Opinión

Injerencias / Desde Aguascalientes

Los mexicanos estamos ante una verdad que nunca se había dicho de manera abierta y clara: las intenciones de los Estados Unidos de intervenir en nuestros asuntos, lo cual la historia nos da cuenta de cómo sus embajadores intervinieron tanto en la invasión francesa y con la guerra de 1847, en que nos quitaron más de la mitad de nuestro territorio, y durante la Revolución mexicana. Durante el Siglo XX sus injerencias han sido permanentes.

Pero nunca se había hablado de manera abierta en el Congreso de Estados Unidos, y que se le haya dicho al secretario de Relaciones Exteriores de nuestro país, en este caso Luis Videgaray, que si llegaba un candidato de izquierda a la Presidencia de la República sería inconveniente para las relaciones de los dos países, a lo cual, con mucho tino, el secretario Videgaray contestó que esos asuntos son de incumbencia sólo de los mexicanos, y que se decidirá quién gobierne nuestro país a través de la voluntad de los mexicanos.

Lo anterior es verdaderamente importante, pues en un país gobernado por un personaje como Donald Trump, que se siente que es el policía y juez del mundo, y del cual ya hemos visto sus decisiones arrebatadas, y que con decretos u órdenes ejecutivas quiere no solo manejar a su país sino al mundo, sin importarle lo que digan o hagan los demás, como es el caso de Rusia, que estaban en el comienzo de una luna de miel hablando de entendimientos y acuerdos para buscar la paz en el Medio Oriente, y sobre todo para la eliminación de los miembros del Estado Islámico, pero con  el ataque a la base aérea en Siria, la cual está apoyada con todo por Rusia e Irán, se tensaron las relaciones y será difícil que se vuelvan a normalizar.

Quizá este tipo de eventos distraigan al gobernante americano y quite por un rato su fijación de lastimar a nuestro país. Probablemente sus twitters serán con otros temas, diferentes a sus planes para con nuestro país.

Estos hechos nos hacen ver que seguimos siendo vistos como el patio trasero de los vecinos, y que su prepotencia no tiene límites, por ser el ejército más poderoso sobre la tierra. Debemos ser muy cuidadosos en nuestras relaciones con los norteamericanos y tener a salvo nuestra integridad como nación, así como independencia en nuestras decisiones, pues la dependencia en cuanto al comercio internacional no pone en la balanza la soberanía. 

 

The Author

Felipe González González

Felipe González González

No Comment

¡Participa!