Sociedad y Justicia

Autoridades de Aguascalientes, irresponsables ante el suicidio

 

  • Han reproducido teorías que no están basadas en la ciencia buscando dar una explicación al tema
  • Las teorías van desde considerar este acto como un asunto cultural hasta culpar a una mala alimentación
  • Los medios son aliados en el combate al suicidio

 

 



Según un estudio del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) presentado en 2016, Aguascalientes fue la segunda entidad federativa para el año 2014, donde más suicidios se presentaron con 8.6 suicidas por cada cien mil habitantes, tras Campeche.

A decir del exdirector del Centro de Salud Mental Agua Clara, Héctor Grijalva Tamayo, el perfil general de la mayoría de los suicidas en el estado indica que quienes más se quitan la vida son varones, con empleo, con problemas económicos y que viven en contextos de violencia familiar.

Ante un problema generalizado como este, según el experto, las diferentes órdenes de gobierno que hay en la entidad deben realizar acciones o programas preventivos y brindar información científica sobre las causas del problema.

Sin embargo, algunas autoridades han reproducido teorías o postulados que no están basados en la ciencia buscando dar una explicación al tema del suicidio a decir de Grijalva Tamayo.

Algunas autoridades se han animado a emitir teorías que supuestamente podrían explicar la causa de estos numerosos incidentes como la actual alcaldesa de la capital, María Teresa Jiménez Esquivel, quien en una entrevista durante su campaña política en 2016 indicó que la problemática estaba relacionada con los hábitos alimenticios de la población ante lo cual propuso la ingesta de elotes como una medida de prevención.

Luego de casi un año de haber hecho estas declaraciones que tuvieron repercusiones en el ámbito nacional, el 18 de abril la alcaldesa reconoció que se desconocen las causas que orillan a una persona a decidir quitarse la vida.

“Ni la OMS (Organización Mundial de la Salud), ni ninguna persona ha determinado qué es lo que sucede con las personas que se suicidan, la verdad nosotros hemos trabajado; de hecho ayer en el gabinete también se tocó el tema para hacer foros con la Universidad Autónoma (Aguascalientes) estamos planeando una alianza precisamente para el tema del suicidio”.

Sin embargo, según el neurólogo y fundador del Centro de Salud Mental Agua Clara, las autoridades, como la alcaldesa, deben ser más responsables al emitir opiniones o juicios respecto a este tema pues el suicidio es un asunto muy grave para una sociedad, ya que quien comete un acto como este atenta contra dos de los instintos más importantes del humano: el de supervivencia y el de conservación de la especie.

“Cuando una persona toma una decisión tan definitiva como esta, se tiene que hacer un estudio focalizado desde una perspectiva seria y científica, así como profesional; aunque todo mundo tiene derecho a opinar respecto a cualquier asunto, estas opiniones deben realizarse de una manera muy respetuosa y bien fundamentada pues se trata de la vida de una persona de lo que se habla”.

En Aguascalientes no sólo la alcaldesa ha emitido teorías sobre el suicidio; apenas los primeros días de mayo el diputado local del Partido Acción Nacional (PAN), Francisco Martínez Delgado, señaló que el suicidio es un asunto cultural pues los mayas los practicaban de manera habitual como también lo hacían en Japón a través del llamado harakiri.

Otros grupos incluso han achacado el alto número de suicidios en Aguascalientes a componentes del agua potable como el plomo y el arsénico, sin embargo esto no tiene fundamentos científicos pues a decir del neurólogo, nunca se han hecho estudios al agua con esa intención y los que se han hecho no han arrojado resultados que coincidan con esta teoría.

Estas teorías no son nuevas: “Los neurólogos atendemos problemáticas muy complicadas como el déficit de atención, la hiperquinesia de los niños, la esquizofrenia y otros trastornos del comportamiento, para los cuales no hay una solución definitiva, ante lo cual aparecen remedios milagrosos como dietas libres de gluten, proteínas de origen animal y demás tendencias que no están probadas científicamente”.

“Lamentablemente cuando un problema se hace muy grande, todo el mundo, ante su angustia, quiere ofrecer una explicación quiere decir algo (…) en el suicidio no está demostrado de manera alguna que esté relacionado con trastornos de la alimentación o elementos que hay en el entorno de Aguascalientes, ni en el agua, ni en el aire”.

La UAA ya ha realizado acciones y estudios para prevenir este fenómeno pues; en el 2015, por ejemplo, la institución firmó un convenio con el Instituto de Servicios de Salud del Estado de Aguascalientes (Issea) y con la Secretaría de Seguridad Pública del Estado con el objetivo de emprender programas de prevención, sin embargo, y a pesar de que Francisco Esparza Parada, entonces titular del Issea, no se dio continuidad a estos programas debido al cambio de Gobierno Estatal.

