Propaganda versus politización – LJA Aguascalientes
29/09/2020


Como sabemos, la propaganda se ha perfeccionado con las técnicas de la publicidad comercial y el uso eficaz de las redes sociales e Internet, así como la combinación de todos los medios imaginables (cine, TV, radio, diarios, revistas, púlpitos, marchas, desfiles, peregrinaciones…). Manipula la información para exaltar emociones y reprimir la racionalidad. O bien, racionalidad cuyas conclusiones dependen de información sesgada e incompleta. La propaganda no actúa en el vacío, sino que opera bajo ciertas circunstancias sociales y políticas que facilitan su impacto. De ahí que invariablemente va acompañada, antes, durante y después, de acciones y provocaciones de los actores, ya sea el Estado, grupos de presión en particular empresariales e iglesias, fuerzas armadas, organizaciones disidentes y contestatarias, así como potencias extranjeras.

Alemania nazi es el ejemplo más conocido de propaganda. No es el único. En la segunda guerra los países aliados derrocharon recursos para contrarrestar la fascista y la bolchevique, a la vez esconder sus propios excesos. Es paradigmática la operación en Latinoamérica (dirigida por Nelson Rockefeller y financiada por empresas norteamericanas), previo a y en la segunda guerra, para ganar el apoyo de los países de la región. Desde 1945 ha sido constante, a veces burdo y en ocasiones sofisticado, el bombardeo propagandístico de las potencias de occidente, particularmente EU, para ganar la batalla ideológica de la democracia capitalista y dar visos de legitimidad a la guerra sucia que le ha acompañado. Recuérdese el golpe de Estado en Chile, 1973, cacerolismo de derecha inspirado en USA que nuevamente ensayan en Venezuela. El boicot contra Cuba; el injerencismo en Brasil, Venezuela, Bolivia. Ecuador, Centroamérica. Es el afán para desprestigiar toda alternativa socioeconómica al capitalismo salvaje.

Desde luego, todas las potencias económicas y militares, mundiales o regionales, recurren a la propaganda para posicionar sus intereses en pugna. Al interior de cada país las clases dominantes y los partidos en competencia electoral despliegan todo tipo de propaganda. Todo ello son retos formidables para la democracia y la paz mundial.

México no ha escapado a ese fenómeno. Tres casos: 1) el régimen corporativista con sus tesis de nacionalismo revolucionario y unidad nacional que lo sustentó ideológicamente. 2) La campaña de la ultraderecha, iniciada desde los años 20 e intensificada en la “guerra fría”, que todavía persiste, en oposición a los aspectos sociales de la Constitución 1917, contra el Estado laico, las libertades de conciencia, religiosa y educación. 3) Ante la crisis del modelo de economía mixta, el embate de la derecha empresarial para apoderarse del Estado e imponer su visión de sociedad y economía sobre el interés general de la comunidad nacional. Para ello fue crucial el peso propagandístico y financiero de las potencias industriales, en especial EU, así como la alianza con partidos y grupos conservadores. Están a la vista los resultados en democracia, desarrollo social, seguridad y derechos humanos, situación inmersa en el trasiego mediático para ocultar o disimular esa realidad y pretender más de lo mismo.

Comprender críticamente los engaños y las intenciones que hay detrás de la propaganda, coadyuvará al esfuerzo de los ciudadanos para retomar el control de la vida política y rechazar los embustes que proliferan hoy al nivel de todos los sistemas y de todos los regímenes. Hay quienes sugieren que la propaganda, liberada del afán manipulador y mentiroso, mucho más que para embaucar al pueblo, puede servir para exponer propósitos o ideales que rescaten valores sociales y humanos.

Empero, queda abierta la discusión acerca de cuáles son y en qué consisten esos valores humanos y sociales. Seguramente la equilibrada confrontación de ellos ante la ciudadanía puede zanjar el asunto. Ahora bien, esta confrontación de ideas y valores ante la ciudadanía, entiendo, requiere de una nueva forma y nuevo contenido de propaganda, que rechace y se anticipe a toda forma de manipulación.

Sin embargo, puede ser insuficiente este “estilo nuevo” de propaganda. La verdadera democracia -que es social o no es- vive de la participación activa del pueblo, y no basta solamente estar bien informado. La idea democrática está evolucionando hacia formas y métodos de mayor compromiso con la vida, las prioridades y los actos de los individuos. La propaganda democrática, para serlo, necesariamente dejará de partir de las clases dominantes y del Estado hacia las clases subordinadas y los gobernados. Será, debe ser, vertical, pero de abajo hacia arriba, horizontal y transversal, con la participación viva del pueblo en la vida de la ciudad, del estado y de la nación, tanto en política, elecciones y gobierno; como en la elaboración y aplicación de políticas públicas; en los asuntos de la economía y el desarrollo social (finanzas, fisco, empleo, salarios, distribución del ingreso), la cultura y el ejercicio y respeto de los derechos humanos, sociales, económicos y culturales.

“El mito ha demostrado sus nocivas consecuencias cuanto se apodera de todo hombre para hacer de él un delirante fanático, pero cuando está enmarcado por una política razonable y al servicio de una sociedad que sigue siendo muy compleja en su estructura y abierta a los valores políticos, la propaganda es un elemento de juventud y de cohesión”, afirmó Domenach.

Y no carecía de razón. Ese tránsito de la pre-política (Julián Marías), la de la irracionalidad y violencia, a la política que humanice la vida social está en la educación para la libertad.

 

 

 

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous Aseguran que tribunales han contribuido a la transformación democrática al garantizar derechos humanos
Next La clase trabajadora perdió 11.11 por ciento de su poder adquisitivo en sólo cuatro años
Close

NEXT STORY

Close

Mejora la talla de los niños de Aguascalientes

22/02/2013
Close