Alfonso Larqué y la lucha contra el hambre - LJA Aguascalientes
27/11/2022

 

Francisco Alfonso Larqué Saavedra ganó el premio CARGILL-CIMMYT a la Seguridad Alimentaria y de Sustentabilidad 2017 en la categoría investigador o grupo de investigadores, por un sistema de producción continua de maíz, que consiste en aprovechar el bono climático que existe en la península de Yucatán, lo cual permitió elevar la producción de esta especie de gramínea, de menos de una tonelada por hectárea a diez toneladas por hectárea al año.

La seguridad alimentaria es uno de los temas en los que el investigador emérito del Sistema Nacional de Investigadores ha enfocado su investigación en los últimos años.



 

La producción continua de maíz enfrenta varios retos, como las plagas, enfermedades del cultivo y el riego durante las temporadas. El agua en esta zona no representa un problema, porque “el agua ya está en el subsuelo, solo que no se ha utilizado de una manera intensiva como debería de hacerse y el agua acumulada se va al mar. El agua que cae en las zonas de recarga se pierde y se va al mar si no se ocupa, entonces hay que ocuparla para producir alimentos”.

El premio CARGILL-CIMMYT es un reconocimiento más a la larga trayectoria Alfonso Larqué, en la que ha utilizado los recursos tanto naturales como culturales disponibles preservando la integridad de las áreas en las que desarrolla sus proyectos.

 

La cruzada contra el hambre

La seguridad alimentaria es uno de los grandes retos que enfrenta la humanidad. Para el año 2030, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) calculó que el hambre afectará a 45 millones de personas. En México, la historia de la cruzada por la seguridad alimentaria ha tenido diferentes momentos. “En 1956, el grupo de Norman E. Borlaug consiguió la autonomía en la producción de trigo. Ahora somos importadores netos tanto de trigo y de maíz (…). Algo está pasando que no está funcionando y que necesita revisarse con el mayor de los cuidados. Indiscutiblemente se está invitando a la ciencia, a las ciencias agrícolas, y la tecnología, entre otros sectores para que se puedan realmente proponer alternativas que traten de mitigar esta profunda deficiencia que tenemos en ser autosuficientes, por lo menos en aquellos alimentos que son básicos para la cultura de este país”, explicó.

Larqué, miembro de la Academia Mexicana de las Ciencias y del Consejo Consultivo de Ciencias de la Presidencia de la República, está comprometido con esta cruzada. Y de hecho fue el éxito que consiguió Borlaug al ganarse el Premio Nobel en 1970, cuando trabajaba en el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), lo que lo inspiró a desarrollar su carrera. Las líneas de investigación de este notable investigador se centran en el estudio de la bioproductividad agrícola y ha innovado en diferentes campos de la agronomía que han tenido resultados exitosos en la producción del campo mexicano.


 

Con información del Foro Consultivo Científico y Tecnológico


Show Full Content
Previous Reiniciaron conciertos semanales de la Banda Sinfónica Municipal
Next La oferta de las galerías de la Universidad Autónoma
Close

NEXT STORY

Close

¿Por qué es necesario recibir una vacuna de refuerzo contra COVID-19?

14/01/2022
Close