Durante la firma de dicho convenio, el 25 de marzo de 2015, el director de Salud Mental y Adicciones del Issea, Gerardo Macías López comentó que las tendencias para cometer suicidios incrementa con el crecimiento demográfico por lo que es importante que las autoridades, investigadores y la población en general actúen para su prevención y atención adecuada.

La que también realizó un acuerdo con la UAA para combatir esta problemática fue María Teresa Jiménez Esquivel  quien se comprometió a apoyar a la institución en la creación de un Centro Universitario de Desarrollo Comunitario al oriente de la ciudad en el mes de febrero con el que se pueda apoyar a jóvenes adictos a las drogas y propensos al suicidio, sin embargo no se han presentado avances en la consolidación de este proyecto.

Otra de las teorías que plantean una causa del suicidio, es la que involucra y relaciona de manera directa el consumo de drogas con el suicidio.

El 22 de junio de 2016, Gerardo Macías López, manifestó que si bien, el fenómeno es multifactorial, no debe desestimarse el combate a las adicciones del como pieza fundamental para disminuir el suicidio.

Contrario a estas declaraciones, Grijalva Tamayo afirmó que pese a que el consumo de drogas podría actuar como un desinhibidor para que una persona se anime a cometer suicidio, es su contexto el que lo orilla a concebir esta posibilidad.

 

Los medios son aliados en el combate al suicidio

Otra teoría indica que los medios de comunicación promoverían informando sobre los casos, sin embargo lejos de promoverlo, según Grijalva Tamayo, han sido aliados en el combate de esta problemática que atañe a Aguascalientes.

El tema de como maneja la prensa el tema del suicidio es muy polémico y siempre se ha prestado a gran discusión pues mientras que hay quienes abogan por la libertad de expresión y la difusión de información también existen quienes han propuesto que exista una reglamentación que prohíba a los medios abordar este tema según Grijalva Tamayo.

Sin embargo, se dijo de acuerdo en que los medios informen sobre esta problemática que atañe especialmente al estado, “Yo estoy totalmente de acuerdo en que los medios le den difusión, porque gracias a los medios es que nos damos cuenta de la realidad”.

Él mismo, aseguró, antes de especificarse en el suicidio, se dio cuenta de la problemática gracias a los medios de comunicación, “Yo me empecé a dar cuenta porque yo lo veía a través de los medios, yo soy médico. Hay muchos suicidas que no llegan a los servicios médicos de los que sólo se da cuenta de su muerte la policía y la prensa”.

Este tema debe ser tocado con responsabilidad, pues existe una diferencia entre informar sobre los casos y utilizarlos para ganar vistas,“Personas en situaciones muy dramáticas que no se necesitan, sin embargo siempre habrá medios periodísticos que hagan este trabajo”.

“En general la prensa nos ha ayudado muchísimo, los conteos, por ejemplo, han actuado como una voz de alerta para que las autoridades y la gente se ponga a hacer algo (…) Los medios han sido muy comprometidos, yo realmente estoy en gratitud porque los medios siempre han ayudado a esto, no están sólo en calidad de informantes sino de participantes y siempre lo han sido”.

El fenómeno de imitación por el que se ha señalado a algunos medios de comunicación, en el cual los suicidas supuestamente encontrarían inspiración en los casos dados a conocer por la prensa para quitarse la vida no es culpa del periódico, según Grijalva Tamayo.

El suicidio por sí sólo es una conducta y como tal, puede prestarse a la imitación, tal y como lo escribió en 1896 el sociólogo Émile Durkheim, sin embargo esto no es culpa de la prensa; “Se va a imitar sí, pero porque se mata la gente, no porque el medio de comunicación lo diga”.

“Cuando se inauguró la Torre Eiffel de París y los parisinos que se tiraban al Sena ahora se tiraban de la torre porque se puso de moda; en 1968, los capitalinos se empezaron a suicidar tirándose al metro, porque fue el año en el que se inauguró, entonces sí es imitable, pero no es culpa de los medios, no es culpa de la prensa”.

Respecto al manejo que tiene que hacer la prensa del suicidio, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó un comunicado sin carácter oficial en el que recomienda a los medios de comunicación informar sobre el suicidio de la siguiente manera: interpretar cuidadosamente y correctamente las estadísticas, usar fuentes auténticas y confiables, las generalizaciones basadas en cifras pequeñas requieren particular atención y las expresiones tales como “epidemia de suicidios” y “el lugar con mayor tasa de suicidios en el mundo” deberán evitarse y se debe oponer resistencia a informar el comportamiento suicida como una respuesta entendible a los cambios o la degradación social o cultural.

En cuanto a los casos específicos la OMS recomienda: El cubrimiento sensacionalista de suicidios deberá evitarse de manera diligente, particularmente cuando involucra a una celebridad. Este cubrimiento deberá minimizarse hasta donde sea posible. Cualquier problema mental que la celebridad pueda haber tenido deberá reconocerse igualmente. Deberá hacerse el mayor esfuerzo por evitar exageraciones. Las fotografías de la víctima, del método empleado y de la escena del suicidio deben evitarse. Los titulares en primera página nunca son la ubicación ideal para informar sobre un suicidio.

