, cuando pasamos a los detalles, este acuerdo parece romperse.

“En el ámbito educativo no hay una especificidad en cuanto a lo que debería de enseñarse, cómo debería de enseñarse y sobre todo, qué actores están facultados o deberían de estar facultados para intervenir en este proceso”, dijo la investigadora del Centro de Estudios Sociológicos de El Colegio de México.

En nuestro país, sorprende la coexistencia de la educación laica y la educación religiosa, como dos posturas epistemológicas o filosóficas que influyen directamente en la construcción del conocimiento de los jóvenes mexicanos. Lo anterior resulta particularmente ilustrativo y contradictorio porque se trata de una sociedad mayoritariamente religiosa, que a pesar de ello, está regulada por un Estado laico desde 1857, y se trata de una sociedad que está inmersa en un proceso de secularización, a través del cual la religión deja de ser el centro de la organización social y pasa a ser únicamente una esfera social a la par de las otras.

“Sin embargo, este proceso no debe pensarse como algo homogéneo, de hecho, lo que se observa en la sociedad mexicana, es que hay algunos grupos sociales que operan bajo una lógica secular mientras que existen otros que oponen resistencia y apuestan por un proyecto social en el que la religión siga en el centro del orden social”, indicó la doctora en ciencia social con especialidad en sociología.

Debido a que el Estado mexicano es laico, la educación debería seguir el principio de laicidad, esto significa que la postura epistemológica que funciona como la base de la educación pública parta de criterios apegados al cientificismo, pero esto no ha significado que otras posturas epistemológicas (o posturas filosóficas como la religión) hayan desaparecido. Un buen ejemplo de ello son los modelos educativos religiosos en donde el centro de la educación sigue siendo la religión, y por ende, impacta en la construcción del conocimiento.

El conflicto viene entonces -sugirió la investigadora- desde el planteamiento constitucional en donde se otorga la libertad de creencia y de conciencia, esto ocasiona que muchos padres de familia argumenten que esta libertad les da derecho de elegir el tipo de modelo educativo bajo el que quieren que se formen sus hijos, y para ellos “si ese modelo educativo resulta estar basado en una postura epistemológica religiosa, ¿cuál es el problema?”, dijo Molina Fuentes.

El problema, continuó, es que a través del sistema educativo se socializan varios marcos interpretativos sobre el mundo que no se agotan en la vida privada sino que trascienden a la vida pública. La pregunta entonces es: ¿Existe una diferencia entre las apreciaciones morales entre los sujetos que se educan en medios laicos y religiosos?


Esa pregunta fue el telón de fondo para una investigación en donde la doctora comparó cinco escuelas privadas, dos católicas y tres laicas para observar si existían diferencias entre las apreciaciones morales entre ambas epistemologías y se observó que sí, y los temas en donde había conflicto eran los temas históricos y biológicos.

A partir de este estudio concluyó que la libertad de elegir el tipo de formación puede resultar conflictivo en ciertos aspectos, ya que algunos modelos educativos religiosos se conforman bajo modelos integralistas, es decir, que colocan a la fe como el pilar de la vida pública y en ese sentido se pone en tela de juicio el principio de laicidad.

“En tanto que la postura epistemológica se refleja en modos de conocer, enseñar y aprender, estos a su vez se cristalizan en interpretaciones muy específicas sobre el entorno social, entonces, el Estado mexicano debería de establecer una postura epistemológica laica que permee a toda la educación independientemente de si ésta se ubica en el sector público y privado”, comentó la especialista en las relaciones Estado-Iglesia de México.
Con información del Foro Consultivo Científico y Tecnológico


Show Full Content
Previous La crisis de seguridad se debe a las acciones erráticas e ineficientes del gobierno
Next En Rincón de Romos se ha permitido construcción en peligrosa falla geológica
Close

NEXT STORY

Close

2021: recuento de daños/ Bravuconadas 

08/11/2021
Close