EducaciónSociedad y Justicia

Denuncian violencia sexual en la UAA

 

  • Ni la Autónoma ni ninguna otra universidad del estado tiene protocolos para la atención de acoso sexual
  • El presunto responsable fue denunciado penalmente ante la Fiscalía

 

La Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA) fue omisa al atender a un grupo de alumnas del Centro de las Artes y la Cultura, quienes sufrieron violencia sexual por parte de un maestro.

 

El Observatorio de Violencia Social y de Género de Aguascalientes (Ovsga) acusó al profesor Alfredo Vargas de generar “Un contexto para que las estudiantes fueran violentadas en su libertad sexual, seguridad sexual, normal desarrollo físico y sicosexual, así como en su libre desarrollo de la personalidad, incitando a la violencia y a la discriminación de un grupo, afectando la dignidad de las mismas”.

Las agraviadas acudieron a varias autoridades universitarias pero la UAA no aplicó ningún protocolo para atender su denuncia. Primero acudieron con el decano del Centro de Artes y después con la jefa del Departamento de Artes Escénicas. Al no tener respuesta satisfactoria, tuvieron que ir a Rectoría, Secretaría General, Defensoría de los Derechos Universitarios, Federación de Estudiantes, Comité de Equidad de Género (CIEG) y Departamento Jurídico, narrando una y otra vez lo sucedido. El presunto responsable continúa impartiendo clases, por lo que ellas decidieron dejar de presentarse.

En junio de 2016, el CIEG informó que estaba en proceso la elaboración de un protocolo para atender el acoso y hostigamiento sexual en la institución. Si bien el compromiso era tenerlo listo a finales de ese año, aún no aparece en la legislación universitaria y en caso de existir, no es público ni se aplicó en el caso particular.

Según el Observatorio, ninguna universidad pública o privada en Aguascalientes cuenta con esta clase de protocolos, obligatorios por la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia. Por casos similares, el Ovsga ha recibido ocho denuncias de estudiantes a las que no pudo dar seguimiento, debido a la falta de estos mecanismos.

El viernes 12 de mayo, el Ovsga y una de las universitarias interpusieron una denuncia penal ante la Fiscalía a través de la Unidad de Justicia Familiar y Violencia de Género, ubicada en el Centro de Justicia para Mujeres. La organización se reservó los detalles a efecto de proteger a las víctimas y a la investigación.

En el proceso interno llevado a cabo en la Autónoma están involucradas otras dos alumnas.

El Observatorio apremió la construcción del protocolo para la atención de violencia sexual con base en derechos humanos y perspectiva de género; este manual debe establecer la ruta a seguir para denunciar casos como éste, de tal manera que se evite la revictimización y deberá hacerse público en diversos espacios de la universidad. Debe también garantizar la reparación de los daños; adoptar medidas apegadas a derecho contra las personas que ejerzan violencia sexual; asegurarse de que ningún agresor trabaje como docente; exigir a todo el personal de la UAA que cuente con capacitación y preparación en derechos humanos y perspectiva de género y garantizar que no se repita ningún tipo de violencia.

En relación con el caso señalado por el Observatorio, a través de un comunicado, la UAA indicó que se tiene conocimiento de la denuncia presentada por las alumnas del Centro de las Artes y la Cultura, y que sí se ha actuado en los términos de la legislación universitaria y conforme al proceso establecido por el Comité de Equidad de Género y la Defensoría de los Derechos Universitarios de la institución, y que existe ya una resolución de la Defensoría de los Derechos Universitarios para proteger la situación académica de nuestras estudiantes, en tanto se continúan las investigaciones para deslindar responsabilidades y aplicar las sanciones procedentes.

Sobre el señalamiento de las alumnas agraviadas de que no se ha recibido una respuesta satisfactoria por parte de la UAA, el comunicado de la universidad señala que “las autoridades institucionales, a efecto de notificar la resolución de la Defensoría de los Derechos Universitarios e informar el avance del procedimiento, mantienen un contacto directo y permanente con las alumnas, con pleno respeto a la privacidad de las mismas”.

El boletín de la UAA finaliza señalando que “en éste como en todos los casos que se presenten se actuará con plena responsabilidad, legalidad y firmeza”.

The Author

Hilda Hermosillo

Hilda Hermosillo

Periodista en ciernes. Contestataria y suspicaz por naturaleza, un tanto caprichosa, algo distraída, siempre aprendo de todo, vivo a pleno cada centésima de segundo y no podría vivir sin música. Equidad de género. Medio Ambiente. Derechos humanos. Justicia. Política y elecciones.

No Comment

¡Participa!