Deberán evitarse las descripciones detalladas del método usado y cómo lo obtuvo la víctima. Las investigaciones han demostrado que el cubrimiento por parte de los medios de comunicación tiene mayor impacto sobre el método de suicidio adoptado, que la misma frecuencia con que ocurren los suicidios. Ciertos escenarios -puentes, acantilados, edificios altos, vías férreas, etc.- están tradicionalmente asociados con el suicidio y la publicidad extra aumenta el riesgo que más personas los usen.

No deberá informarse acerca del suicidio como algo inexplicable o simplista. El suicidio nunca es el resultado de un solo factor o hecho. Usualmente lo causa una compleja interacción de muchos factores tales como enfermedad mental y física, abuso de sustancias, conflictos familiares e interpersonales y acontecimientos estresantes. Es útil reconocer que una variedad de factores contribuyen al suicidio.

El suicidio no deberá describirse como un método para enfrentar problemas personales tales como bancarrota, incapacidad de aprobar un examen, o abuso sexual. Los informes deberán tener en cuenta el impacto sobre las familias y otros sobrevivientes en términos del estigma y el sufrimiento sicológico.

Glorificar a las víctimas de suicidio como mártires y objetos de adulación pública, puede sugerir a las personas vulnerables que la sociedad honra el comportamiento suicida. En vez de eso, deberá hacerse énfasis en lamentar la muerte de la persona. Describir las consecuencias físicas de intentos de suicidio puede actuar como elemento de disuasión.

Durante la administración pasada, el Gabinete Estratégico de Salud del Gobierno del Estado de Aguascalientes difundió la Guía informativa para el manejo de la información en materia de suicidio en los medios de comunicación, que contenía las siguientes recomendaciones:

  • Emplear fuentes de información confiables, mencionando el origen de las mismas.
  • Evitar la repetida y continua cobertura del suceso.
  • Interpretar estadísticas de forma adecuada.
  • Eludir expresiones generales basadas en casos que abarcan una fracción acotada de la sociedad como: “pandemia de suicidios”.
  • Abstenerse de adjudicar las causas de los suicidios como una respuesta a cambios sociales o culturales.
  • Evitar un tratamiento sensacionalista de las imágenes. En el caso del material impreso,  se manejará la nota y en su caso las imágenes en páginas interiores.  En lo referente a la modalidad de captación, es decir, al encuadre de las imágenes, debería prescindirse el uso de planos cerrados y movimientos de cámara o de cualquier otro recurso técnico que enfatice o destaque las acciones realizadas por el presunto suicida.
  • Los títulos o leyendas tendrán que ser meramente informativos y deberán evitarse expresiones o datos tendenciosos.
  • Evitar la descripción detallada del método empleado para suicidarse. Los periodistas o responsables en estudio deberán brindar aspectos generales de los hechos, eludiendo los detalles o pormenores de las acciones.
  • Los profesionales se abstendrán de especulaciones sobre los motivos posibles que llevarían a una persona a realizar un acto de tales características.
  • Evitar la transmisión desde lugares que son tradicionalmente relacionados con el suicidio como vías del ferrocarril, puentes y edificios de altura.
  • Eludir presentar al suicida como mártir o héroe, a fin de que la sociedad no honre un comportamiento suicida.
  • Intentar no representar el suicidio como una conducta o salida para hacer frente a problemas personales.
  • Considerar el impacto sicológico que genera en los familiares y amigos de la víctima percibir el acontecimiento a través de los medios de comunicación.
  • Evitar la divulgación de declaraciones y otras conductas del suicida durante su intento de autoeliminación.
  • Mencionar las consecuencias de salud física de intentos de suicidio, para que actúe como método de disuasión.
  • Reconocer, en caso que existan, los problemas de salud mental en el suicida.
  • Intentar no ofrecer explicaciones simplistas o reduccionistas del suicidio, y a su vez evitar presentarlo como un hecho inexplicable o enigmático. En esta línea debería ser abordado como un fenómeno multifactorial que implica la interacción de múltiples factores.

 

The Author

Carlos Olvera Zurita

Carlos Olvera Zurita

Nada, sólo 28 años de vida. Reportero en La Jornada Aguascalientes.

1 Comment

  1. fer
    07/06/2017 at 12:24 — Responder

    Entoces lo atacamos con mas acuerdos? o seguimos observando?, no crees que aunque digan los eruditos que es un problema factorial es valido dereccionar y atacar un punto(con criticas del ultimo que siete tener razón) y ver que resultados se obtienen, acierto-error y mejorar?, es mejor que no hacer nada y ahogarnos en pura verborrea que mitiga conciencias, ilumina titulares pero no ayuda en nada a los potenciales en atentar contra si.

¡Participa!