Sociedad y Justicia

Los bolardos no son tirados por accidente

 

  • Según el secretario de Obras Públicas, Marco Antonio Licón Dávila, algunas personas los quitan para entrar a estacionamientos
  • Esto sucede con particular frecuencia por el Templo de San Antonio y en Primo Verdad

 

A pesar de que se suele pensar que los bolardos son continuamente tumbados por accidentes automovilísticos, según el secretario de Obras Públicas del Municipio de Aguascalientes, Marco Antonio Licón Dávila, lo cierto es que estos objetos, en una gran proporción, son tirados intencionalmente para permitir el acceso a cocheras que no están autorizadas.

Esta situación, ejemplificó Licón Dávila, sucede continuamente con los bolardos que están frente al Templo de San Antonio, pues se ha detectado que algunas de las personas que acuden a servicios religiosos en ese templo derrumban intencionalmente estos objetos con sus automóviles para entrar a los estacionamientos.

“En San Antonio es muy común que nos estén tirando los bolardos para poder acceder a la iglesia, no son accidentes, sino que son provocados, aquí la población tenemos que tener algo de cultural para poder respetar.”

Lo mismo sucede con la recién remodelada calle Primo Verdad, en la que se pusieron numerosos de estos objetos; sin embargo al parecer algunos de ellos bloquearon los accesos a cocheras que no estaban registradas ante el municipio, por lo cual los propietarios de inmediato tiraron estos objetos incluso antes de que la calle fuera reinaugurada.

“He estado haciendo reposiciones de bolardos muy seguido porque todavía la población no estamos acostumbrados a respetar estas instalaciones, como las vialéticas, las protecciones para los ciclistas, para las cuales el vandalismo es muy fuerte.”

A decir de Licón Dávila, cuando una persona desea que se quiten bolardos frente a su domicilio, esta necesita hablar a la Dirección de Tránsito de la Secretaría de Seguridad Pública para solicitar que se dictamine y haga un análisis de la petición para posteriormente definir si esto es posible.

En el caso de los bolardos de Primo Verdad, los bolardos tirados han sido repuestos por la propia empresa constructora y su garantía, sin embargo, no sucede los mismo con los de la calle Zaragoza, por el Templo de San Antonio ni en otras zonas con estos mismos objetos, donde el municipio tiene que pagar por su reposición en caso de no encontrar un culpable. La fianza, aclaró, sólo funciona en casos de accidentes y no de actos vandálicos.

The Author

Carlos Olvera Zurita

Carlos Olvera Zurita

Nada, sólo 28 años de vida. Reportero en La Jornada Aguascalientes.

No Comment

¡Participa!