La democracia exige un lenguaje comprensible para el mejor ejercicio de derechos de la ciudadanía - LJA Aguascalientes
01/12/2021

 

  • Los tiempos actuales demandan contar con sentencias con un lenguaje accesible y argumentadas de forma comprensible para cualquier ciudadano
  • El lenguaje claro es un derecho y uno de los fundamentos de la relación entre gobernados y gobernadas, que permite democratizar el acceso a los bienes y servicios

Al participar en el curso-taller para la elaboración de sentencias claras con lenguaje ciudadano y perspectiva de género, la magistrada de la Sala Regional Ciudad de México, María Guadalupe Silva Rojas, y los magistrados de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), Felipe de la Mata Pizaña y Reyes Rodríguez Mondragón, coincidieron en que el lenguaje comprensible de toda sentencia electoral permitirá a la ciudadanía la garantía de acceso a la justicia, pero sobre todo conocer y ejercitar de mejor manera sus derechos.

El magistrado De la Mata Pizaña destacó que “los impartidores de justicia tenemos la fama de emitir nuestras resoluciones utilizando términos rebuscados, estructuras incomprensibles, lo que nos aleja de los ciudadanos”.

“En el 2018 tendremos un histórico proceso electoral y es necesario que estemos preparados para otorgar respuestas claras y efectivas. Los tiempos actuales así lo demandan: demandan contar con sentencias con un lenguaje accesible y argumentadas de forma comprensible para cualquier ciudadano”, expresó el magistrado De la Mata Pizaña.

“Serán una gran herramienta para generar y devolver la confianza ciudadana en las instituciones políticas y electorales del país, la utilización, pero, sobre todo, el conocimiento pleno por parte de los juzgadores, en especial los electorales, de que hoy en día el lenguaje ciudadano no se trata de una moda. No. Es una obligación basada en la garantía de acceso a la justicia, la ciudadanía nos lo demanda, la Constitución nos obliga”, añadió.

Comentó que “un gran reto de todas las autoridades es el de convertirse en instituciones de proximidad ciudadana, y esto sólo se va a lograr cuanto los justiciables conozcan de manera clara y en un lenguaje accesible, y con perspectiva de género, nuestras resoluciones”.

¿Por qué es necesario utilizar un lenguaje claro?

El magistrado de la Sala Superior del TEPJF, Reyes Rodríguez Mondragón respondió la interrogante: “El lenguaje claro hoy es un derecho. Es uno de los fundamentos de la relación entre gobernados y gobernadas, que permite democratizar el acceso a los bienes y a los servicios públicos”.

​Señaló las ventajas que ofrecen el que las autoridades se comuniquen con la ciudadanía a través de un lenguaje claro, lo cual tiene mayor relevancia en el caso de las autoridades electorales para que las personas conozcan las razones que fundamentan determinada decisión.

En su exposición, el magistrado Rodríguez Mondragón se refirió al uso de la tecnología en la comunicación de las instituciones. “Hoy en día, estamos muy acostumbrados a decir que una justicia moderna es aquella con una mejor tecnología. Lo escuchamos en todos lados. Yo diría, vamos un paso atrás: una justicia moderna es una justicia que se puede comprender, esos son los fundamentos. Empecemos por atender y hacer mejor las cosas, a partir de los fundamentos”.


Consideró que un modelo de sentencias ciudadanas permite un mayor diálogo interinstitucional y con la propia ciudadanía y permite enviar un mensaje de transparencia y rendición de cuentas. “En primer lugar, tenemos la oportunidad de que puedan evaluar nuestro desempeño. Mucho se habla hoy en día de los recursos y el costo tan alto de la democracia en México. Es una inversión y la rentabilidad de esa inversión es de largo plazo y lo podemos medir cuando nuestro desempeño es objeto de escrutinio público; puede ser criticado y también puede ser reconocido”.

El uso de lenguaje claro y comprensible “transforma la manera en cómo rendimos cuentas y aporta a una transparencia activa. Ya nos hemos preguntados muchas veces si cumplimos con la transparencia teniendo disponibilidad de las sentencias en internet, si están en PDF y no en otro lenguaje más complicado. No es suficiente con que la gente pueda acceder al documento si el documento no es accesible, amigable”.

“Un modelo minimalista de sentencia busca eliminar lo innecesario. Una sentencia clara tiene la información relevante y pertinente para que sea entendida y para explicar y razonar la decisión. Una sentencia convincente va a exponer esa decisión de manera tal que la estructura argumentativa sea completa y a la vez persuasiva. ¿Qué buscamos? Maximizar claridad en la información y los argumentos. Exhaustividad no significa repetición. Una sentencia tiene que ser tan extensa como sea necesario, pero tan corta como sea posible”, precisó.

Lenguaje de sentencia incurre en discriminación

La magistrada de la Sala Regional Ciudad de México, María Guadalupe Silva Rojas, refirió un diagnóstico periodístico dado a conocer en el 2016 sobre diversas resistencias detectadas en las autoridades judiciales, entre ellas, la transparencia y rendición de cuentas.

“Y más adelante, en este mismo diagnóstico, refiriéndose específicamente al tema del lenguaje poco claro al que muchos jueces y juezas utilizan al momento de hacer sus resoluciones, la suposición, a la conclusión que llegaban en ese diagnóstico era: es una discriminación hacia todas las personas que no conocen ese lenguaje técnico. Y entonces la sentencia a lo mejor está impartiendo justicia, quién tiene la razón y quién no, pero al mismo momento de ser emitida, está discriminando a toda la gente que no puede entender lo que dicen esas sentencias”, señaló.

En lo que respecta a transparencia precisó que no se trata sólo de colocar en los portales distinta información si su contenido no es comprensible para las personas. “Y creo que de nada sirve, por ejemplo, que estuvieran los documentos en chino si nadie habla chino aquí y no se puede entender qué es lo que se está diciendo. La transparencia no solamente cruza por una publicación de la información, sino porque la información realmente es entendible por los destinatarios”.

La magistrada de la Sala Ciudad de México acompañó el tema de la elaboración de sentencias con lenguaje ciudadano y perspectiva de género, con lenguaje incluyente en el que las referencias para mujeres y hombres no se engloben en términos masculinos.

El curso-taller es producto de un convenio entre el Organismo Público Local Electoral de Veracruz y el Centro de Capacitación Electoral del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.
Con información del TEPJF


Show Full Content
Previous Inminente empatar las políticas educativa y económica
Next Preocupante, la caída del crecimiento económico
Close

NEXT STORY

Close

Reculeos y voladas / La Purísima… Grilla  

17/07/2014
Close