16/07/2020


Dicen que el Instituto Municipal de la Mujer de Aguascalientes (IMMA) me anda buscando para preguntarme el porqué de tanto encono en su contra. Dudo que sea cierto. De querer encontrarme saben dónde está mi segunda casa. Según esto, dicen que el Instituto se ofendió porque esta mortal e insignificante ciudadana señaló la pobre idea de políticas públicas con perspectiva de género que tiene, bajo el amparo del Ayuntamiento capital comandado por Teresa Jiménez.

Quiero suponer que su molestia radica en que cree que es falso lo que escribí. Que no es cierto nada de lo que dije. De encontrarme y querer demostrar mi error comprobará que sus estrategias funcionan y son benéficas para todas las mujeres del municipio, y que a casi medio año de comenzar sus labores, el IMMA ya arrancó con todo y análisis para saber cuáles son las necesidades de la mujer aguascalentense.

El Instituto sabrá exponer que tiene muy claro cómo está constituido el sistema patriarcal que históricamente nos ha colocado a las mujeres en el mundo y que hace de eso la base de su trabajo, por lo que se abstiene de medidas paliativas que no resuelven nada, de esas que nombran realidades y síntomas por encimita. Mostrará una carpeta gorda que compruebe que ahí no se maquillan políticas públicas con nombres largos, posmodernos y tediosos que no significan ni llegan a ningún resultado, llámense Sistema Municipal de Igualdad Sustantiva entre Mujeres y Hombres o el Sistema para la Prevención, Atención, Sanción y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres, por ejemplo.

También sabrá que adoptar de manera superficial el lenguaje incluyente, la concepción de equidad y género, y repetir hasta el cansancio la frase hecha “empoderamiento de mujeres” minimiza los estudios de género a mera comentocracia, por lo que se abstiene de esto y a las pruebas se remite, pues sería incapaz de reproducir y continuar con este esquema que genera tantas ganancias económicas y políticas al usarlo, ponerlo de moda y sobre todo que es paternalista con las mujeres.

Caso contrario, puede que el IMMA diga que no tienen por qué andar demostrando a nadie que sabe hacer las cosas, que no se trata de andar pavoneándose de todas las campañas informativas, talleres y apoyos que ofrece a las mujeres porque el resultado de todo esto se nota a leguas. Y si no ahí está su página de Facebook que presume sus labores y las fotitos que suben, mujeres comprometidas con otras mujeres en el ofrecimientos de créditos y los talleres de formación empresarial para lideresas de clase media; en la prevención de violencia laboral que afecta, como no, a las mujeres que trabajan; en las reuniones que hacen con té y galletitas para ponerse de acuerdo y brindar un mejor servicio.

Porque hablar de derechos humanos, del derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, ese que está en una ley con el mismo nombre, está implícito, supongo, por ejemplo como cuando las integrantes del IMMA se tomaron la foto en la sesión ordinaria del Comité Municipal de la Salud y Prevención de Adicciones 2017, en donde de seguro uno de los programas señaló que en el municipio de Aguascalientes no hay anexos o centros femeninos que traten el problema de la adicción a las drogas y el alcoholismo con perspectiva de género, al cabo qué, el hospital siquiátrico del estado, Capra, se hace cargo con el pago respectivo. Tal vez ahí, en esa sesión, señalaron que las mujeres adictas sin recursos no pueden acceder a esta atención y que son víctimas del señalamiento y repudio por parte de una sociedad machista que las orilla en muchas ocasiones hasta llegar a la cárcel. No por nada muchas de las mil mujeres en el Cereso femenil están por delitos contra la salud.

Tal vez, también, me perdí de la publicación donde menciona su postura sobre la prostitución femenina y masculina en el municipio. De seguro tampoco me he dado cuenta de su posicionamiento sobre la salud de las mujeres, por ejemplo, el trabajo que hacen en educación sexual y reproductiva. Ignorancia la mía, no sé qué opina el IMMA del aborto, ni de sus políticas en el tema ni esquemas de apoyo.

La que sí vi fue donde sus integrantes se toman la foto con el secretario de Seguridad Pública del Municipio, José Héctor Benítez López, casi un mes después de las declaraciones machistas que realizó.  Pensé que tal vez, solo tal vez, se ofendieron por éstas y eso haría que señalaran su descontento al hacerle recomendaciones, mínimo, pero no, se reunieron para “garantizar la correcta transversalización del enfoque de género en la actualización de los cuerpos policiacos”.

Transversalización, qué bonita palabra. Si la conoce, quiere decir que el IMMA ha desarrollado metodologías para llegar a todas las mujeres que habitan el municipio, por ejemplo, las indígenas, que no por ser minoría dejan de existir y de necesitar del Instituto. O las mujeres transexuales, que también necesitan de políticas transversales. Y por supuesto, no podemos olvidar a las más necesitadas, a las lesbianas, a las cis (porque sí sabe qué es cis, ¿verdad?) y con todas estas, mínimo, las políticas contra la violencia que se ejerce contra nosotras, porque es imposible que el IMMA no se pronuncie y actúe porque el estado de Aguascalientes se encuentre por encima de la media nacional en violaciones sexuales, según el Semáforo Delictivo, entre enero y mayo de 2017, con 74 violaciones, porque no es solo un número, son 74 mujeres, que, competencia municipal del Instituto o no, han sufrido de forma infame esta violencia y que necesitan de todo un marco legal de apoyo. O que sea incapaz de hacer presente su voz ante la no tipificación del feminicidio como delito autónomo en el estado, que si no es su asunto, sí al menos es la instancia indicada para posicionarse al respecto, ¿o si no cuál?

Eso sí, si de señalar se trata, en estos días el Instituto salió a decir que en este año ha atendido a 385 mujeres de nuevo ingreso, como si entre más, mejor, pero se le olvidó mencionar las acciones para que el número de mujeres disminuya, prevención, información atención y todos los -ciones, y no precisamente porque las mujeres dejen de denunciar, como acusó Benítez, sino porque todo irá enfocado a la erradicación de las violencias.

Si el IMMA no observa estos mínimos puntos, estaría incurriendo en omisión, una forma de violencia institucional en donde los programas no están pensados transversalmente.  

Eso dijeron, que me anda buscando. No lo sé. Ojalá no me dejen mentir. Aquí lo espero.

@negramagallanes

 

Vídeo Recomendado


Show Full Content

About Author View Posts

Tania Magallanes
Tania Magallanes

Jefa de Redacción de LJA. Arma su columna Tres guineas. Fervorosa de lo mundano. Feminista.

Previous Proponen incremento al salario mínimo
Next Se reúnen diputados con titulares de las secretarías de seguridad pública estatal y municipal

Comments

¡Participa!

Close

NEXT STORY

Close

Falleció el arquitecto Luis Ortiz Macedo

11/12/2013
Close