Opinión

Ice no es hielo, es fuego / El banquete de los pordioseros

Desde hace ya algunos años, la verdad no puedo precisar cuántos pero ya son varios, el equipo de producción del programa de radio Dimensión ótica, integrado por Fernando López y Pablo del Valle y que se transmite todos los miércoles a las 20:30 horas por la frecuencia de Radio Universidad, 94.5 de fm, tienen la gentileza de invitarme, junto con otros buenos amigos, Enrique Campos, Luis Ariel Sifuentes el doc, y Héctor Saavedra, a participar a una serie de programas especiales, así hemos repasado la discografía de algunos de los grandes del rock progresivo, entre ellos Pink Floyd, Le Orme, P.F.M., Il Balletto di Bronzo, Mueso Rosenbach, Jethro Tull, New Trolls, Genesis, Yes, Banco del mutuo soccorso, King crimson y algunos otros, en estos días toca el turno a una de las referencias obligadas del progresivo inglés, me refiero a Camel, pertenecientes a la escuela o sonido de Canterbury y con mucho placer y convicción hemos estado repasando su discografía completa.

Ayer miércoles, bueno antier considerando que yo escribo esto el jueves pero tú lo leerás hasta el viernes, presentamos el disco de Camel I Can see your house from here, séptima producción en estudio y con fecha de 1979, e iniciamos el repaso por el siguiente disco, Nude, de 1981. Bien, me quiero referir al tema Ice que pertenece a la producción I can see your house from here, de hecho es el tema musical que cierra el disco y tiene una duración de poco más de 10 minutos. Se trata no sólo de la mejor composición del disco en cuestión, sino de una de las mejores creaciones de Camel a lo largo de toda su historia, que abarca más de cuatro fértiles décadas, de hecho, me atrevo a asegurar que nos estamos refiriendo a uno de los más brillantes momentos del extenso catálogo del rock progresivo, para tu servidor, el más excelso, suculento y ambicioso del rock.

Ice es un tema musical compuesto por Andrew Latimer, de alguna manera dueño y responsable de este impresionante concepto musical llamado Camel que fue grabado en vivo y en una sola toma en los estudios de grabación de Farmyard, en una modesta población rural de Buckinghamshire. Al decir que fue grabado en vivo, me refiero al hecho de que no contó con varias tomas eligiendo la mejor ni con el trabajo de edición en el estudio, se tocó de manera directa en una sola toma y así, de primera impresión quedó registrado en el álbum al cual pertenece. Por cierto, y a riesgo de que mis amigos de Dimensión ótica se me echen encima poniéndole precio a mi cabeza, me atrevo a asegurar que este disco, I can see your house from here, y su continuador Nude, son bellas piezas imperdibles de la discografía de Camel, pero muy alejadas del concepto original muy ambicioso y radicalmente progresivo de los primeros discos de la agrupación, sin embargo, en descargo de estas buenas producciones, es necesario apuntar que siguen manteniendo estándares de calidad muy altos. De hecho, la gran excepción del disco es este tema musical Ice que nos recuerda aquellos años de discos como Snow Goose, Mirage, Rain Dances o Moonmadness.

Ice es una canción especial en todo el repertorio de Camel, en ella estuvieron involucrados, además de la agrupación, en ese momento integrada por Andy Latimer en la guitarra, flauta y voces, Kit Watkins en los teclados, ya no estaba con Camel Pete Bardens, Colin Bass en el bajo, Andy Ward en la batería y percusiones, invitados como Phil Collins también en batería y percusiones, Rupert Hine en las voces y producción, Simon Jeffes en las muy bien logradas orquestaciones y Gavin Wright en el violín.

Este tema musical, recuerda que me estoy refiriendo a Ice, es un derroche de virtuosismo y sensibilidad, es como aquel delicioso epígrafe usado por Edgar Allan Poe al inicio de su Cuento La caída de la casa Usher: “Su corazón es como un laúd colgado, apenas lo tocas resuena”, de hecho, cada vez que escucho tocar la guitarra a Andy Latimer se me viene a la mente, invariablemente, este epígrafe de Poe. No quiero sonarte exagerado, pero resulta una verdadera proeza reprimir las lágrimas ante tan poético discurso musical.

Bien, todo este asunto tiene que ver, porque como ya te comenté, el pasado miércoles 14 de marzo, durante la transmisión del programa de radio Dimensión ótica, y justamente mientras plácidamente escuchábamos el tema musical mientras éste se escuchaba al aire, Fernando López, coproductor con Pablo del Valle del programa en cuestión comentó con la mirada fija en un punto que me fue imposible definir: “Ice no es hielo, es fuego”, en obvia referencia a la intensidad, profundidad y sensibilidad de esta obra de Camel, y después, como para complementar su propio comentario agregó con esa misma voz taciturna: “pero los hielos también queman”. Y fue en ese momento, ahí, en la cabina de transmisión de radio universidad cuando se me prendió el foco, por supuesto, gracias al comentario de Fernando, en dedicar a semejante portento musical el Banquete que amable y generosamente estás degustando ahora.

Seguramente, si eres amante del buen rock, particularmente del progresivo, conocerás esta inmensa canción, de no ser así, te invito a que la escuches, es una de esas tonadas que más allá de su complejidad técnica y la habilidad para ejecutarla, te dejan marcado de por vida, y no es para menos, de acuerdo con Fernando, “Ice no es hielo, es fuego”.

 

rodolfo_popoca@hotmail.com

The Author

Rodolfo Popoca Perches

Rodolfo Popoca Perches

1 Comment

  1. Carlos Andrés Hernández
    29/03/2017 at 17:33 — Responder

    Camel ha sido una agrupación que me ha acompañado desde que tengo uso de memoria (sería entre los años 1986-87… hoy tengo 33); aún recuerdo con singular alegría las tonadas de discos como el ‘The Snow Goose’ y el ‘Stationary Traveller’.
    Recordando estos discos, me di a la tarea de investigar y conseguir todos los discos de esta gran banda de la escena Canterbury, y sin lugar a dudas puedo decir que una de mis canciones favoritas, no solo de Camel sino en general del Rock Progresivo, es ICE… ¡simplemente es apoteósica!

¡Participa!