Sociedad y Justicia

Aseguran que la prostitución está confinada a la Zona de Tolerancia

 

Las mujeres que realizan trabajo sexual deben estar adscritas a algunos de los centros nocturnos de este espacio para poder trabajar

Van dos operativos este año donde se ha detectado consumo de drogas en la Zona de Tolerancia

 

Muchas de las mujeres que ejercen la prostitución en Aguascalientes son libres de decidir sobre hacerlo o no, las que deciden que sí, se ven obligadas a prestar sus servicios reglamentados bajo el amparo del Ayuntamiento en alguno de los centros nocturnos o cabarets que están dentro de la Zona de Tolerancia y pagar a los dueños, como en una especie de proxenetismo, su derecho de estancia, toda vez que es este espacio el único en la ciudad donde se permite brindar esta clase de servicios.

El 11 de septiembre se llevó a cabo un operativo en la Zona de Tolerancia por parte de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, que resultó en la clausura de tres establecimientos denominados Exxcesos, Bara Bar y El Dandy, debido al hallazgo de residuos de consumo de drogas ilegales.

En el operativo, apuntó el titular de la Dirección de Reglamentos del municipio, José de Jesús Aranda Ramírez, colaboró el Instituto Nacional de Migración (INM) para corroborar que no se presenta la trata de blancas, hecho que, aseguran, no fue detectado en este operativo como sí residuos de consumo de drogas ilegales por la Policía Ministerial y la Fiscalía General del Estado, por lo que el municipio debió actuar en consecuencia y clausuró estos tres locales.

Aranda Ramírez dijo que así se garantiza que las personas que trabajan en la Zona de Tolerancia lo hagan por propia voluntad, “No las están obligando, al menos no se dio en el operativo y nosotros como Reglamentos no hemos detectado a una persona que no quiera trabajar o que no sea por su voluntad propia, donde lo exprese, si lo expresara ya estaríamos hablando de tratante de blancas”. Desconocemos cuál es la forma en que procede Reglamentos para establecer si una mujer es víctima de trata. Muchas de las mujeres que ejercen el trabajo sexual han iniciado con base en engaños, para finalmente aceptar el oficio por no considerar otras opciones ni laborales ni de vida, o bien optan por el comercio sexual porque ahí ganan más dinero que en otro empleo. Antes que una medida abolicionista, se debe considerar el bienestar no sólo médico de estas mujeres para evitar las enfermedades de transmisión sexual, pues al no ser considerado un empleo no gozan de prestaciones de ley.

Las personas que trabajan en estos establecimientos ofreciendo servicios sexuales, agregó, tienen que someterse a una revisión médica semanal, con lo cual son acreedoras para ejercer su trabajo; este permiso es tramitado por las propias sexoservidoras, “Hay un horario donde a ellas se les recibe y se les hacen los exámenes correspondientes”.

Sin embargo, como el Código Municipal limita el sexo servicio a los confines de la Zona de Tolerancia y como dentro de ella, las sexo servidoras sólo pueden trabajar al interior de los centros nocturnos o cabarets, según lo explicó el propio Aranda Ramírez, se puede deducir que no son libres de ejercer su trabajo pues tienen que pagar a los dueños de los establecimientos, además de laboran en contextos donde hay consumo de drogas pues tan sólo este año, en enero, dos lugares habían sido clausurados por esto mismo.

 

The Author

Carlos Olvera Zurita & Staff LJA

Carlos Olvera Zurita & Staff LJA

No Comment

¡Participa!